El arresto de un director global del HSBC golpea al macrista Martino

El HSBC está en medio de un nuevo escándalo, esta vez por la detención en el principal aeropuerto de Estados Unidos de un director global acusado de maniobras irregularidades. Se trata de otro golpe para la imagen del banco a nivel mundial, pero también con impacto para el macrista Gabriel Martino, director local de la entidad.

Johnson (puesto en libertad condicional) y Scott están acusados de conspiración para cometer fraude electrónico, según
 informó The New York Times. Los acusados habrían usado información confidencial de un cliente que contrató al banco para convertir 3.500 millones de dólares en libras esterlinas. El detenido fue Mark Johnson, jefe global de negociación con divisas del HSBC en Londres, quien fue sorprendido en el aeropuerto John F. Kennedy cuando intentaba tomar un vuelo hacia la capital británica. También está acusado Stuart Scott, ex jefe de negociaciones para Europa, Oriente Medio y África del banco.
A través de un proceso conocido como 'front-running' realizaron transacciones antes de la operación para modificar el precio de la moneda y obtener ganancias millonarias: el HSBC se habría hecho con 3,5 millones de dólares de manera irregular, que se sumaron a unos 5 millones por realizar la operación.
Según los medios estadounidenses, la acusación contra Johnson y Scott es la primeravinculada con una investigación del Departamento de Justicia sobre un arreglo entre bancos globales para influir en el mercado de divisas. 
 Mark Johnson, al ser puesto en libertad condicional
Este caso se suma a la multa que tuvo que pagar el HSBC en 2014 por manipular los tipos de cambios en el mercado de divisas, junto a otros cuatro bancos. En total, las cinco entidades pagaron 4.500 millones de dólares a las autoridades regulatorias de EEUU, Gran Bretaña y Suiza.
En 2012, el HSBC tuvo que pagar una multa récord de 1900 millones de dólares al gobierno de Estados Unidos para poner fin a las acusaciones de blanqueo de dinero ilegal (delito que asuumió) de grupos de narcotraficantes, entre ellos el cartel de Sinaloa, y de grupos extremistas iraníes.
El banco también fue multado por Estados Unidos por la manipulación de las hipotecas.
Golpe a Martino
La detención del director global del HSBC golpea al director de la filial argentina Gabriel Martino, justo cuando atraviesa su mejor momento en muchos años, beneficiado por la llegada de Mauricio Macri al gobierno.
El año pasado, Cristina Kirchner ordenó al Banco Central que eche a Martino del HSBC(también a su vice Miguel Ángel Estevez) por no haber tomado medidas para prevenir maniobras de lavado de dinero, después de la aparición de 4.000 cuentas sin declarar de argentinos en la sucursal suiza del banco.
Además de la remoción de Martino, la avanzada kirchnerista incluyó multas de varios millones de pesos contra el HSBC y denuncias judiciales. Incluso, Cristina ordenó echar del BCRA a dos directores que se negaron a votar para sacar al banquero. 
Asustado, Martino se fue del país creyendo que el kirchnerismo lo iba a terminar metiendo preso por lavado de dinero. Por suerte para él, faltaba poco para el final del mandato de Cristina.
Con la llegada de su amigo Macri a la Casa Rosada, a Martino le costó poco volver a asumir la conducción del HSBC y dejar atrás las pulseadas judiciales. Para devolver el gesto, la entidad aportó 1.000 millones de dólares al BCRA como parte del préstamo repo utilizado para salir del cepo.
El banquero Martino es además es habitué de la Quinta de Olivos, donde va a aconsejarlo sobre temas económicos. Hasta consiguió un lugar en el directorio del Merval junto a Nicolás "Nicky" Caputo.
Como si fuera poco, el HSBC también consiguió un lugar clave en la Unidad de Información Financiera. Macri nombró vicepresidenta de esa entidad a María Eugenia Talerico, ex apoderada del banco. El ex titular de la UIF, José Sbatella, la denunció por incompatibilidad, pero la denuncia no prosperó. 
Es decir que mientras las autoridades antilavado de Estados Unidos tienen en la mira al HSBC, en Argentina el banco puso a una funcionaria en un lugar clave para combatir ese delito.