https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Ensayos muestran que la bioestimulación en el cultivo de soja permite aumentar hasta mas de 500 kilos/hectárea

 



Los estudios realizados junto al INTA demuestran una mayor respuesta en el uso de bioestimulantes cuando se prepara la planta para afrontar el estrés permitiendo así que pueda usar cada milímetro de agua con más eficiencia.

 
Los bioestimulantes entre sus funciones, aumentan la tolerancia a condiciones de estrés y mejoran la eficiencia del uso de los recursos siendo así complementos de la nutrición de los cultivos. El ingeniero agrónomo Adrián Balsa, Líder de bioestimulantes para Yara Latinoamérica, hace hincapié en la importancia no sólo del uso de los bioestimulantes para mitigar las condiciones estresantes sobre los cultivos sino también en el momento de aplicación.
 
En esta campaña se empezó a observar con mucha preocupación la floración anticipada en soja, este síntoma es claramente una consecuencia del estrés hidro-térmico que se está viviendo en toda la zona núcleo, en menor o mayor medida. Balsa explica: ¨Lo que sucede es que la planta ante las altas temperaturas y la falta de agua, que generan una marcada condición de estrés, acorta el ciclo resultando en una floración anticipada¨. Por consiguiente, el ingeniero recomienda: ¨Ante la situación de estrés una herramienta disponible es la aplicación de bioestimulantes, si somos capaces de adelantar el uso (sin tener la condición de estrés visible) seremos más eficientes que si buscamos recuperar a la planta de esta condición¨.
 
Un ensayo realizado en conjunto con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en el año 2020 en la localidad de Diamante, Provincia de Entre Ríos, evaluó el efecto de Yara Vita Biotrac en el cultivo de soja en condiciones a campo. En este caso el cultivo sufrió un estrés hídrico en época de floración y formación de vainas. Se observó que los cultivos bioestimulados responden con un incremento del rendimiento, respecto del testigo sin bioestimular, entre 248 kilogramos/hectárea y 502 kilogramos/hectárea que corresponden al 26% y al 52% respectivamente. Esta variación depende del momento de aplicación. El mejor resultado se obtuvo cuando la aplicación acompañó al cultivo antes y después del estrés. Además, se pudo ver que cuando solo se usa previo al estrés sigue dando mejores resultados que cuando se utiliza como recuperador post-estrés. ¨Por este motivo indicamos desde Yara que prevenir es mejor que recuperar, con seguridad esta estrategia dará mejores resultados ¨, remarca el ingeniero agrónomo Balsa.

El ingeniero comenta: ¨El objetivo de aplicar Biotrac es lograr activar vías metabólicas y así poder aumentar la tolerancia a condiciones estresantes¨. Este bioestimulante es una formulación líquida de aplicación foliar basada en una mezcla de nutrientes (Nitrógeno, Boro y Zinc) y componentes bioactivos extraídos del alga Ascophyllum nodosum. En línea con esto, añade: ¨Esta alga evolucionó en el litoral marítimo, donde sufre constantemente condiciones adversas, lo que genera una alta carga de sustancias anti estrés. Por ese motivo, se logra incentivar la tolerancia al estrés en el cultivo¨.

A modo de cierre Balsa señala: ¨En estos tiempos de irregularidad de lluvias es clave detectar las señales en el lote y prevenir las condiciones  de estrés. De esta manera, cuando lleguen los milímetros de agua, el cultivo podrá aprovecharlos de la mejor manera. Este producto logra amortiguar la caída en el rendimiento del cultivo, los prepara para paliar el estrés y también ayuda a mitigar la fitotoxicidad de herbicidas. El momento de aplicar es ahora¨.


 
 


Acerca de Yara
 
Yara hace crecer el conocimiento para alimentar al mundo de manera responsable y proteger el planeta. Apoyados en nuestra visión de un mundo sin hambre y el planeta respetado, seguimos una estrategia de crecimiento de valor sostenible, que promueve soluciones de nutrición de cultivos amigables con el ambiente y soluciones energéticas con cero emisiones. La ambición de Yara se enfoca en construir un futuro alimentario positivo para la naturaleza, capaz de crear valor para nuestros clientes, accionistas y la sociedad en general, y que proporcione una cadena de valor alimentaria más sostenible.
 
Para lograr esta ambición, hemos tomado la iniciativa en el desarrollo de herramientas digitales para la agricultura de precisión, y trabajamos muy estrechamente con socios a lo largo de la cadena de valor, para mejorar la eficiencia y sostenibilidad de la producción de alimentos. A través de nuestro enfoque en la producción limpia de amoníaco, nuestro objetivo es habilitar la economía del hidrógeno, impulsando la transición verde del transporte marítimo, la producción de fertilizantes y otras industrias intensivas en energía.
 
Fundada en 1905 para resolver la hambruna emergente en Europa, Yara ha establecido una posición privilegiada como la única empresa global de nutrición de cultivos en la industria. Operamos un modelo de negocio integrado por alrededor de 17.000 empleados y operaciones en más de 60 países, con una trayectoria de sólidos rendimientos. En 2020, Yara registró ingresos por USD 11,6 mil millones.