EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Standard & Poor’s sube clasificación de Banco de Crédito e Inversiones a ‘A’ y afirma clasificación de corto plazo de ‘A-2’, con base en actualización

Resumen
• Tras la revisión de BCI con base en nuestra metodología y criterios actualizados para calificar bancos (publicados el 9 de noviembre de 2011), subimos la clasificación crediticia de emisor de largo plazo de BCI a ‘A’ de ‘A-’, y afirmamos la de corto plazo en ‘A-2’. La tendencia es estable.
• Nuestras clasificaciones de BCI reflejan su ‘sólida’ posición de negocio, ‘adecuados’ niveles de capital y utilidades, una posición de riesgo ‘adecuada’, fondeo ‘promedio’ y liquidez ‘adecuada’.
• Esperamos que BCI mantenga su sólida posición competitiva en el sistema financiero chileno, su saludable calidad de activos, buena liquidez, y generación de utilidades y capitalización en niveles adecuados en los próximos dos años.

Acción de Clasificación
Buenos Aires, 1 de diciembre de 2011.- En línea con lo que habíamos anunciado, Standard & Poor’s Ratings Services subió hoy su clasificación crediticia de emisor de largo plazo del Banco de Crédito e Inversiones (BCI) a 'A' de 'A-', y afirmó la de corto plazo en 'A-2'. El perfil crediticio individual (SACP, por sus siglas en inglés para stand-alone credit profile) es de 'a-'. La tendencia es estable.

Fundamentos de la Clasificación
Standard & Poor’s basa sus clasificaciones de BCI en su ‘sólida’ posición de negocio, ‘adecuados’ niveles de capital y utilidades, una posición de riesgo ‘adecuada’, fondeo ‘promedio’ y liquidez ‘adecuada’ (de acuerdo con las definiciones establecidas en nuestros criterios).

Nuestros criterios para calificar bancos usan nuestras clasificaciones de riesgo económico y riesgo de la industria del Análisis de Riesgos de la Industria Bancaria por País (BICRA, por sus siglas en inglés) para determinar el ancla de un banco, que es el punto de partida para asignar una clasificación crediticia de emisor (ICR, por sus siglas en inglés). Nuestra ancla para el SACP de un banco comercial que solamente opera en Chile es de ‘bbb+’. Chile tiene una economía abierta y moderadamente estrecha, con una dependencia relativamente elevada de las exportaciones de materias primas y un PBI per cápita todavía bajo en alrededor de US$12.500. Sin embargo, el sólido desempeño fiscal del país y su bajo nivel de inflación, grandes activos externos, bajo nivel de deuda pública, saludable sistema financiero, mercado local de capitales relativamente bien desarrollado y acceso continuo a los mercados financieros mundiales, compensan parcialmente esas debilidades. Respecto al riesgo de la industria, Chile presenta un bajo riesgo político y regulatorio, lo que se refleja en parte en su adecuada regulación bancaria. El país cuenta con un sistema financiero altamente competitivo que se beneficia de un buen perfil de fondeo, con una amplia base de depósitos que financian aproximadamente entre 85% y 90% de la cartera total de crédito, y una dependencia relativamente baja del financiamiento externo, que representa un 10% de los pasivos totales del sistema. Además, los bancos chilenos tienen acceso continuo al fondeo de largo plazo en el mercado local, en moneda local ajustada por la inflación, lo que les permite financiar sus negocios de hipotecas residenciales –un segmento que representa 25% de la cartera total y alrededor de 20% del PBI.

Consideramos la posición del negocio de BCI como un factor positivo en nuestra evaluación de su SACP. Con activos totales por US$30.700 millones, BCI es la cuarta mayor institución financiera en Chile. Tiene una participación de mercado de 12,7% en la cartera total de créditos y depósitos. El BCI ofrece una amplia gama de productos y servicios de banca universal para personas, pequeñas y medianas empresas, y corporaciones. El banco cuenta con una de las redes de distribución más grandes del país, con más de 300 sucursales y unos 1.000 cajeros automáticos (ATMs). Consideramos que el BCI aprovechará su fuerte valor de franquicia y sus economías de escala para sostener sus buenos niveles de rentabilidad y una saludable calidad de activos a pesar de la elevada competencia en el sistema financiero chileno.

Actualmente consideramos que la capitalización de BCI es ‘adecuada’. Esto refleja nuestra proyección de que su índice de capital ajustado por riesgo (RAC, por sus siglas en inglés), antes de diversificación, probablemente se ubique en 7% u 8% en los próximos 12 a 18 meses. Tal proyección asume un escenario base que incorpora un crecimiento de 15% en los créditos en 2011 y de 10% en 2012, una tasa de retorno sobre activos promedio de 1,5% a 2%, y un pago de dividendos de 30%-35%.

Nuestra evaluación de la posición de riesgo de BCI también es ‘adecuada’. Consideramos la cartera de crédito de BCI, que suma unos US$20.900 millones, como bien diversificada entre clientes y sectores económicos, y prevemos que se mantenga saludable dado el sólido desempeño de la economía chilena. El banco reportó una cartera vencida equivalente a 2,2% de la cartera total al 30 de septiembre de 2011. Los castigos netos representaron solamente 0,8% de los créditos promedio y las reservas para pérdidas crediticias se situaron en un adecuado 1,2 veces (x) la cartera vencida a la misma fecha.

En nuestra opinión, BCI presenta un perfil de fondeo ‘promedio’ con base en una captación de depósitos diversificada y relativamente de bajo costo. Los depósitos representan 72,8% de la base de fondeo. El banco tiene una sólida penetración de mercado en cuentas corrientes y de ahorro, como lo evidencia la mayor proporción de estos dentro de los depósitos totales –de 32% para el banco frente al 27% del sistema. Esta estructura da a BCI una ventaja comparativa en su costo de fondeo. Consideramos que la liquidez del banco es ‘adecuada’. El total de efectivo, instrumentos de money market y títulos valor líquidos representaron 15% de los activos totales de BCI y 81% de sus depósitos a la vista al 30 de septiembre de 2011.

La clasificación crediticia de emisor de BCI se encuentra un nivel (notch) por arriba de su SACP, lo que refleja nuestra opinión sobre una probabilidad moderadamente alta de apoyo del gobierno dada la elevada importancia sistémica de BCI en Chile y nuestra evaluación del gobierno de ese país como uno que otorga ‘respaldo’ a su sistema financiero.

Tendencia
La tendencia estable refleja nuestra expectativa de que BCI mantendrá su sólida posición competitiva en el sistema financiero chileno, con una participación de mercado de al menos 12%. Consideramos que el banco sostendrá su saludable calidad de activos, buena liquidez y ‘adecuada’ capitalización y generación de utilidades durante los próximos dos años. El fortalecimiento del capital del banco, que lo lleve a un índice RAC proyectado de más de 10%, tendría implicancias positivas para sus clasificaciones. Por otra parte, una reducción en su posición de mercado o un descenso de su índice RAC a menos de 7%, resultaría en una baja de clasificación.