https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Caballo Suárez paraliza los barcos en todo el país porque la justicia lo procesó

LPOEl marítimo paralizó embarcaciones y remolcadoras. "Ahora tóquenle el timbre a la presidenta", le dijo a los empresarios.
Omar "Caballo" Suárez, obligó ayer a sus afiliados a cumplir “trabajo a reglamento” desde las 19 horas, lo que provoca la paralización de movimientos de embarcaciones y remolcadores.

La medida llegó pocas horas después de que el juez Rodolfo Canicoba Corral dispusiera el procesamiento del titular del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) en una causa penal por entorpecer el movimiento de buques en los puertos y le trabara un embargo de cinco millones de pesos.
Y no es otra cosa que un reglamente 
El trabajo a reglamento es una opción del Ministerio del Convenio Colectivo de Trabajo que incluye retirar las guardias dispuestas, prohibir horas extras, lo que se traduce en la virtual paralización de todas las embarcaciones.
De esta manera el personal del SOMU sólo cumpliría funciones de lunes a Viernes de 7 a 11 y de 13 a 17; los sábados hasta las 13, mientras que domingos y feriados no habría prestación de marineros lo que se traduciría esta modalidad en una paro total de actividades en todas sus formas para ingresos o egresos de buques.
"Tenemos todo parado. No salimos del asombró de ahora que por el accionar de la justicia, quedemos de rehén del sindicalista del SOMU que sin duda utiliza al gremio como una falange para la defensa de sus intereses personales al quedar procesado. Existe en esto un fuerte sentimiento de impunidad y un mensaje a la sociedad que requiere la intervención de los poderes del estado competentes", sostuvo una fuente del sector ligada a Suárez.
Como adelantó LPO, los empresarios marítimos tuvieron un duro cruce con Suárez, porque les exigió pagar un diferencial por el impuesto a las ganancias, con la amenaza de abandonar las horas extras y la limpieza de tanques.
Suárez buscó así no evitar reclamos al Gobierno por la falta de actualización del mínimo imponible por Ganancias, con la esperanza de que desde la Casa Rosada frenen su procesamiento. No lo consiguió.