https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Otra señal de la aceleración del tiempo electoral: Juntos por el Cambio también escala en su interna

 Lejos de aprovechar las divisiones cada vez más marcadas en el Frente de Todos, también en Juntos por el Cambio crece la interna y se intensifican los cruces entre sus principales referentes, a medida que se acerca el año electoral.

La disputa opositora siguió agitándose esta semana con declaraciones cruzadas entre la titular del PRO, Patricia Bullrich, quien embistió a Horacio Rodríguez Larreta; la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que amenazó con presentarse como candidata si esa alianza no arma «una lista honesta», y el jefe de la UCR, Gerardo Morales, que apuntó conta el macrismo.

En las últimas horas se conoció un video en el que se la ve a Bullrich, en la presentación del libro de Mauricio Macri, amenazar al jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel: «No me crucés más por la tele porque la próxima te rompo la cara. Te lo aviso directamente, conmigo no se jode», le espetó la exministra de Seguridad.

Tras viralizarse la escena, Miguel dijo en varios medios que la titular del PRO «cruzó un límite y la violencia es inaceptable«. Añadió que «sé que ella dijo que no me iba a pedir disculpas, pero de igual manera yo la voy a seguir saludando».

Bullrich afirmó que va «a fondo» en su candidatura a Presidenta para las elecciones de 2023 y apuntó contra el Jefe de Gobierno porteño por su «política de trueque» ante un posible apoyo al senador radical Martín Lousteau para alcalde la ciudad de Buenos Aires.

Mientras tanto, Elisa Carrió dijo que «Juntos por el Cambio va a ir a una interna, va a ser muy abierta; yo puedo estar incluida en esa interna si no hay garantías de honestidad«. En esa línea, afirmó «si me joroban voy a volver a vivir a Buenos Aires para ser candidata a diputada y senadora en dos años, y recuperar los votos que generosamente presté para que haya una unión en Juntos por el Cambio».

La líder de la Coalición Cívica aseguró además que le da «vergüenza ajena» la situación de las peleas por las precandidaturas cuando la principal preocupación debería ser «la situación de las clases medias». «Yo no comparto que se anticipen tanto las candidaturas, y no entiendo cómo es posible que haya tantos candidatos, con la enorme responsabilidad que se les viene encima, porque vamos a encontrar un país devastado. Pero de todas maneras la unidad está garantizada», opinó.

Por su parte, el presidente de la UCR, Gerardo Morales, volvió a desafiar al PRO en declaraciones radiales. «No tengo ningún problema, hay que integrar; que Patricia u Horacio sean vices míos, no hay ningún problema», lanzó el gobernador jujeño, quien reivindicó su postulación a primer mandatario. Sin embargo, el radical mantiene buena relación tanto con la titular del PRO como con el mandatario porteño.

El principal blanco interno de las críticas del gobernador jujeño y del radicalismo nacional es el expresidente Mauricio Macri. El sábado pasado, la UCR llevó adelante su acto de campaña más importante del año, en la Ciudad de Buenos Aires. Morales apuntó directamente contra el exmandatario, aunque sin nombrarlo, y le advirtió a sus socios de Juntos por el Cambio que “liderar no es creernos el mejor equipo de los últimos 50 años para fracasar”.

«Hay dirigentes de JxC que no acuerdan con tener un sentido autocrítico. Hay que comprender la realidad para no volver a cometer los mismos errores que cuando gobernamos y defraudamos a la gente. No se puede encarar un nuevo proyecto de Gobierno negando el pasado y creyéndose infalible», agregó el jefe de la UCR en las últimas horas.