https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El oro siempre ha sido y siempre será un activo controvertido dentro de los círculos de inversión. Sus defensores no pueden ponerse de acuerdo sobre por qué merece un lugar en las carteras o cuánto asignar al oro en varios modelos de cartera basados en el riesgo. El oro puede asimilarse a un seguro contra riesgos macroeconómicos extremos como la inflación, una fuerte caída en el mercado o el aumento de las tensiones geopolíticas que se extienden a varios mercados. En el gráfico adjunto se usa tres líneas de tendencia paralelas para mostrar áreas de soporte pasado y resistencia futura para el precio del oro. Las tres líneas paralelas se crean a partir de un pico y un valle significativos. Al observar el precio histórico del oro, es fácil ver el potencial de precios más altos en línea con sus aumentos de precios anteriores. La mayoría de los inversores con una tolerancia al riesgo moderada se beneficiarán de tener una pequeña asignación en los próximos años. Recuerde que ningún activo por sí solo brindará una protección perfecta contra todos los posibles resultados adversos. La creación de una cartera utilizando una negociación inteligente y sistemática y una gobernanza de la gestión de riesgos es fundamental. En tiempos de contracorriente y turbulencia, una estrategia de gestión de riesgos bien ejecutada es crucial para salvaguardar y aumentar el valor de la cartera, como agregar oro como activo adicional. El ETF SPDR Gold Trust ha subido un 0,45 % en lo que va de año y, en el último mes, un 4,30%. Su desempeño reciente ha sido alentador pero está lejos de ser excepcional. Como activo, el oro está lejos de ser perfecto. Puede ser voluble e impredecible, desviándose en diferentes direcciones en diferentes momentos. Sin embargo, su desempeño reciente sugiere que pronto podría experimentar un fuerte repunte. Por esta razón, los inversores deberían considerar la posibilidad de adoptar un enfoque de varias capas para la gestión comercial y de riesgos, incorporando oro en sus carteras como parte de una estrategia diversificada. De esta manera, puede minimizar la posible desventaja de poseer oro y al mismo tiempo posicionarse para beneficiarse de cualquier ventaja cuando aumente el precio del metal. Y aunque el oro puede ser un activo controvertido, tiene un lugar en casi todas las carteras como seguro contra los riesgos macroeconómicos. La política monetaria global se está volviendo más estricta, e incluso Japón busca subir las tasas el próximo año, lo que tiene implicaciones para los mercados de bonos y divisas en todo el mundo. Muchos factores influirán en si el oro es una buena inversión en un momento dado, pero es esencial tener una cartera completa que pueda capear cualquier tormenta. Con la estrategia comercial de gestión de riesgos adecuada, puede maximizar sus posibilidades de éxito sin importar las condiciones del mercado.

 China dejará de requerir cuarentena para los viajeros entrantes a partir del 8 de enero, dijo el lunes la Comisión Nacional de Salud, eliminando una norma vigente desde el comienzo de la pandemia hace tres años.

El manejo chino del COVID-19 también bajará a la categoría B, menos estricta que la actual A de máximo nivel, dijo la autoridad sanitaria en un comunicado, ya que la enfermedad se ha vuelto menos virulenta y evoluciona gradualmente hacia una infección respiratoria común.

Tres años de medidas de cero tolerancia, desde el cierre de fronteras a frecuentes confinamientos, han golpeado la economía de China, lo que provocó el mes pasado la mayor muestra de descontento público desde que el presidente Xi Jinping asumió el poder en 2012.

Sin embargo, China dio un brusco giro de 180 grados a su política este mes, eliminando casi todas las restricciones nacionales por el COVID, una medida que ha puesto a los hospitales frente a una ola nacional de infecciones.

Los estrictos requisitos a los viajeros entrantes incluían cinco días de cuarentena obligatoria en un centro supervisado por el Gobierno y tres más de aislamiento en casa.

La cuarentena y otras medidas sobre el número de pasajeros en vuelos internacionales se eliminarán a partir del 8 de enero. Sin embargo, los viajeros que entren en China seguirán teniendo que someterse a la prueba PCR 48 horas antes de la salida, dijo la autoridad sanitaria.

Desde enero de 2020, China había clasificado el COVID-19 como enfermedad infecciosa de categoría B, pero la gestionaba con protocolos de categoría A que cubren males como la peste bubónica y el cólera, lo que daba a las autoridades locales la potestad de poner en cuarentena a los pacientes y sus contactos cercanos y confinar regiones.




reuters