https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Nuevas filtraciones: Senador demócrata de alto rango presionó a Twitter para impulsar la narrativa de colusión con Rusia

 Neil Campbell – Vision Times

Un veterano senador demócrata usó su influencia para proponer una represión legislativa de gran alcance contra Twitter a menos que siguieran la línea del Partido sobre la narrativa de la colusión con Rusia, según reveló una nueva entrega de los «Twitter Files«.

El periodista independiente Matt Taibbi hizo las revelaciones en un hilo de Twitter el 3 de enero respaldado por comunicaciones internas producidas bajo la dirección izquierdista anterior reemplazada después de que Elon Musk comprara la plataforma por 45 mil millones de dólares a fines de 2022.

En 2017, cuando una investigación interna en Twitter no pudo aportar pruebas de propaganda rusa a gran escala en apoyo del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el senador Mark Warner, demócrata por Virginia, se puso «furioso» y «celebró inmediatamente una rueda de prensa para denunciar el informe de Twitter como ‘francamente inadecuado a todos los niveles’», informó Taibbi, señalando que Warner forma parte del Comité de Inteligencia del Senado.

Desde entonces, Musk ha brindado acceso a periodistas selectos a los archivos previos a la adquisición de la compañía como una aparente campaña de relaciones públicas para restaurar la confianza y la fe en Twitter como una herramienta de comunicación y redes sociales.

Taibbi explica que la historia comenzó en agosto de 2017 cuando Facebook apareció por primera vez en los titulares por prohibir cientos de cuentas con un «origen ruso sospechoso» a raíz de que Donald Trump derrotó a Hilary Clinton durante las elecciones presidenciales de 2016 y el posterior engaño de Russiagate que siguió.

Esto puso a Twitter bajo presión para que también hiciera su parte para tomar medidas enérgicas contra las cuentas rusas que fomentaban los esfuerzos de propaganda del Kremlin en Occidente.

Pero se trataba, como demuestran las comunicaciones internas, de un problema que prácticamente no existía.

Colin Crowell, en aquel momento vicepresidente de Política Pública Global y Filantropía de Twitter y ejecutivo encargado de gestionar la crisis inspirada por Facebook, declaró en un correo electrónico interno del 6 de septiembre de 2017 que él y su equipo tenían previsto reunirse con el personal del senador demócrata Mark Warner en una «reunión no pública y privada» sobre el tema.

En el correo electrónico, Crowell señaló que Twitter “no era el foco de la investigación sobre la intromisión rusa en las elecciones en este momento, el centro de atención está en FB”.

Pero Twitter solo pudo encontrar 22 cuentas rusas en la plataforma que cumplieran con los criterios de una campaña organizada. Prohibió estas cuentas y 169 cuentas adicionales con “posibles enlaces” entre una investigación general de 2 700 nombres de usuario.

Esta falta de resultados por sí sola provocó la furia de Warner, quien en ese momento se desempeñaba como vicepresidente nada menos que del Comité de Inteligencia del Senado, reemplazando a Dianne Feinstein, lo que resultó en comentarios a la prensa que crearon una tormenta de titulares críticos con Twitter.

Warner se convirtió en presidente del comité en febrero de 2021.

Taibbi notó divertido que el día después de que el Senador Warner hiciera estallar a la compañía en la esfera pública, su campaña envió a Crowell un correo electrónico automatizado solicitando una donación de $5.

Crowell, poco impresionado, compartió el correo electrónico con sus colegas acompañado solo de una sola oración: «#ironía», a lo que el abogado general Sean Edgett respondió con «LOL» [acrónimo en inglés que significa Laughing out loud,​ traducido como «reírse en voz alta o reírse mucho tiempo].

Hallazgos del ‘Grupo de trabajo de Rusia’ de Twitter

Después de reunirse con el equipo de Warner, Crowell envió un correo electrónico de actualización al ex director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, informando a los ejecutivos: “Warner tiene un incentivo político para mantener este tema en la parte superior de las noticias, mantener la presión sobre nosotros y el resto de la industria para seguir produciendo material para ellos”.

En respuesta a la presión, solo unos días después, Twitter creó un “Grupo de trabajo de Rusia” interno en un intento de desenterrar más suciedad sobre la influencia del Kremlin en su plataforma durante las elecciones de 2016.

Sin embargo, lo máximo que pudo obtener el equipo fue una «lista inicial de contenido publicitario sospechoso», acompañada de la advertencia de que los hallazgos incluyen «mucho contenido benigno».

Una actualización adicional del equipo de Rusia declaró que simplemente «no había evidencia de un enfoque coordinado, todas las cuentas encontradas parecen ser actividades de tipo lobo solitario», y la publicidad gastada fue de 10 000 dólares o menos.

El grupo de trabajo profundizó en el subconjunto restante y descubrió que sólo 15 cuentas se consideraban de «alto riesgo» y tenían «conexiones con Rusia», dos de las cuales eran del medio de comunicación estatal RT (antes conocido como Russia Today).

De hecho, solo dos cuentas gastaron más de $10 000 en publicidad en la plataforma, y ​​una de ellas fue RT.

Taibbi señaló que esta era una verdad inconveniente para la narrativa patrocinada por los demócratas de que la única razón por la que Trump derrotó a Clinton fue por la ayuda de una potencia extranjera antioccidental.

Impulsando el Kremlin a los titulares

“La búsqueda de Twitter que encontró ‘solo 2’ cuentas importantes, ‘una de las cuales es Russia Today’, se basó en los mismos datos que luego inspiraron titulares como ‘La influencia rusa alcanzó los 126 millones solo a través de Facebook’”, afirmó.

Y así, como señaló Taibbi, solo unas semanas después, las historias que supuestamente se originaron en el Comité de Inteligencia del Senado de Warner comenzaron a filtrarse en la prensa afirmando que Twitter había eliminado datos que habrían demostrado la culpabilidad de Rusia y Trump.

Uno de esos casos fue un artículo del 3 de octubre de 2017 publicado por Bloomberg basado en un informe de Politico que estaba subtitulado con las palabras: «Ahora se cree que Twitter es una de las armas más potentes de Rusia».

El artículo de Politico en sí hablaba de manera más definitiva, afirmando que “los investigadores federales ahora creen que Twitter fue una de las armas más potentes de Rusia en sus esfuerzos por promover a Donald Trump sobre Hillary Clinton”.

En concreto, Rusia supuestamente dirigía una vasta red de operativos que, «Mediante la creación y el despliegue de ejércitos de bots automatizados, usuarios falsos, hashtags pegadizos y campañas publicitarias falsas», fueron capaces de lanzar «oleadas recurrentes de líneas argumentales a favor de Trump y en contra de Clinton».

Sin embargo, la historia se basó en informes completamente no confirmados de «funcionarios de seguridad cibernética del gobierno actuales y anteriores» que «hablaban bajo condición de anonimato».

Luego, Taibbi reveló un correo electrónico de Crowell al personal que hizo sonar la alarma en base a una conversación en el Washington Post de que el Comité Federal de Elecciones había comenzado repentinamente a hablar sobre cambios en la legislación que habrían afectado la capacidad de Twitter para generar ingresos a partir de la campaña electoral.

“Hola chicos. Solo transmito para que tomen conciencia el artículo del WashPost de hoy sobre la legislación potencial (o las nuevas regulaciones de la FEC) que pueden afectar nuestra publicidad política”, declaró Crowell.

Taibbi agregó selecciones de otras comunicaciones internas que señalan que el Senador Warner estaba liderando el cargo en Washington para crear presión legislativa, aprovechando los artículos de Politico en una vanguardia.

«En Washington, semanas después de la primera sesión informativa, el personal del Senado comunicó a los líderes de Twitter que ‘el Senador Warner siente que la industria tecnológica estuvo en negación durante meses’. Añadió un miembro del personal de Intel: Gran interés en el artículo de Político sobre las cuentas eliminadas», resumió Taibbi.

Y la estrategia funcionó. En octubre de 2017, el Director de Políticas de Twitter, Carlos Monje, había revelado en un correo electrónico interno que la empresa había leído rápidamente la sala y se estaba preparando para mantenerse en línea con los sabores políticos.

“Sabiendo que nuestra política de anuncios y los cambios en los productos son un esfuerzo para anticipar la supervisión del Congreso, quería compartir algunos aspectos destacados relevantes de la legislación que presentarán los senadores Warner, Klobuchar y McCain”, declaró Monje.

Poco después, la lista original de 2 700 cuentas que estaba investigando la Fuerza de Tareas de Rusia se filtró a Buzzfeed, que empleó a investigadores de la Universidad de Sheffield para afirmar que había encontrado una «nueva red» de títeres rusos y cuentas de bots que Twitter aparentemente estaba utilizando. demasiado incompetente para encontrar.

La táctica fue efectiva, lo que provocó que el director Monje preguntara en un correo electrónico interno que debido a que el «Comité de Intel del Senado está pidiendo un informe de lo que sucedió con estas cuentas desde nuestra perspectiva» si sería «posible juntar algo».

La situación finalmente llevó a Twitter a cambiar tanto su política interna como de cara al público.

Taibbi reveló documentos que mostraban que la empresa había modificado su «Política de exclusión externa» para suspender o dar de baja cualquier contenido o usuario que «participe o sea sospechoso de participar en cualquier actividad ilegal en nuestro servicio».

Una parte de «Orientación interna» afirmaba además explícitamente que «a cualquier usuario identificado por la comunidad de inteligencia de Estados Unidos» se le denegará la posibilidad de anunciarse en Twitter en caso de que el CI lo declare «entidad patrocinada por un Estado» que presuntamente esté «llevando a cabo operaciones cibernéticas contra Estados Unidos «u otras elecciones».

Lista completa de filtraciones de Twitter Files:

TWITTER FILES PARTE 1: Elon Musk publica ‘archivos de Twitter’ sobre la censura de la noticia de la laptop de Hunter Biden

TWITTER FILES PARTE 2: Últimas filtraciones de Musk: Twitter tenía ‘listas negras’ para censurar y suprimir su alcance

TWITTER FILES PARTE 3: Nuevas revelaciones exponen cómo Twitter censuró la cuenta de Trump y de sus seguidores en colusión con el FBI

TWITTER FILES PARTE 4 Y 5: Nuevas filtraciones de Musk revelan «cambio de política solo para Trump» y disidencia dentro de Twitter

TWITTER FILES 6: Twitter Files 6: nuevas filtraciones implican al FBI en la coordinación de la censura

TWITTER FILES 7: Twitter Files 7: Nuevas filtraciones sobre cómo el FBI influenció la censura de la noticia de la laptop de Hunter Biden

TWITTER FILES 8: Revelación explosiva de ‘Twitter Files’ 8: El Pentágono realizó una ‘Campaña Psicológica en línea encubierta’

TWITTER FILES 9: Nuevas filtraciones de Musk: Vasta red de coordinación entre Twitter y la CIA, el Departamento de Estado y otras agencias

TWITTER FILES 10:



tierrapura