https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

NIEGAN QUE SWAP CON CHINA SE CAIGA POR DEFAULT

El swap con China no corre riesgos, porque se pensó evaluando estas situaciones. Los mismo se dijo sobre le financiamiento de obras de las represas (Néstor) Kirchner y (Jorge) Cepernic“, aseguró Álvarez Agis en declaraciones radiales.
Así, el funcionario salió al cruce de las advertencias del ex director del Banco Central de la República Argentina Carlos Pérez quien había asegurado que el swap se podría caer en las próximas horas por el default.
Según Pérez, el contrato por el que la presidenta Cristina Kirchner y su par chino Xi Jinping se comprometieron a mediados de julio a concretar un swap para potenciar las relaciones comerciales contaría con una cláusula de “cross default” que pondría en jaque el acuerdo.
Esa cláusula es entendida en el mundo financiero como una “cancelación recíproca” de un contrato para el caso de que una de las partes fuera declarada en cesación parcial o total de pagos, incluso en un compromiso con terceros.
La jefa de Estado y el presidente chino firmaron el pasado 19 de julio el mecanismo de intercambio de monedas que aquí no será asentado en las reservas que acuña en Banco Central, pero la Argentina lo tendrá disponible en caso de emergencia.
Al referirse al swap de 11.000 millones de dólares entre los bancos centrales, Cristina Kirchner había insistido entonces en que “la Argentina sufre un ataque especulativo de los fondos buitre“.
Si bien el Gobierno dijo que el swap es “convertible en dólares” por lo que podría ser usado como fuente de fondeo o cúpula financiera para cubrir cualquier sacudón inesperado (como una corrida bancaria), expertos aseguran que no es así.
La Argentina le dará unos 90.530 millones de pesos (equivalente a 11.000 millones de dólares) a China y el gigante asiático enviará la misma cantidad de dinero, pero en yuanes para que los Bancos Centrales no usen dólares cuando se concreta el intercambio comercial.
Ahora, tras que se enciendan algunas luces amarillas, el viceministro de Economía aclaró que el swap “no corre riesgos, porque se pensó evaluando estas situaciones” en las que podría caer el país por la falta de acuerdo con los fondos buitre, que exigen el pago de todo el capital y los intereses de bonos defaulteados en 2002.
En ese sentido, el funcionario dijo que ya cuando el Gobierno hizo las negociaciones con Repsol, uno de los pedidos de la empresa fue que los bonos de pago se emitan bajo ley argentina, por que JP Morgan y el grupo petrolero tenían preocupaciones por los bonos de Nueva York.
Argentina seguirá negociando y dialogando, con este juez (Thomas Griesa) y con todos, pero siempre respetando el derecho del 92% de los bonistas que entraron al canje y respetando la ley argentina, que dice que a nadie le podemos pagar más de lo que se le paga al 92%“, afirmó en declaraciones a radio Nacional Rock.