EDENOR

EDENOR

BANCO HIPOTECARIO

https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Historia de la marca Chevrolet


Chevrolet fue fundada en Detroit en noviembre de 1911 por el ingeniero y piloto de carreras Louis Chevrolet y el fundador de General Motors William C. «Billy» Durant, quien desarrolló vehículos que pronto se ganaron una reputación de rendimiento, durabilidad y calidad. Esos rasgos siguen vigentes en el seno de Chevrolet, la cuarta marca automotriz más grande a nivel mundial.

Desde el primer momento, Chevrolet introdujo en su portfolio de vehículos y pick-ups la tecnología y las prestaciones habitualmente reservadas para vehículos más caros. En el primer Chevrolet — el Series C Classic Six— tanto el motor de arranque como los faros eran eléctricos, prestaciones nada frecuentes en aquella época, incluso entre los vehículos de lujo. En las siguientes décadas, los modelos de Chevrolet ofrecieron diversas innovaciones propias de vehículos más caros, como cristal de seguridad, inyección de combustible, frenos antibloqueo y sistemas electrónicos de control de estabilidad. Al ser una de las marcas más vendidas, la adopción temprana por parte de Chevrolet de tecnologías clave cambió de forma fundamental el modo en que estas eran aplicadas a los vehículos nuevos.

Chevrolet también hizo que el rendimiento fuese posible. Sus primeros motores de cuatro y seis cilindros eran conocidos por su durabilidad y gran rendimiento, pero fue en 1955, con la introducción del V8 de bloque pequeño de Chevrolet, cuando comenzó una nueva era de alto rendimiento. Aquel motor movería millones de vehículos y pick-ups en los siguientes 50 años, y su legado pasaría a una nueva generación de motores V8 de bloque pequeño empleados hoy en día en pick-ups y vehículos SUV, así como en vehículos de alto rendimiento, como el Camaro y el Corvette.

Los atributos de rendimiento del V8 de bloque pequeño contribuyeron a posicionar a Chevrolet en lo más alto en casi todas las categorías de motores. Los vehículos de Chevrolet eran serios aspirantes en el mundo de las carreras de vehículos de serie y de aceleración en los años 50, y llegaron a dominarlos en las siguientes décadas. Chevrolet es la marca con el mejor historial en el NASCAR y ha obtenido más Copas de Fabricantes Pro Stock de la NHRA que ninguna otra terminal.

El Chevrolet Corvette demostró por qué sus atributos lo convierten en un emblema además de su impactante diseño, como potencia y estabilidad, ganando 6 títulos de las 24 horas de Le Mans en Francia. En 2010, Chevrolet celebró su doble Campeonato Mundial de Turismo (WTCC), donde el Chevrolet Cruze ganó el título de campeón de pilotos y Chevrolet se hizo con el de fabricantes.

Legado de diseño

El diseño ha sido la piedra angular de Chevrolet, y muchos de sus modelos se han convertido en íconos de la cultura estadounidense. Los alerones alzados del Chevy Bel Air de 1957 personificaron el optimismo de la era de los aviones a reacción, mientras que el elegante Corvette Stingray de 1963 es considerado por muchos historiadores del automóvil como uno de los vehículos más atractivos.

Los diseños de otros modelos de Chevrolet tuvieron una repercusión cultural cuyo eco resonó durante décadas. El Camaro, presentado en 1967, ofrecía un gran diseño y rendimiento a los clientes más jóvenes. En 2010 se presentó la quinta generación de este modelo, cuyo diseño se inspira en el pasado, y pronto se convirtió en líder de ventas entre sus principales competidores.

En el segmento de las pick-ups, los innovadores diseños de Chevrolet contribuyeron a impulsar cambios y a crear nuevos mercados en el sector. El Suburban, el primer SUV del mundo, fue presentado en 1935 y hoy en día es el modelo que más tiempo se ha comercializado en la historia del automóvil. Su idea de ofrecer más espacio para pasajeros y carga se ha mantenido vigente durante 76 años.

En 1955, el Chevrolet Cameo Carrier presentó una edición especial con guardabarros traseros lisos que por primera vez se utilizaban en una camioneta convencional. Su estilo daba a la camioneta un aspecto dinámico de alta gama, muy diferente del estilo de lateral escalonado (stepside) de otras camionetas de la época. En cuestión de unos pocos años, el sector se transformó por completo. Las zonas de carga con laterales rectos, conocidas entonces como «fleetside», pasaron a utilizarse en todas las camionetas del mercado.

El siguiente siglo

El Chevrolet Volt, de propulsión eléctrica, lleva a la marca a su segundo siglo de existencia y redefine el concepto de vehículo. Es el primer vehículo eléctrico con autonomía extendida del mundo producido a gran escala. Permite recorrer hasta 610 kilómetros sin recargar. Eso significa que el Volt ofrece las ventajas de un vehículo eléctrico sin las limitaciones de autonomía asociadas a otros vehículos eléctricos del mercado, ampliando las fronteras del rendimiento y la eficiencia. Es un ejemplo del legado de Chevrolet: introducir tecnología avanzada en productos con excelente relación precio-calidad.

La filosofía pionera que llevó al Volt a recorrer el camino desde el prototipo hasta la producción también es responsable de productos como el Cruze y el Spark, cuya calidad viene refrendada por los elogios de la crítica, las recomendaciones de terceros y el creciente número de clientes que han comprado su primer Chevrolet. Del mismo modo, el Camaro y el Corvette perpetúan un legado de seis décadas ofreciendo alto rendimiento y tecnología avanzada en vehículos deportivos.

El Cruze, el Aveo y el Spark están entre las novedades que reafirman la creciente presencia mundial de Chevrolet. Las iniciativas de desarrollo colectivo con centros de ingeniería y diseño repartidos por todo el mundo también contribuyen a ofrecer vehículos con mejores niveles de rendimiento, seguridad y eficiencia.

Actualmente, Chevrolet festeja su centenario como marca automotriz global, con ventas anuales de alrededor de 4,26 millones de vehículos en más de 130 países. En los Estados Unidos, el portfolio de Chevrolet incluye: automóviles como Corvette y Camaro; camionetas y SUV confiables y duraderos, como Silverado y Suburban; y crossover y automóviles para pasajeros, como los galardonados Malibu, Equinox y Traverse. Chevrolet también ofrece soluciones con nafta que contribuyen a cuidar el medioambiente, como el Chevrolet Cruze Eco y el Chevrolet Volt. En Argentina, Chevrolet comercializa los siguientes modelos: Celta, Classic, Spark, Agile, Aveo, Prisma, Astra, Meriva, Cruze, Captiva, Montana y S10.

Chevrolet llega a su segundo siglo de existencia con gran impulso. En los próximos 100 años, la marca contribuirá a rediseñar el automóvil para cubrir las necesidades de sociedades en evolución y recursos cambiantes. Todo ello con su emblemático estilo, rendimiento y calidad.


Louis Chevrolet, una vida de carrera


Louis Chevrolet (1878-1941), un experimentado piloto de carreras y respetado ingeniero de vanguardia, nació en Suiza el 25 de diciembre de 1878 y se trasladó a Francia con su familia cuando todavía era un niño. Emigró a Norteamérica en el año 1900. Dos años más tarde, sus hermanos menores, Arthur y Gaston, ya habían seguido sus pasos. En 1905, Louis Chevrolet ya había ganado cierta reputación como piloto intrépido en las rudimentarias y durísimas carreras de autos de la época. En 1909 pasó a formar parte del famoso equipo de carreras Buick de William C. Durant. Trabajando con un diseñador en un desván alquilado en Detroit durante 1910, Louis Chevrolet empezó a esbozar los planos del prototipo que llevaría su nombre.
William C. Durant (1861-1947), nieto de un antiguo gobernador de Michigan, nació en 1861. Antes de 1890 ya era un visionario empresario del automóvil. A finales de 1904, Durant se pasó a la industria del automóvil a instancias de varios socios, que le convencieron para que dirigiese la jovencísima Buick Motor Co. Su espectacular éxito en Buick le procuró los medios para fundar General Motors en 1908, mientras seguía creciendo la reputación de Chevrolet como piloto. De hecho, en ese entonces estableció el récord de velocidad terrestre, alcanzando los 178 km/h con un vehículo abierto de carreras. Fue allí que Durant contrató a Chevrolet para participar en carreras de alto nivel y pruebas promocionales. Con el tiempo, Durant sumó Cadillac, Oldsmobile, Oakland y otras marcas al negocio de GM, antes de que una crisis bancaria forzase su salida en 1910, aunque nada le impediría seguir vinculado al pujante sector del automóvil. Así, formó otro grupo con distintos socios, Chevrolet incluido, para desarrollar un vehículo nuevo. Durant creía que la reputación de Chevrolet como piloto de carreras ayudaría a vender vehículos, así que le puso su nombre. La empresa Chevrolet fue fundada en 1911, y su primer vehículo, el Classic Six Series C, era grande y llegó a las calles de Detroit en 1912. Su gran motor 4.9 litros y 6 cilindros generaba 40 CV y tenía una velocidad punta de unos 105 km/h. Este lujoso modelo con altas prestaciones costaba 2150 dólares.




A pesar de su elevado precio, el Chevrolet gozaba de buena reputación por su estilo, precisión y confort. Durant también fabricó un vehículo más pequeño y accesible, llamado Little. Ambos se vendieron bien, pero Durant percibió la fuerza del segmento de los vehículos básicos, y centró la empresa en esa dirección. El Chevrolet Series C y el Little se fabricaron durante todo 1913. A finales de ese año, Louis Chevrolet dejó de colaborar con W. Durant, quien mantuvo los derechos para producir vehículos bajo el nombre de Chevrolet. Louis se trasladó a Indianápolis, donde sus hermanos menores Arthur y Gaston y él mismo se convertirían en leyendas de la mítica carrera de 500 millas. El moño de Chevrolet, diseñado con la colaboración de Durant, apareció por primera vez en un anuncio antes de que finalizase el año 1913. Este distintivo lució por primera vez en los nuevos (y más económicos) modelos de Chevrolet fabricados por Durant en 1914. Ese año, la plataforma del Little básico se transformó en el Chevrolet Modelo L, y más adelante, ese mismo año, se presentó el Modelo H.

La remodelada gama de vehículos de Chevrolet tuvo un éxito inmediato gracias a la relación precio-calidad y a su resistente motor de cuatro cilindros, que ofrecía una larga duración. A pesar del temprano éxito de la empresa, Durant y Chevrolet tenían una filosofía opuesta sobre los

productos de la empresa. La disputa entre ambos resultó en la compra por parte de Durant de las acciones de Chevrolet en 1915. En última instancia, los clientes aprobaron la visión de Durant, y las ventas de Chevrolet siguieron creciendo. El éxito permitió a Durant adquirir una participación mayoritaria en General Motors en 1916. A partir de 1917, Durant volvió a llevar las riendas de GM, y Chevrolet era una de las divisiones de la empresa.

En 1916, Louis Chevrolet manejó en las 500 millas de Indianápolis un auto de carreras Frontenac diseñado por los hermanos Chevrolet. Cuatro años después, Gaston Chevrolet ganó esa misma carrera al volante de un Monroe-Frontenac. Tras la muerte de Gaston en un accidente durante una carrera, Louis y Arthur crearon una empresa dedicada a la fabricación de piezas para los autos de carreras, que serían los predecesores de los "sprint cars" actuales. Louis también diseñó motores de aviación a finales de los años 20. Al igual que millones de personas más, Louis sufrió grandes pérdidas en el desplome de Wall Street de 1929. Regresó a Detroit, donde trabajó durante varios años en una fábrica de Chevrolet. Louis Chevrolet falleció en Detroit, por complicaciones de una diabetes, el 6 de junio de 1941 a los 63 años y fue enterrado en Indianápolis, cerca del famoso circuito en el que forjó su reputación como intrépido e innovador piloto de carrera.

Durant abandonó General Motors en 1920. Fundó otra empresa de vehículos y se convirtió en un destacado inversor de Wall Street. El colapso del mercado bursátil de 1929 fue fatal para ambos emprendimientos. En 1936 entró en bancarrota. Murió en 1947 y fue enterrado en el Cementerio de Woodlawn, en el neoyorquino barrio del Bronx.