https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Edenor y Edesur advierten por falta de actualización en tarifas


Después de más de una década de congelamiento tarifario para una parte de los usuarios y con una negociación salarial en marcha, las distribuidoras de electricidad del área metropolitana, Edenor y Edesur, comunicaron al Gobierno que si no aumentan sus ingresos en los próximos meses, ya sea por mejora en las tarifas que cobran a sus clientes o mediante algún tipo de recomposición que ofrezca el Estado, entrarán en default.
Si bien las empresas evitaron usar esta palabra, usaron en sus advertencias diversos recursos semánticos que apuntan a la cesación de pagos, informó hoy el diario El Cronista Comercial, explicando que Edenor lo hizo en una carta enviada a Cammesa, la administradora del mercado eléctrico, en la que el presidente de la empresa, Ricardo Torres, sostuvo que "de mantenerse la actual situación de congelamiento de ingresos y aumento de costos, la Distribuidora verá imposibilitado el acceso a fuentes de financiamiento del déficit de caja enfrentado en sus actividades y, de esta manera se verán afectados, entre otros aspectos, el normal financiamiento y funcionamiento de la actividad concesionada".
Esta situación, señaló la carta a la que accedió el matutino, afecta "sustancialmente las condiciones para la normal prestación" del servicio público.
La carta no sólo avisó sobre la situación crítica, sino que también criticó la política oficial: "Son los reiterados incumplimientos del Estado Nacional los reales causantes de las eventuales afectaciones que se pudieran producir en el Servicio Público y de los daños y perjuicios que se ocasionan a esta distribuidora", describió la carta remitida por Edenor a Cammesa, que según El Cronista también fue enviada a los ministerios de Planificación y de Economía.
Por su parte, Edesur planteó su reclamo por la vía diplomática pero del más alto nivel. De acuerdo a la agencia italiana ANSA, el premier italiano, Mario Monti, envió una carta a la presidente Cristina Fernández de Kirchner, expresando: "Quisiera poner bajo su atención la apelación para que se cumplan las condiciones para poder continuar operando en el país, con las propias sociedades de distribución y generación eléctrica. Como sabrá, las sociedades Edesur y Endesa Costanera sufren problemas de liquidez que podrían conducirlas en breve a la insolvencia".
Estas compañías pertenecen a Enel, la mayor operadora eléctrica italiana.
La situación de Edesur es similar a la de Edenor, ya que según sus balances tuvo pérdidas en 2011 por 461,02 millones de pesos, un 775 por ciento más que el año anterior.
La carta de Edenor hace un reclamo inmediato hacia el Gobierno, pidiendo la aplicación del mecanismo de monitoreo de costos (MMC), que disponga su traslado a las tarifas, cumpla con el proceso de revisión tarifaria y "arbitre cualquier otra medida que esté a su alcance, que dada la urgencia necesaria, pueda permitir la continuidad del servicio".
En lo que va del año, la cotización de la acción de Edenor en la Bolsa porteña acumula una caída de 54,6 por ciento (pasó de 1,41 a 0,64 peso).
nosis