https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El régimen chino se enfrenta a la primera gran protesta anticomunista del 2023

 Traducido de Breitbart.com por TierraPura.org

La policía del condado de Luyi, Henan, confirmó que el incidente ocurrió el lunes en un comunicado público y anunció seis arrestos. Luego del comunicado una serie de videos aparecieron en Douyin, la versión de Tiktok aprobada en China, y en otros medios de comunicación oficiales, que mostraban multitudes de personas encendiendo fuegos artificiales y destruyendo propiedad policial.

En uno de esos videos, un hombre con una chaqueta de Balenciaga aparece bailando encima de un coche de policía volcado, rompiendo la matrícula del coche, mientras estallan fuegos artificiales en la distancia.

Es la primera manifestación conocido que ocurrió en China en 2023 y sigue a un año tumultuoso de protestas anticomunistas en todo el país. Si bien las organizaciones de derechos humanos documentaron cientos de actos de protesta contra el régimen a lo largo de 2022 en China, la mayor ola de disidencia ocurrió durante el último fin de semana de octubre, cuando las principales ciudades como Shanghai, Beijing, Zhengzhou (la capital de Henan), Guangzhou , y Chengdu vio a cientos de personas salir a la calle para exigir un cambio.

El régimen chino respondió a las protestas, que pedían el fin de las brutales políticas de confinamiento y cuarentena en país, con una represión generalizada, la desaparición de los manifestantes y el ataque a las oficinas legales de los abogados que podían representar a los disidentes.

Radio Free Asia (RFA) informó el martes que los videos que aparecieron en las redes sociales esta semana y parecen ser auténticos. La violencia comenzó, dijo el medio, después de que la policía intentara evitar que los lugareños lanzaran fuegos artificiales.

“El incidente fue provocado por la policía que intentaba hacer cumplir una prohibición de los fuegos artificiales, lo que llevó a los ciudadanos enojados a evitar que el auto de la policía se fuera, arrojaron bebidas y comenzaron a aplastarlo, narró RFA.

RFA compartió un video en el cual se ve como la multitud da vuelta el auto de la policía, que ya tenía el parabrisas roto y otros daños.

Antes que sean censurados, muchos medios de comunicación en idioma chino en el extranjero descargaron y guardaron videos del incidente.

El medio Voice of America informó que la oficina de seguridad pública local confirmó el incidente y acusó a seis personas de “buscar peleas y provocar problemas”, un delito general para cualquier muestra de disidencia o falta de respeto hacia el gobierno. La policía agregó algunos detalles, que el incidente pareció ocurrir a las 11 p. m. hora local del lunes, por ejemplo, y además intentó afirmar que gran parte de la multitud presente no intentaba participar en el motín, sino que simplemente observaba con “confusión”. Las autoridades se refirieron a los manifestantes como un “pequeño número de personas”, aparentemente en contradicción con el contenido de los videos que circulan en línea sobre el incidente.

Voice of America señaló que, si bien los fuegos artificiales tienen una larga tradición de uso en celebraciones en China, el Partido Comunista impuso una prohibición nacional sobre el uso privado de fuegos artificiales desde 2018. Desafiar esa orden parece ser una expresión pública de desaprobación, pero conectado a una creciente falta de respeto por el régimen y sus fuerzas brutales en todo el país.

“Los chinos han aprendido que pueden usar la protesta para obtener lo que quieren, lo cual es una gran mejora en la forma en que estaban las cosas”, dijo a RFA Wang Jian, un comentarista público. Wang señaló que las protestas de esta semana parecían estar en la misma línea que las de noviembre, muchas de las cuales no identificaron una queja específica, sino que consistieron en manifestantes que sostenían hojas de papel en blanco, para representar todo lo que el gobierno les permitió decir legalmente. . Las protestas del “libro blanco” fueron vistas como una expansión de las protestas contra el bloqueo en una queja más generalizada con el gobierno del Partido Comunista.

La provincia de Henan se está convirtiendo en uno de los principales focos de disturbios civiles del país. Su capital, Zhengzhou, alberga la fábrica de iPhone más grande del mundo, gestionada por el proveedor Foxconn. La fábrica de iPhone soportó un estado de caos y disturbios durante gran parte de fines de 2022 como resultado de sus onerosas políticas de bloqueo de coronavirus. Después de que las autoridades intentaron poner la instalación en “gestión de ciclo cerrado” (un bloqueo) que requeriría que los trabajadores vivieran en la fábrica, docenas huyeron presos del pánico, lo que provocó una avalancha hacia las áreas vecinas y dejó la planta sin trabajadores. Foxconn anunció bonificaciones para quienes se quedaron e intentaron aumentar los salarios para contratar a más trabajadores, lo que alivió temporalmente la situación hasta que estalló un motín . en la fábrica en noviembre, encabezados por quienes dicen que nunca recibieron los bonos que les prometieron.

Los medios estatales chinos afirmaron esta semana que la situación se había estabilizado pero, después de tres meses de caos, la producción volvió a subir a solo el 90 por ciento de lo que se esperaba anteriormente en diciembre. Según los informes, Apple y Foxconn han comenzado a planificar trasladar parte de la producción a los países vecinos de India y Vietnam.

La provincia de Henan también fue escenario de una crisis bancaria alimentada por el congelamiento de los activos de los ciudadanos por parte del gobierno en abril. A mediados del verano, cientos de personas estaban asaltando bancos exigiendo sacar su dinero, lo que provoc´ó que el régimen supuestamente enviara tanques a la calle para someter a la multitud. Los medios estatales chinos negaron que se hubieran producido disturbios públicos significativos, a pesar de las abundantes imágenes de las corridas bancarias, y criticaron a los países occidentales por supuestamente “exagerar” la discordia en el país.