https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Gracias Elon Musk: Progres Go Home en Twitter

 

Urgente24 nunca creyó en la teoría de la conspiración rusa sobre Hunter Biden, el hijo de Joe Biden. Gracias Elon Musk por explicar qué pasó con Twitter.


El controvertido Elon Musk -vía el periodista Matt Taibbi- ha realizado un aporte enorme a Twitter y a la libertad de expresión. El mundo 'progre' intenta 'bajarle el precio' al escándalo que supone la difusión del debate interno en Twitter de la censura que aplicó a las noticias sobre Hunter Biden, hijo de Joe Biden, personaje horrible que ponía en riesgo la ambición presidencial de su padre, y como la prioridad era derribar a Donald Trump, la decisión fue censurar a la notable información ofrecida por New York Post, diario de News Corp. (Rupert Murdoch), que en ese tiempo apoyaba a Trump.

Los 'progres' inventaron la historia de la conspiración rusa para evadir el debate sobre las acciones irresponsables de Hunter Biden, y Twitter aplicó el dogma del 'mal menor': Biden era menos peligroso para el mundo 'políticamente correcto', por lo tanto censurar aquello que pudiera afectarlo era colaborar con la expulsión del 'mal mayor', o sea Donald Trump.

Urgente24 fue crítico de muchísimas decisiones de Trump, un histriónico de cultura escasa que, por la imperfección de la calidad institucional del sistema electoral estadounidense y la mediocridad de los referentes dirigenciales de la sociedad (tal como va, será otra Argentina), llegó a Presidente en nombre de 'la nueva derecha' y la ex Christian Coalition, que en el pasado cometió otros errores, tales como George W. Bush.

Sin embargo, el tema Hunter Biden no es ideológico sino estrictamente periodístico, y por eso sorprende el periodismo 'progre' interpretando mal el fondo de la cuestión: una información que trasciende debe publicarse aunque sea como rumor, pero jamás ocultarse al público, porque a eso se le llama desinformación.

Zachary Petrizzo en The Daily Beast intenta ser vocero ante el mundo 'progre' y desvía la atención: en vez de explicar qué sucedió en Twitter, intenta crear un debate entre los comunicadores conservadores, y tituló su nota:

"'Profundamente decepcionado': derechistas en los sobrevalorados 'archivos de Twitter' de Musk."

 

David French en The Atlantic acusó:

 

"Elon Musk y Tucker Carlson no entienden la Primera Enmienda. Twitter es una empresa privada, no el gobierno federal."

 

Pamplinas. O retontos o muy jodidos. Sus argumentos son ridículos.

Hunter Biden, por si lo habían olvidado.

Hunter Biden, por si lo habían olvidado.

Horrible Vijaya Gadde

Jonathan Turley ubica la información en tiempo y espacio en una excelente nota que publicó The Hill y aquí van algunos fragmentos:

 

"Tal como muchos de nosotros sospechábamos desde hace mucho tiempo, había canales secretos entre Twitter y la campaña presidencial de Biden 2020 y el Comité Nacional Demócrata (DNC) para prohibir críticas o eliminar historias negativas. Aquellos que buscaban discutir el escándalo simplemente fueron “manejados”, y no hubo que decir nada más.

 

En última instancia, el New York Post fue suspendido de Twitter por informar sobre el escándalo de la computadora portátil Hunter Biden . Twitter incluso impidió que los usuarios compartieran la historia del Post mediante el uso de una herramienta diseñada para la pornografía infantil. Incluso la secretaria de prensa de la Casa Blanca de Trump, Kayleigh McEnany, fue suspendida por vincularse al escándalo .

 

El exjefe de seguridad de Twitter, Yoel Roth, dijo más tarde que la decisión fue un "error", pero que la historia "desencadenó todas y cada una de mis campanas de alarma de campaña de pirateo y filtración APT28 finamente afinadas". La referencia a la operación de desinformación rusa APT28 encajaba con afirmaciones falsas de ex oficiales de inteligencia de EE. UU. de que la computadora portátil era "desinformación clásica".

 

La afirmación rusa de desinformación nunca fue particularmente creíble. La campaña de Biden nunca negó que la computadora portátil fuera de Hunter Biden; se lo dejó a sus aliados de los medios. Además, los destinatarios de correos electrónicos clave podían confirmar esas comunicaciones, y la inteligencia de EE. UU . rechazó rápidamente la afirmación de desinformación rusa. El punto es que no hubo evidencia directa de un hackeo o una conspiración rusa. Incluso Roth admitió posteriormente que él y otros no creían que existiera una base clara para bloquear la historia, pero lo hicieron de todos modos.

 

Los documentos de Twitter desechados por Musk no solo confirman las peores expectativas de algunos de nosotros, sino que presentan a muchos de los sospechosos habituales de los críticos de Twitter. Los documentos no muestran un rol o conocimiento claro por parte del ex CEO de Twitter, Jack Dorsey. En cambio, el censor en jefe parece ser Vijaya Gadde, el ex director legal de Twitter que ha sido criticado como una figura líder en contra de la libertad de expresión en las redes sociales.

 

También está James Baker, el controvertido ex abogado general del FBI involucrado en la investigación de colusión de Rusia de la oficina. Dejó el FBI y se convirtió en asesor general adjunto de Twitter."

 

"Algunos ejecutivos de Twitter expresaron su inquietud por censurar la historia, incluido el exvicepresidente de comunicaciones globales Brandon Borrman, quien preguntó : "¿Podemos afirmar con sinceridad que esto es parte de la política?". Baker intervino para apoyar la censura y dijo: "Es razonable que asumamos que pueden haber sido [hackeados] y que se justifica la precaución". Baker, por lo tanto, se presenta como alguien que ve un ruso en cada mancha de tinta de Rorschach. No hubo evidencia de que el material de Hunter Biden del Post haya sido pirateado, ninguno. (...)."

Matt Taibbi, excelente investigación.

Matt Taibbi, excelente investigación.

Mentiras y censura en Twitter

Muy bueno también el análisis de Joseph A. Wulfsohn para Fox News Digital (es del mismo grupo editorial que New York Post y The Wall Street Journal), exponiendo algo que es terrible: los 'progres' en el poder son iguales o peores que los autoritarios que ellos detestan:

 

"Matt Taibbi, el periodista de Substack que difundió los llamados "Archivos de Twitter" que arrojaron luz sobre la supresión del gigante tecnológico de la historia de la computadora portátil Hunter Biden, les dijo a sus lectores que tenía que aceptar "ciertas condiciones" para recibir la gran primicia de Elon. Almizcle.

 

En una nota para los lectores de "TK" publicada antes de su hilo viral de Twitter, Taibbi escribió: "Muy pronto, comenzaré a publicar un hilo largo de información en Twitter, en mi cuenta, @mtaibbi. Es probable que este material llamar mucho la atención. Comprenderé absolutamente si los suscriptores están enojados porque no aparece aquí en Substack primero. Yo también estaría enojado".

 

"Las últimas 96 horas han sido de las más caóticas de mi vida... Hay una larga historia que espero poder contar pronto, pero no puedo, todavía no", escribió Taibbi. "Lo que puedo decir es que a cambio de la oportunidad de cubrir una historia única y explosiva, tuve que aceptar ciertas condiciones".

 

Continuó: "Aquellos de ustedes que han estado aquí durante años saben cuán en serio tomo mi obligación con los suscriptores de este sitio. En esta ocasión, tendré que simplemente pedirles que confíen en mí. Da la casualidad de que hay Es posible que se avecinen algunas grandes sorpresas más, y estarán aquí en Substack. Y habrá espacio aquí para discutir esto también, con el tiempo".

 

Taibbi no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de Fox News.

 

Después de un largo retraso después de su gran anuncio, Elon Musk reveló que había subcontratado sus hallazgos a Taibbi sobre lo que había detrás de la decisión de Twitter de censurar los informes bomba del New York Post sobre la computadora portátil de Hunter Biden en las semanas previas a las elecciones presidenciales de 2020. Twitter alegó que la historia del Post había violado su política de "material pirateado".

 

Taibbi tuiteó "no hay evidencia, que haya visto" de que el gobierno federal tuvo un papel en la supresión de la historia de la computadora portátil Hunter Biden , pero que "la decisión se tomó en los niveles más altos de la empresa, pero sin el conocimiento del director ejecutivo Jack Dorsey, con el exjefe de asuntos legales, políticas y fideicomisos Vijaya Gadde desempeñando un papel clave".

 

"'Simplemente lo trabajaron por cuenta propia', así describió la decisión un exempleado. 'La piratería fue la excusa, pero en unas pocas horas, casi todos se dieron cuenta de que eso no se iba a mantener. Pero nadie tuvo las agallas para revertirlo. '", escribió Taibi.

 

Luego, Taibbi compartió una captura de pantalla de un intercambio supuestamente entre Gadde, el exjefe de Confianza y Seguridad de Twitter, Yoel Roth, y el exvocero de Twitter, Trenton Kennedy, quien escribió: "Me cuesta entender la base de la política para marcar esto como inseguro… "

 

"... ¿Podemos afirmar con sinceridad que esto es parte de la política?" El ex vicepresidente de comunicaciones globales de Twitter, Brandon Borrman, preguntó de manera similar en ese momento, según una captura de pantalla separada compartida por Taibbi.

Hunter Biden, hijo de Joe Biden.

Hunter Biden, hijo de Joe Biden.

El exconsejero general adjunto de Twitter, Jim Baker, respondió: "Apoyo la conclusión de que necesitamos más datos para evaluar si los materiales fueron pirateados", mostró la captura de pantalla de Taibbi.

 

Él agregó: "... es razonable para nosotros suponer que pueden haber sido y que se justifica la precaución".

 

Taibbi bromeó: "Hay mucho más por venir, incluidas las respuestas a preguntas sobre temas como la prohibición de la sombra, el impulso, el conteo de seguidores, el destino de varias cuentas individuales y más".

 

Musk había hablado sobre ser transparente con respecto a las acciones pasadas y presentes de Twitter cuando se trata de seleccionar contenido en la plataforma, incluido el contenido censurado."

 

Twitter impidió que sus usuarios compartieran los informes del New York Post sobre la computadora portátil de Hunter Biden en tuits y mensajes directos. En ese momento, Twitter Safety alegó que los artículos violaban su "política de materiales pirateados". El entonces director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey , admitió que las acciones de su empresa fueron un error. Muchos críticos creen que la supresión del escándalo de Hunter Biden por parte de Big Tech y los medios de comunicación en general fue suficiente para influir en las elecciones a favor de su padre.