https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

OFERTA EN NEW YORK Abril será el mes decisivo para la deuda pública argentina

El Gobierno envió a la Cámara de Apelaciones de Nueva York el prospecto para un nuevo canje de deuda, con el que busca darle un cierre definitivo al litigio con los fondos buitre. Sin importar lo ventajosa que pueda ser la oferta para los bonistas, se espera que los acreedores rechacen al igual que en oportunidades anteriores el convite, por eso la importancia, para la Argentina, de que la Cámara laude esta oferta. El Ministerio de Economía explicó que no se contemplan condiciones más ventajosas que las que obtuvo el 93% que ingresó en los procesos de reestructuración previos. No obstante, la oferta incluiría bonos Par, sin quita nominal de capital, los que permitirán argumentar ante la Cámara de Apelaciones neoyorkina que se reconoce el 100% de la deuda demandada. Por los intereses podría incluirse bonos Discount (con quita del 67%). No habría emisión de Cupón PIB ni de bonos Global 2017, como en anteriores canjes de deuda.


(Urgente24). La Administración Cristina resentó ante la Corte de Apelaciones del 2do. Circuito de Nueva Yor, 2 alternativas para pagar a los bonistas holdout que demandaron al país para cobrar deuda impaga desde el default de fines de 2001 (2 fondos y 13 inversores minoristas):
 
> el pago de la deuda en bonos Par, más el pago en efectivo de los intereses devengados desde el 31/12/2003; o bien
 
> la cancelación con bonos Discount (que conlleva una quita), y el pago de intereses con un bono Global 2017. Ambas opciones incluyen el cupón del PBI.
 
El bono Par tiene vencimiento en 2038 y ofrece un interés inicial del 2,5%, que luego asciende hasta el 5,25%. 
 
El bono Discount tiene vencimiento en 2033, conlleva una quita, y ofrece un interés mayor, del 8,28% anual.
 
También se compromete a enviar un proyecto al Congreso “que asegure la implementación de la oferta en tiempo”. De este modo, el Gobierno hizo referencia a la derogación de la llamada 'ley Cerrojo', tal cual sucedió en 2010 cuando reabrió el canje. La oferta fue presentada a las 00:10 del sábado 30/03 (hora de Buenos Aires) a través de un documento de 22 páginas.
 
Sin importar lo ventajosa que pueda ser la oferta para los bonistas, se espera que los acreedores rechacen al igual que en oportunidades anteriores el convite, por eso la importancia, para la Argentina, de que la Cámara laude esta oferta. 
 
La oferta se envió a la Corte por correo electrónico. Ningún funcionario del Palacio de Hacienda viajó para la presentación del prospecto. De acuerdo con las normas en las que fueron lanzados los sucesivos canjes, la oferta que se presentó sobre el filo de la noche deberá ser extensible a toda la deuda en default y a los que reestructuraron su deuda, quienes podrán evaluar si les conviene la nueva opción. 
 
Los magistrados deben decidir si ratifican o no la sentencia del juez Thomas Griesa, quien le ordenó al Ejecutivo nacional pagarle a los fondos NML, Aurelius Capital y un grupo de bonistas, US$ 1.330 millones en efectivo.
 
En febrero de 2012, Griesa dictaminó que el país incurrió en una violación del derecho conocida como Pari Passu (priorizar una deuda por encima de otra, pagarle a los ahorristas que habían entrado a los canjes y no a los llamados 'buitres'). 
 
En noviembre de 2012, la Argentina apeló la sentencia pero la Cámara de Apelaciones del 2do. Circuito de Nueva York comenzó un proceso que desembocó en una audencia del 27/02. Enseguida después de esa cita, el tribunal emplazó a la Argentina a presentar una oferta concreta.
 
La preocupación del mercado es si la Argentina entraría en default técnico. En caso que la Cámara de Apelaciones ratifique el fallo de Griesa y rechace la oferta del país, el país se vería imposibilitada de pagar a los bonistas a través de Nueva York. El juez Griesa falló en su momento que el Banco de Nueva York (agente de pago del país) sería objeto de sanción si no se asegura de girar los fondos por igual, esto es sin discriminar a todos los acreeedores.
 
La respuesta del tribunal sobre la fórmula argentina estaría entre 15 y 30 días. 
 
El escrito, de 22 páginas, advierte que la Argentina podría llegar a enfrentar en la Justicia reclamos por US$ 43.000 millones -un monto equivalente al total de las reservas del Banco Central- si la Corte decide ratificar la orden de Griesa del 21/11/2012.
 
Con su propuesta, la Argentina responde a un pedido de los jueces del tribunal, que le solicitaron a los abogados que representan al Gobierno que entregaran un escrito con los detalles de la propuesta de pago a los holdouts.
 
A fines del año anterior, el gobierno nacional propuso en otro escrito a la Corte pagarle a los demandantes en las mismas condiciones ofrecidas a los acreedores que canjearon sus bonos en 2005 y 2010. El mes pasado, luego de una audiencia en febrero, la Corte le pidió precisiones.
 
La oferta busca torcer una decisión de la Corte, que ya había avalado, en octubre del año anterior, una sentencia de Griesa de febrero que había sido desfavorable para la Argentina.
 
Una decisión favorable a la Argentina por parte del tribunal permitiría eliminar el riesgo de que el país vuelva a caer en default, algo que analistas de bancos de inversión, abogados y periodistas que siguen de cerca el caso aquí creen que es un escenario probable si el tribunal falla en contra del país.