El BCE no podrá comprar muchos más bonos

El Banco Central Europeo se arriesga a quedarse sin deuda alemana que comprar en virtud de su plan de flexibilización cuantitativa al final del primer trimestre - justo en el momento en el que está programado que venza el programa. - y ajustar los parámetros del ámbito de aplicación no lo extenderá mucho más allá del final del próximo año, según Goldman Sachs.

El conjunto de bonos elegibles para la QE del BCE se ha ido reduciendo rápidamente a medida que la incertidumbre política y la agitación de los mercados financieros impulsaba la demanda de activos seguros.

Cualquier cambio en las reglas dará al BCE entre 2 y 10 meses, estima Goldman, a menos que mejore la economía u otras clases de activos se añadan al conjunto.