https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se entregaron los galardones a los siete proyectos finalistas del XVI Premio Bienal de la Fundación Navarro Viola

En el marco de la 16° edición de su Premio Bienal “Proyectos Educativos y Personas Mayores que enseñan y aprenden”, la Fundación Navarro Viola entregó los galardones a las siete iniciativas que resultaron finalistas. Se trata de innovadoras propuestas de aprendizaje y de enseñanza centradas en el rol del adulto mayor como docente, aprendiente y formador de formadores, que se llevarán a cabo este año en organizaciones de la sociedad civil y del ámbito público de Capital Federal, Córdoba, Lanús, Lomas de Zamora, Junín de los Andes, Río Cuarto y Rosario.
Los proyectos serán desarrollados por la Fundación Cruzada Patagónica, el Centro del Adulto Mayor del Departamento de Salud Comunitaria de la Universidad Nacional de Lanús, la Escuela de Gerontología de la Municipalidad de Rosario, la Fundación Costantini-MALBA, la Asociación Emilia de Villeneuve, el Programa Educativo de Adultos Mayores de la Universidad Nacional de Río Cuarto, y el Centro de Promoción del Adulto Mayor. Con ellos, cientos de personas de más de 60 años accederán a la escuela primaria, estarán al frente de programas de radio, crearán boletines informativos especializados en adultos mayores, promoverán sus derechos a través de cortometrajes, guiarán visitas educativas al museo, intercambiarán saberes con niños y jóvenes, y hasta serán artesanos de dispositivos que mejorarán la calidad de vida de chicos con necesidades especiales.

DERECHOS VITALICIOS

En la apertura del acto, que tuvo lugar el 28 de marzo en el auditorio de la Fundación Navarro Viola, su presidente, Norberto Padilla, resaltó que “con estos siete proyectos tenemos una muestra de lo que se hace y se puede hacer para que los principios elaborados por las Naciones Unidas en favor de las personas de edad sean una realidad”. “Enseñar y aprender son derechos que no se agotan en el que solo algunos enseñen o en que otros aprendan en determinada etapa de su existencia sino que son derechos que se prolongan a lo largo de toda nuestra vida”, destacó.
En representación del Jurado (integrado también por Yolanda Darrieux de Nux, Claudio García Pintos, Mónica Roqué y René Knopoff), María Julieta Oddone manifestó que todas las iniciativas reconocidas “marcan fuertemente el objetivo de este Premio que es no solo educar a los mayores sino también aprender de ellos”. “Representan a distintas comunidades de nuestra nación, a distintos niveles económicos y sociales de nuestro país, y a distintas formas de llegar a este proceso de aprender de y para las personas mayores -expresó- y dan elementos de aprendizaje pero sobre todo de participación, de integración social y comunitaria, de transmitir intergeneracionalmente las necesidades, demandas y conocimientos”.
Con la puesta en marcha de los 7 proyectos ganadores -por los que la Fundación Navarro Viola destinará un total de $ 249.996, espacios como los que menciona Rafael verán pronto la luz. Oficializando esta bienvenida, el acto llegó a su fin con la entrega de los diplomas a cada una de las entidades reconocidas, por parte de las autoridades de la Fundación. Junto a Padilla: Diego Herrera Vegas, Enrique Valiente Noailles, Alfredo Van Gelderen, Mercedes Caride y Gustavo Badino.
Se completó así una jornada intensa que comenzó durante la mañana con el Taller de Intercambio y Planificación, bajo la coordinación de Laura Bosque, la disertación de Susana Ordano (ambas, parte de la Comisión Especial Asesora del Premio, junto a Julio Bello, Silvanna Gieco y Adriana Frávega), y la participación de René Knopoff. Con el acompañamiento del equipo de trabajo de la Fundación, representantes de cada una de las entidades reconocidas presentaron sus propuestas y objetivos, y reflexionaron en torno al marco pedagógico de esta edición y al valor de poder compartir y difundir sus experiencias. Momentos que a la hora de retornar a sus instituciones, se tradujeron en entusiasmo al saber que no son pocos los que en distintas latitudes del país trabajan por una educación que nos acompañe a lo largo de toda nuestra vida. Y en más alegría aún, al confirmar que entre estos impulsores hay muchos que son mayores.


Los 7 proyectos finalistas


Espacio de encuentro y crecimiento con adultos de comunidades rurales y mapuches en la Patagonia Argentina, de la Fundación Cruzada Patagónica (Junín de los Andes, Neuquén).
Capacitación comunitaria a adultos mayores para la fabricación de dispositivos y/o adaptaciones artesanales que faciliten la autonomía (…), del Centro del Adulto Mayor - Departamento de Salud Comunitaria de la Universidad Nacional de Lanús (Buenos Aires).

60/100. Taller audiovisual para adultos mayores, de la Escuela de Gerontología de la Municipalidad de Rosario (Santa Fe).

Palabras compartidas en MALBA, de la Fundación Costantini (Capital Federal).

Compartimos saberes y experiencias para una mejor calidad de vida, de la Asociación Emilia de Villeneuve (Lomas de Zamora, Buenos Aires).

Adultos mayores hacia la construcción de nuevos imaginarios. Encuentros intergeneracionales para consolidar diálogo y solidaridad entre distintas edades, del Programa Educativo de Adultos Mayores de la Universidad Nacional de Río Cuarto (Córdoba).

Derechos Andantes, del Centro de Promoción del Adulto Mayor (Córdoba).

Sobre la Fundación Navarro Viola

La Fundación Navarro Viola (www.fnv.org.ar) es una fundación donante e independiente, creada en el año 1973 por María del Carmen y Sara Navarro Viola y Marta Navarro Viola de Herrera Vegas, para cumplir con su objeto de apoyar la educación, la medicina social y la atención a la ancianidad. En memoria de sus padres, las fundadoras quisieron afectar un patrimonio y dar una orientación a la continuidad de las obras de bien público y ayuda al prójimo que, con inteligencia y sensibilidad, realizaron a lo largo de sus vidas.


El Premio Bienal es una convocatoria que se hace desde los orígenes de la Fundación Navarro Viola, siendo ésta su 16ª entrega. El objeto es premiar o promover acciones en cualquiera de sus tres áreas estatutarias. El Consejo de Administración es el órgano que establece en cuál de ellas se basará cada llamado. Para el período 2011-12, los miembros establecieron a la Ancianidad como disciplina.