https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

COMO CRECER Y DONDE FINANCIARNOS

 En un excelente trabajo Daniel Sticco el 31 de diciembre, publica en Infobae una nota sobre como el sector privado esta descolocado a nivel mundial en cuanto el acceso al crédito bancario respecto a su PBI, que en nuestro caso alcanza al 6,8%, del mismo, solo somos superados en este lastimoso ranking por cuatro países, Sudán del Sur 1,9 %, Afganistán 3%, Zimbabwe 5,4, %, Sierra Leona 5,9% esto en un marco en que el promedio global del Banco Mundial subió a 99% del PBI.

Con claridad y precisión desarrolla los motivos y hechos del porqué llegamos a esta situación, esto nos impone en los momentos trascendentes por los que atraviesa la República a replantearnos como vamos a afrontar los desafíos que nuestra situación y el mundo nos imponen.

Siempre la historia determina y expone los aciertos y los errores del transitar por la vida del hombre, al igual que de los países, de esta forma retrospectivamente nos marca el camino a seguir, por ello vamos a tratar de acudir a ella sintéticamente.


Nuestra primera entidad Bancaria fue el Banco de Buenos Aires o de Descuentos fundado el 15 de enero de 1822 durante el gobierno de Martín Rodríguez por iniciativa de su Ministro de Gobierno Bernardino Rivadavia y su Ministro de Hacienda Manuel José García su primer presidente. En la Casa del Consulado el actual predio de la calle San Martín 137 es donde comienza a funcionar, inicialmente entre sus funciones estuvo la de administrar el crédito que nos otorgara la Banca Baring de Inglaterra en 1824, funcionó también como Casa de la Moneda emitiendo billetes y encargándose de la acuñación de monedas, en 1856 otorga créditos con garantía real sobre inmuebles es decir prestamos hipotecarios, para finalmente en 1863 pasa a ser denominado Banco de la Provincia de Buenos Aires..


Así legamos a 1890 cuando el Gobierno de Juárez Celman hace crisis terminando un proceso de descomposición en que el sistema financiero colapsa, esto tan bien descripto por Julián Martel (seudónimo del periodista y escritor José María Miró) en su libro “La Bolsa”, Juárez Celman renuncia, lo sucede Carlos Pellegrini su vicepresidente y con el comienza el “Gran Cambio” .


Por iniciativa del presidente Carlos Pellegrini se funda el 26 de octubre de 1891 el Banco de la Nación Argentina, su propósito promover la agricultura, la ganadería y todas las actividades relacionadas a trasformar al país en agro-exportador por excelencia de esta forma comienza a transformarse la Argentina en la opulenta Nación de finales del siglo XIX y comienzos del XX.


El buen criterio, las acertadas políticas económicas, el respeto a la Justicia, la Ley y la propiedad privada siempre generan confianza, estabilidad y bonanza económica, esto motivó y promovió las grandes corrientes inmigratorias de europeos hacia la Argentina, ello se evidenció en que cada colectividad creara su Banco para atender con eficiencia y honradez a sus conciudadanos que se radicaban en el país, así se fundan el: Banco Italia (1872), Banco Español (1886), Banco Francés del Río de la Plata (1886), Nuevo Banco Italiano (1887), Banco Alemán Trasatlántico (1887), Banco Galicia (1905). Banco Holandés Unido (1914), Banco Londres y Río de la Plata inicialmente Lloyds Bank (1918), Banco Israelita (1928) inicialmente conformado por diferentes cooperativas que funcionaron de 1887 a 1926 como Cooperativa de Crédito Israelita de Buenos Aires que en 1928 finalmente se transforman en Banco Israelita. .


Paralelamente cada provincia fundó su Banco para atender las necesidades locales propias de sus comprovincianos, esto permitió que las economías regionales alcanzaran grados de excelencia en sus producciones con altos niveles de calidad de las mismas, permitiendo y facilitando ventajosamente su colocación en el exterior.


Este virtuoso e inteligente proceso de trabajo y administración hace décadas comenzó a desvirtuarse porque comenzaron a privar en sus directivos intereses particulares y corporativos que desvirtuaron sus objetivos y propósitos, estos actos de corrupción no fueron exclusividad del sistema bancario sino que alcanzó a diversos sectores de la sociedad, finalmente esta situación provoco la quiebra de muchos de estos Bancos, esto motivo que las empresas locales y las Pymes quedaran desatendidas en la asistencia de sus necesidades crediticias en especial las regionales que en muchos casos también sufrieron pésimas Administraciones Provinciales con todas las consecuencias conocidas.


Aquí vale detenernos porque como consecuencia de la globalización y la universalización del sistema capitalista en la década de 1980 se produce un fenómeno a nivel mundial, el centro de gravedad del crédito se desplaza de los Bancos a los Mercados de Bursátiles.


¿Por qué?


Porqué los Mercados Bursátiles advierten que pueden ser la fuente de financiamiento para empresas y los Estados más ventajosa que el bancario, dado a que ofrecen costos más bajos, condiciones más convenientes y plazos de pago más extensos, esto facilita y optimiza el acceso al crédito para los tomadores, evidenciando la conveniencia de prescindir de la intermediación bancaria.


Estos cambios contrastan notablemente con los criterios anteriores permitiendo que las empresas se desarrollen más rápidamente, flexibilizando y optimizando su expansión interna y externamente.


La transformación sufrida del sistema bancario-financiero a nivel mundial y local nos afecto duramente, nuestra incapacidad de adaptación a los tiempos nos marginó del mundo desarrollado, pero más inquietante aún de nuestros vecinos, que crecen mientras nosotros en nuestra ceguera nos autodestruimos. Aquí es donde debe ponerse todo el esfuerzo y énfasis en desarrollar los mercados de capitales de nuestras economías regionales con la creación de Bolsas Regionales que atiendan estas urgentes necesidades y demandas de capital e inversión para crecer y expandirse


Resumiendo: convengamos y tomemos conciencia que sin empresas no habrá desenvolvimiento económico y sin las Pymes tampoco se logrará un crecimiento armónico y con empleo, pero sin capitales suficientes no habrá empresas, ni Pymes, ni equidad, ni fuentes de trabajo.


Indubitablemente vivimos momentos trascendentes, comenzamos a dejar atrás prolongadas noches de tempestades que nos azotaron de forma inmisericorde, como toda catástrofe a su fin deja al descubierto los daños causados que en nuestro caso son cuantiosos tanto en lo económico, financiero, social, moral, educacional y psicológico. .



Tal como lo evidencia la nota a la que hacíamos referencia en el inicio de este trabajo, nuestra situación nos impone recapacitar y comenzar a trabajar activamente, iniciamos un año electoral que va a determinar indubitablemente el fin de una época, actitudes trascendentes comenzaron a producirse en todos los argentinos, sorpresiva y felizmente un hecho deportivo nos unió sin distinción alguna de credo político, religioso, racial o de clase social, advertimos y comprobamos que se triunfa solo con merito, trabajo personal y de equipo, respeto a la autoridad y a las normas, fe, voluntad, inteligencia, humildad y ausencia de soberbia .


Quiera Dios que comprendamos y transitemos el ejemplar camino que estos jóvenes exitosos nos marcaron.


Diego Lo Tártaro Presidente de IADER