https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Así se convirtió China en la superpotencia global de la desinformación

 Fuente: Infobae

El jueves 24 de noviembre un incendio en la ciudad de Urumqi -capital de Xinjiang- avivaron las protestas que invaden China luego de que se reestablezcan las estrictas políticas de Covid Cero. Las llamas, que comenzaron sobre las 19:49 hora local en el piso 15 de un edificio residencial, se cobraron la vida de al menos 10 personas que, según afirman en las redes sociales, se quemaron vivas ya que no pudieron abandonar sus hogares por las restricciones.

Algunos afirman que fue el simple temor por los castigos lo que los llevó a permanecer en sus departamentos mientras que, en las redes, han circulado videos en los que se ve cómo el régimen había trabado las puertas para evitar que los habitantes rompieran con el aislamiento dispuesto.

Pero los medios estatales chinos quieren que se mire para otro lado, y culpan a “las fuerzas extranjeras”, según dijo al medio Coda Joshua Kurlantzick, autor de Beijing’s Global Media Offensive: China’s Uneven Campaign to Influence Asia and the World.

Y la estrategia del régimen para desinformar es, según el autor del libro que trata sobre la influencia china en el mundi, inundar las plataformas de redes sociales como Twitter con “cantidades masivas de spam para dificultar que los reporteros y observadores independientes accedan a la información sobre lo que está pasando”.

Así, analiza cómo China está trabajando para convertirse en una superpotencia global de medios y desinformación a través de un arsenal de tácticas, incluso a través de medios estatales, campañas de desinformación e infraestructura digital, según relata Coda.

Los esfuerzos de información de China “podrían dar a Beijing más influencia sobre la información que consumen los públicos en muchos estados: en Internet, a través de las redes sociales, en la televisión y en la radio”, escribe el autor.

“Había visto un gran crecimiento en los esfuerzos de China por desarrollar sus medios y manejar herramientas de información y desinformación”, explicó el autor a Coda. “Los empresarios pro-Beijing estaban comprando los medios locales en idioma chino, por lo que había muy pocas opciones no pro-Beijing para los medios chinos. Y lo que descubrí es que han tenido cierto éxito, pero en realidad muchos de los fondos y el tiempo dedicados a expandir los medios estatales, haciéndolos creíbles y ejerciendo desinformación e influencia en otros países, en realidad no ha funcionado y en muchos casos ha fracasado. China ha desarrollado este esfuerzo masivo para influir en otros países, pero ha fallado la mayoría de las veces”.

Por eso, sus principales elementos son los medios estatales reales, como CGTN, China Radio International y Xinhua. “Xinhua ha firmado muchos acuerdos para compartir contenido con muchas agencias de noticias de todo el mundo. En los países en desarrollo, Xinhua está ocupando cada vez más el vacío dejado por otros medios de noticias como Associated Press, porque el contenido de Xinhua es gratuito o barato”.

La segunda vertiente, según Kurlantzick es “el control sobre los conductos de información, los cables de construcción, las redes 5G, etc. China ha tenido cierto éxito con eso en África y otros lugares, pero está perdiendo a medida que los países occidentales reprimen cada vez más muchos de sus esfuerzos. La tercera vertiente es un uso cada vez más sofisticado de la desinformación. Se han vuelto más sofisticados en el uso de bots e inundan los sitios con desinformación. Por ejemplo, Meta y Twitter informaron recientemente sobre los esfuerzos de China para difundir desinformación en línea para influir en las elecciones de medio término de EEUU en noviembre”.

De acuerdo al autor, “Xinhua ha tenido éxito en llegar a las audiencias, por lo que los lectores en chino tienen una visión sesgada. Los está cortando dramáticamente. Pero el mayor peligro es que Xinhua desarrolle cada vez más acuerdos para compartir contenido con medios de comunicación en el idioma local. Al igual que en Tailandia, ahora hay muchos medios de comunicación en tailandés que usan contenido de Xinhua. Eso se volverá más común en el sudeste asiático, excepto en Singapur, donde los puntos de venta tienen el dinero para pagar las principales conexiones globales”.

Por lo tanto, habrá cada vez más información recogida por muchos medios locales de noticias en los idiomas locales. “Los lectores realmente no se dan cuenta de dónde viene. Eso va a distorsionar las opiniones del público lector en general, y eso es bastante peligroso”.