https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Cuál La pelea de fondo entre Fábrega y Kicillof

Cuando le preguntaron, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, fue enfático: no hubo ninguna pelea entre el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el titular del Banco Central, Juan Carlos Fábrega. Sin embargo, y más allá de los detalles, sí hay un tema que enfrenta a los que son hoy los dos hombres más importantes del equipo económico del Gobierno.
La pulseada de fondo está puesta en las tasas de interés, el costo del dinero para el consumo y la inversión, que hoy está en torno al 30%. En un contexto donde el dólar blue ya ronda los $ 11, cualquier decisión que se tome reúne pros y contras.
El Banco Central pasó de absorber pesos en el mercado financiero para evitar la inflación y el impulso del dólar informal, a volcar billetes. Cuando saca pesos, el dólar blue duerme; cuando suma pesos, el dólar blue despierta.
El veranito que venía registrando el dólar informal obedeció a la las tasas de interés elevadas (como mínimo, por encima de la inflación y del rendimiento del dólar) y el tipo de cambio congelado, una situación que ya empezó a cambiar con la seguidilla de microdevaluaciones de esta semana. Con microdevaluaciones y todo, es la receta de Fábrega.
Pero a Kicillof cuestiona los efectos colaterales de esa receta: un mayor freno a una economía que se desacelera y con problemas del desempleo golpeando la puerta, más el correlato en la recaudación que tiene la caída del consumo. Por eso decidió suavizar los efectos poniendo la lupa sobre precios y tasas.
De fondo, se esconde una pulseada de poder en la que están en juego el ritmo de la devaluación, la inflación, el futuro de la actividad económica y el empleo.