https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Feriado polémico y agenda complicada, en medio del enorme festejo por la tercera copa Mundial

 El Mundial paralizó todo y la celebración por la tercera copa inundó todas las ciudades del país. Ahora, se agregó la demostración a la llegada de los campeones para el festejo en casa. Y detrás de ese desahogo asoma igual una agenda política complicada, ya en el tramo final del año. Por lo pronto, hay polémica por el feriado que decretó el Gobierno y versiones de malestar por el intento de llevar la selección a la Casa Rosada.

Además, las miradas estarán puestas en las calles, en la Justicia y en el Congreso.

El Gobierno espera que el clima de distensión marque el final de diciembre. Hubo intensas gestiones para una celebración en Plaza de Mayo. Los jugadores preferían evitar que se politice el festejo. Incluso, trascendió que operadores kirchneristas se movieron en contra de ese objetivo presidencial.

El decreto presidencial para disponer el feriado generó previsibles cuestionamientos de la oposición. Pero además fue rechazado por muchas provincias, la mayoría gobernada por el peronismo.

La celebración postergó las protestas de los movimientos sociales. Se trata no sólo de los sectores de izquierda -la Unión Piquetera, con el PO a la cabeza-, sino además de las organizaciones alineadas con el oficialismo.

Los movimientos agrupados en la UTEP, la mayoría con dirigentes en puestos oficiales, ya marcharon el viernes pasado y tienen previsto hacerlo esta semana. Rechazan el modo en que el Gobierno manejó la instrumentación del bono para beneficiarios de programas sociales. Cuestionan el importe, 13.500 pesos, y el pago en dos tramos.

La protesta expresa un foco de tensión especial en el oficialismo. El Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie y la CC constituían uno de los principales puntos de apoyo de Alberto Fernández. Pero ahora apuntan sin vueltas a la ministra Victoria Tolosa Paz.

También está anunciado para esta semana un acampe en Plaza de Mayo de sectores que reclaman la libertad de Milagro Sala, luego de que la Corte Suprema dejara firme de hecho la condena en una de las causas que enfrenta la dirigente de la Tupac Amaru.

Apenas conocida la decisión del máximo tribunal, desde esas filas surgió el reclamo de indulto. Y esa presión sobre Alberto Fernández tuvo el aval de algunos referentes del kirchnerismo. El propio Presidente ya expresó, hace meses, que no tiene facultades para tomar esa medida, porque está en el ámbito provincial. Es posible que haya alguna reiteración desde el equipo de comunicación.

El oficialismo recibió con malestar las últimas definiciones de la Corte. Y en medios políticos, no se descarta otra decisión del tribunal en materias sensibles. Hay también especulaciones en sentido contrario, en particular respecto del planteo por el recorte de fondos de la coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires.

La otra resolución de la Corte con impacto político podría sacar del medio un elemento de conflicto en Diputados. Los jueces resolvieron tomar juramente esta semana a los representantes de la Cámara baja en el Consejo de la Magistratura. Por presión del círculo más cercano a Cristina Fernández de Kirchner, la titular del cuerpo, Cecilia Moreau, había dado marcha atrás con esas designaciones y eso generó un verdadero escándalo político.

Por lo pronto, el oficialismo espera lograr una sesión antes de Navidad, para ir normalizando la situación. El Gobierno quiere avanzar con algunas leyes y, sobre todo, encauzar el funcionamiento para tratar, tal vez en extraordinarias, un nuevo proyecto de blanqueo.