https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La central nuclear Atucha II tuvo una falla más grave de lo previsto y aún no se sabe cuándo volverá a operar

 Atucha II dejó de operar en octubre debido a un problema detectado inicialmente en la turbina Siemens de la central.


Uno de los cuatro soportes internos del reactor se desprendió y quedó en el fondo. Nucleoeléctrica evalúa cortar la pieza para retirarla y seguir operando con los tres soportes restantes. La alternativa es abrir el reactor y reparar el soporte, pero implicaría dejar a la central fuera de servicio hasta entrado el 2024.


La central nuclear Atucha II continuará fuera de servicio hasta que se defina cómo proceder con las tareas de reparación en el reactor. Una de las alternativas de intervención implicaría que la central quede fuera de operación hasta 2024.

Atucha II dejó de operar en octubre debido a un problema detectado inicialmente en la turbina Siemens de la central. Este medio había dado cuenta de que la detención sería aprovechada para resolver “otros problemas”, de acuerdo con una de las fuentes consultadas en su momento.

Efectivamente, Nucleoeléctrica Argentina (NA-SA) comunicó luego que encontrado un “desperfecto mecánico” durante la realización de inspecciones en el reactor. “Personal de Nucleoeléctrica Argentina detectó que un componente interno del reactor se había desprendido y desplazado de su lugar de diseño, situación que requerirá una intervención directa para su reparación”, explicó la compañía operadora de las centrales nucleares. Luego añadió que la falla “no implica riesgos para la seguridad de las personas o el ambiente”.

El cuadro de situación es complejo. NA-SA tiene en sus planes el proyecto de extensión de vida de la central Atucha I, con fecha de inicio de las obras en 2024. Pero con la salida de servicio de Atucha II podría ocurrir que dos de las tres centrales nucleares queden detenidas hasta entrado el 2024, con la consecuente pérdida de ingresos para la compañía.

Problema de soportes

EconoJournal pudo reconstruir de distintas fuentes que la pieza en cuestión es uno de los cuatro soportes internos del reactor.

“Se detectó una pieza, un soporte, que se salió de su posición original y quedó suelta. Está en el fondo del reactor. Son cuatro piezas similares, las otras tres están en posición”, explicó una de las fuentes.

Pero por el tamaño y la ubicación de la pieza las tareas de reparación son difíciles. “La pieza es un disco de 130 mm de diámetro y 90 mm de altura. Pero el problema es que el orificio más grande para extraer esa pieza es de 90 mm. Las soluciones planteadas son realizar un corte para poder extraer la pieza o soldarla. Es muy difícil porque tenés una columna de agua de varios metros, presión hidrostática, etc.”, ahondó la fuente sobre el problema.

Otra de las fuentes consultadas profundizó en el dilema. “Hay dos opciones: utilizar un brazo mecánico para retirar la pieza y seguir operando con tres soportes, o abrir el reactor para reparar el cuarto soporte”, explicó la fuente. La segunda opción implicaría que la central quedará fuera de servicio por al menos un año, debido a que se deberían retirar los elementos combustibles y volver a colocarlos, dos tareas que consumen mucho tiempo.

En cualquier caso, la última palabra la tendrá la Autoridad Regulatoria Nuclear, que deberá evaluar la documentación técnica que Nucleoeléctrica provea para respaldar la primera opción.

Nucleoeléctrica había completado en julio una parada programada de cuatro meses en la central nuclear. Sin embargo, todas las fuentes consultadas coincidieron en que el problema actual tiene origen en la etapa de montaje del reactor.

La explicación de NA-SA

Desde la empresa explicaron a EconoJournal que ya están trabajando en probar la factibilidad de retirar el soporte suelto y seguir operando con los tres restantes. Esto último sería posible debido a que las piezas en cuestión no cumplirían ninguna función.

«Lo que más estamos considerando es cortar y sacarlo. El soporte es más grande que el orificio de un canal del reactor, por lo que sí o sí hay que cortarlo en tres pedazos. Respecto de los otros soportes, estamos garantizando que no se cortaron, ni movieron, ni rayaron. Pero vamos a realizar puntos de soldadura«, explicaron desde la compañía.

La opción de volver a colocar y soldar el soporte suelto esta prácticamente descartada debido a que el resultado final no sería dejarlo en la posición exacta que en el diseño original. Por otro lado, todas las tareas requerirán del diseño de equipos específicos para poder realizar las operaciones de corte y soldadura en las condiciones particulares (de profundidad y presión) del reactor.

Para cortar la pieza en tres pedazos están evaluando distintos métodos de corte. «Uno es la electroerosión bajo agua, que esta funcionando bastante bien en las pruebas. También estamos construyendo el mock up para ver que a esa distancia y con tanta agua puede seguir cortando. El método tiene la ventaja de que casi no tiene viruta», graficaron.

Sobre los soportes, en NA-SA consideran que son piezas que no cumplen ninguna función específica. «Tenemos que demostrar que en realidad esas piezas son superflúas, no cumplen ninguna función, están ahí como copia del diseño de Atucha I. Hay toda una metodología de piezas para que el hecho de sacar esta pieza no significa un cambio de diseño significativo y que la seguridad se sigue manteniendo. Estamos haciendo toda la documentación para que la ARN lo evalúe y acepte lo que queremos hacer, que es sacar la pieza y soldar las otras«, señalaron.




econojournal