BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

DS4, el nuevo exponente premium de Citroën


Citroën Argentina comenzará a vender el DS4 a finales de este semestre en una sola versión con motor 1.6 de 163 CV, caja secuencial de sexta y equipamiento full. Costará unos 200 mil pesos.
El avant premiére había sido en el Salón de Buenos Aires del año pasado y luego se lo vio por Pinamar, en la acción de verano. Ahora, mientras avanzan los trámites de homologación, la marca francesa anticipó la llegada del segundo integrante de la línea distintiva DS. Lo hizo ante los periodistas en el marco de un programa de Formación Comercial y Técnica para la red de concesionarios, y en esa oportunidad adelantaron la configuración definida para nuestro mercado, el posicionamiento en el listado de precios y también pudimos manejarlo un par de vueltas por el autódromo de Tigre.
El DS4 es el segundo de la línea de alta gama estrenada por el DS3, el más chico de la familia –recordemos que en Europa ya se vende el DS5- del cual se ya comercializaron unas 750 unidades desde su llegada a comienzos de 2011.

La silueta

Conceptualmente es un compacto de cuatro puertas con estilo cupé. Musculoso, con líneas bien definidas en los laterales, una trompa con amplia parrilla y un remate trasero robusto, que aporta equilibrio y fluidez. De lejos casi ni se advierten las puertas traseras ya que las manijas están disimuladas de manera notable en el vértice. Apliques cromados en parrilla, vaguetas de puertas, marcos de ventanillas y zona inferior del paragolpes trasero. La llantas de 18 pulgadas y el alerón por encima de la luneta, son detalles que aportan a la deportividad y estilo exclusivo. Mide 4,27 metros de largo, por 1,81 de ancho y 1,53 de alto, y tiene una distancia entre ejes de 2,61 metros.

El interior

El habitáculo genera una muy buena impresión desde el mismo instante en que se abre la puerta. Tanto los materiales como las terminaciones son agradables a la vista y al tacto. Cuero perforado en tonos combinados para butacas (de buena sujeción lateral), varios apliques de aluminio y metal (en plancha, volante instrumental, pedalera y pomo de palanca de cambios, entre otros), animan este ambiente refinado y deportivo al mismo tiempo.

El tablero muestra toda la información en esferas digitales (en agradable tono azul) y con la regulación en altura y profundidad de la columna de dirección (con el volante de base chata) y el buen recorrido de la butaca (con accionamiento manual), permiten conseguir una posición de manejo agradable. Atrás es ajustado, aunque correcto para el concepto que dio origen al producto.

Equipamiento

La configuración para el mercado argentino es completa, tanto en confort como en seguridad. En el primer ítem –además de lo ya mencionado- se destacan: climatizador automático; cruise control; computadora de a bordo; espejos eléctricos; sistema de audio con CD, MP3, entrada auxiliar y puerto USB; y sensores traseros de estacionamiento; entre otros. Los asientos delanteros incluirán función de masaje y reglaje lumbar, y además hay ofrecerá un asistente automático que mide el lugar adecuado para estacionar.

En el rubro seguridad se alistan: faros de xenón direccionales con función “corner light” para los antiniebla –ilumina la curva hacia donde gira el volante-; frenos ABS con repartidor electrónico de frenada y ayuda al frenado de emergencia; controles de tracción y estabilidad; seis airbags (conductor, pasajero, laterales delanteros y de cortina); regulador y limitador de velocidad programable y sistema de vigilancia en ángulo muerto, entre lo más importante.
Por esta dotación de asistentes, el DS4 obtuvo las 5 Estrellas que otorga la EuroNCAP.

Motor

El propulsor con el que se venderá en nuestro país es el archiconocido 1.6 turbo que montan varios modelos del grupo PSA Peugeot Citroën, que en este caso entrega 163 caballos de potencia a un rango de 6.000 rpm. La transmisión elegida es la automática de seis marchas, que ofrece la opción de manejo secuencial. Los datos de fábrica señalan que con este conjunto propulsor-transmisión el auto puede alcanzar los 212 km/h de velocidad y llegar a los 100 km/h desde partida detenida en 8,6 segundos.

Un breve contacto

El vehículo nos dejó una muy buena primera impresión desde todo aspecto, no sólo desde lo visual, sino desde la calidad percibida, la ergonomía, la insonorización y el comportamiento dinámico. Un chasis con óptima puesta a punto, equilibrado y con gran aplomo. Es muy dócil al tacto y bien obediente a las órdenes del volante. Si bien el contacto fue breve y no incluyó trayectos de ciudad –puesto que no está homologado definitivamente- se lo nota bastante más mullido que el DS3, debido a un despeje superior y un tratamiento diferente en las suspensiones.

En un par de meses

El plan de Citroën Argentina es lanzarlo comercialmente dentro de este primer semestre. Se posicionará unos 40.000 pesos por encima del DS que, al día de hoy, figura en lista a 161.000 pesos.

El objetivo es vender unas 350 unidade sal año de este modelo que aporta mucho a la imagen de marca, y al que -en plena estrategia de marketing- califican desde la firma gala como "una coupé exclusiva y polivalente".