https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Inflación, cae el petróleo, datos de China: 5 claves a vigilar esta semana

 Esta semana se publicarán en Estados Unidos unas cifras de inflación que han levantado gran expectación, mientras los inversores evalúan si la Reserva Federal podría pausar las subidas de tipos el mes que viene. Se espera que el Banco de Inglaterra vuelva a subir los tipos, China publicará más datos económicos y los precios del petróleo siguen bajando.

Cifras de inflación

Los economistas creen que el índice de precios al consumo subyacente, del que se excluyen los precios volátiles de los alimentos y el combustible, subirá un 5.5% en términos interanuales, tras la subida del 5,6% del mes anterior. Se espera que la tasa de inflación general aumente un 5% en términos anuales.

Esto indicaría que, si bien las presiones sobre los precios se están moderando, siguen siendo persistentes.

El banco central de Estados Unidos subió los tipos de interés por décima vez consecutiva la semana pasada, tal y como se esperaba, aunque indicó que podría hacer una pausa en su agresiva campaña de ajustes a partir de su reunión de junio.

Un dato más débil de lo previsto reforzaría las expectativas de un recorte de tipos de interés por parte de la Reserva Federal a finales de este año, pero un dato por encima de las previsiones respaldaría la idea de que la Reserva Federal mantendrá los tipos más elevados más tiempo.

El informe de empleo de abril, publicado el viernes, mostró que el crecimiento del empleo y los aumentos salariales se mantienen firmes, lo que reduce los temores de una recesión. Además de las cifras del IPC, la agenda económica también incluye la publicación de la lectura del índice de precios al productor del jueves, así como cifras semanales de solicitudes iniciales de subsidio por desempleo.

¿Vender en mayo?

El viejo adagio «Vender en mayo y marcharse» se refiere a la idea de que mayo es el momento ideal para recoger los beneficios de sus acciones y mantenerse al margen del mercado de valores hasta después de verano.

Se basa en la premisa de que el mejor semestre del año para los rendimientos bursátiles es el comprendido entre noviembre y abril, mientras que el menos rentable es el que va de mayo a octubre.

En los últimos 50 años, el S&P 500 ha subido una media del 4,8% entre noviembre y abril, y sólo un 1,2% entre mayo y octubre, según cálculos de Reuters.

Sin embargo, este patrón deja de funcionar en un plazo más corto.

En los últimos 20 años, la diferencia entre noviembre-abril y mayo-octubre se reduce al 1%. En 10 años, noviembre-abril ha sido inferior a mayo-octubre en un punto porcentual, y en los últimos cinco años, en tres puntos porcentuales.

Banco de Inglaterra

Se espera que el Banco de Inglaterra suba sus tipos de interés otros 25 puntos básicos el jueves, en su lucha contra la inflación.

La inflación de Reino Unido se sitúa en el 10,1%, bastante por encima de la de la zona euro, impulsada por la escalada de los costes de los alimentos y la falta de mano de obra en el mercado laboral vinculado al Brexit, que mantiene los salarios altos.

La combinación de una inflación elevada y un mercado laboral tenso alimenta las expectativas de nuevas subidas de tipos este año, por lo que las previsiones actualizadas de crecimiento e inflación del banco central se seguirán muy de cerca.

Al día siguiente de la decisión del Banco de Inglaterra, Reino Unido publicará los datos del PIB del primer trimestre, que se espera indiquen que el crecimiento siguió siendo débil en los tres primeros meses del año.

Caída del precio del petróleo

Los precios del petróleo repuntaron el viernes, aunque registraron su tercera caída semanal consecutiva ante la persistente preocupación en torno a las perspectivas de la demanda.

El petróleo de referencia Brent cerró la semana con un descenso de alrededor del 5%, mientras que el petróleo crudo cayó un 7%, incluso tras el repunte del viernes. Ambos tipos de petróleo de referencia encadenaron tres semanas consecutivas a la baja por primera vez desde noviembre.

Los precios recibieron un impulso después de que el sólido informe de empleo de Estados Unidos del viernes aliviara las preocupaciones en torno a la perspectiva de una desaceleración de la economía.

«Más que por los fundamentales subyacentes, el frenesí vendedor de la semana pasada ha venido impulsado por las preocupaciones en torno a la demanda relacionadas con los riesgos de recesión y las tensiones en el sector bancario estadounidense», declaraba Stephen Brennock, analista del mercado petrolero de PVM.

«El resultado es que hay una gran desconexión entre los balances y los precios del petróleo».

Los analistas de Commerzbank señalan que la preocupación en torno a la demanda de petróleo es exagerada y esperan una corrección al alza de los precios en las próximas semanas.

Datos de China

La serie de datos económicos procedentes de China que se publicará la semana que viene ofrecerá más información sobre la desigual recuperación de la segunda mayor economía del mundo tras la crisis.

Los datos comerciales de abril se publicarán el martes y se espera muestren una ralentización de las exportaciones tras el repunte de marzo.

El jueves se publicarán las cifras de Inflación de abril y todo apunta a que muestrearán que las presiones sobre los precios se están debilitando.

Los datos de la semana pasada mostraron que la actividad del sector manufacturero chino se contrajo inesperadamente en abril, lo que aumenta la presión sobre los responsables de la política monetaria para que propicien una economía que lucha por mantener el impulso en un contacto de demanda moderada a escala mundial y una persistente debilidad del sector inmobiliario.

Los analistas advierten de que el impulso podría debilitarse aún más, ya que el consumo interno todavía no se ha recuperado del todo, y que hace falta más apoyo político.

Fuente: Investing