https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"Puede que haya algo menos de actividad, pero no creo que eso incida fuertemente en los estudios de abogados"

 Pensando en el 2023, Abogados.com.ar conversó con Santiago Nicholson y Juan Carlos Etchebehere, socios de Nicholson y Cano para conocer sus opiniones sobre los principales aspectos en materia económica y regulatoria; la coyuntura general y su impacto en el mercado legal para el próximo año.

 

El año 2023 tendrá desafíos políticos en el país, ya que será un año electoral, ¿qué se debe esperar para el clima de negocios en ese marco, en general y para los estudios de abogados?

 

SN: Mirando hacia 2023 veo algo similar a lo que ocurrió este año. Puede que haya algo menos de actividad, pero no creo que eso incida fuertemente en los estudios de abogados. 
En caso de que haya un cambio de signo político del gobierno que triunfe en las elecciones, puede ser que haya algo más de M&A, como anticipo o clima previo de la nueva gestión. 
Si bien no es lo más probable, también podría producirse una caída más profunda que la de este año, pero en general creo que va a ser parecido al 2022, donde hubo inversores locales que aprovecharon algunas oportunidades, gracias al excedente de pesos.  

 

 Los economistas anticipan más inflación y un mayor ritmo devaluatorio en la Argentina, ¿puede generarse mayor rispidez y litigiosidad en materia comercial?.

 

SN: No creo que en 2023 haya más inflación que este año, donde esa cifra está siendo muy alta. Puede que haya mayor litigiosidad, pero tampoco imagino algo extremo allí tampoco. 
Lo cierto es que, en este año, a pesar de todo no hubo quiebre en la cadena de pagos. Sí hubo más conflicto que lo habitual, pero tampoco tan diferente de lo que venía previamente. Los bancos, por ejemplo, no han tenido porcentajes de mora superiores a los habituales.    

 

A nivel regional, será el año de la llegada de Lula Da Silva al poder en Brasil, con una gestión económica dividida y, en principio, rodeada de la desconfianza del establishment, ¿esto afectará posibles planes de negocios?

 

SN: En principio no creo que haya un gran cambio en Brasil por la llegada de Lula, ni tampoco que él tome medidas especialmente anti mercado que redunden en un peor clima de negocios. 

 

Este tipo de leyes que cambian las reglas de juego para las empresas y causan perjuicios en la seguridad jurídica, ¿cómo afectan a la inversión?, ¿se terminarán resolviendo en acciones en la Justicia?

 

SN: Estas, y otras, son iniciativas que pueden afectar sí, de alguna manera, la inversión. Pero, a la vez, no creo que sean cuestiones que terminen en acciones judiciales.  

 

¿Cuáles son los desafíos de las firmas legales de cara al 2023, teniendo en cuenta este marco político, económico y legislativo?

 

SN: El desafío, siempre, es adaptarse al ambiente de negocios que existe. En nuestro caso, la diversificación nos da el margen para crecer en aquellas áreas donde haya más trabajo, como Litigios o Laboral, y asignar menos recursos a otras donde el movimiento es menor, como puede ser el área transaccional.  

 

¿Dirías que la misma dificultad del contexto puede abrir oportunidades de negocios para los abogados?

 

SN: Como decíamos, hay más trabajo en algunas áreas, pero siempre cuando hay más inversión es el mejor escenario para los abogados, porque hay más trabajo, y de calidad. 

 

Con la pandemia cambió la gestión de casi todas las actividades, ¿cómo afecta la digitalización la práctica del derecho?

 

Juan Carlos Etchebehere: Podemos decir que de manera beneficiosa. En líneas generales ha sido un gran avance y de mucha utilidad en todo lo que se refiere a presentaciones judiciales. Por supuesto, siempre hay detalles que pueden mejorarse.

 

¿Cómo se está gestionando la vuelta a la presencialidad?, ¿el régimen de trabajo híbrido tiene beneficios no sólo para los empleados, sino también para las firmas?.

 

SN: Nosotros estamos trabajando 3 días presencial y 2 remoto, por cada semana. Y estamos incorporando tecnología para digitalizar todas las tareas del estudio. 
El sistema híbrido es un equilibro, pero soy un defensor de la presencialidad, porque genera cultura de equipo, transmite valores, experiencia y, a la vez, estimula la creatividad.  

 

Dejando atrás el contexto de pandemia ¿Cuáles son las principales metas de la firma de cara al futuro?

 

SN: Una de las principales, y donde ya estamos poniendo mucho foco, es incorporar tecnología para adaptarnos a la nueva manera de ejercer la abogacía de acá al futuro. 

 

¿Qué lecciones y aprendizajes te deja el 2022?

 

SN: Las lecciones de este año son similares a las de años anteriores: adaptarse a la macro, tener prácticas diferenciadas, y además tener un ojo puesto en cómo crecer y el otro en los costos del Estudio.