https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Noviembre viene cargado de vencimientos. Primera licitación del Estado

 El llamado es por $25.000 millones y USD50 millones. Hay compromisos por $1,7 billones en lo que resta del año, mientras el mercado descuenta un nuevo canje de cara al 2023.

El Ministerio de Economía enfrentará su primera licitación de bonos de noviembre, en un bimestre que luce cargado en materia de vencimientos. El llamado es por $25.000 millones y USD50 millones. Hay compromisos por $1,7 billones en lo que resta del año, mientras el mercado espera un nuevo canje de cara al 2023.

El menú de títulos que pondrá a disposición de los inversores el Tesoro Nacional está constituido por una Letra de Liquidez con descuento muy corta, al 30 de noviembre, por $10.000 millones al precio de $961, solo para Fondos Comunes.

Luego hay una Letra del Tesoro con descuento por $10.000 millones a precio a determinar en la subasta, con vencimiento 28 de febrero de 2023, solo para las entidades que forman parte del Grupo Formadores de Mercado.

Bonos en dólares

Por otro lado, la oferta incluye un bono vinculado al dólar por USD50 millones al 31 de julio del año próximo, con valor a determinar en la compulsa y un Bono del Tesoro al 23 de mayo de 2023 también con precio a determinar.

El Gobierno tiene vencimientos en noviembre y en diciembre por $1,7 billones de bonos en pesos que fue emitiendo a lo largo del año para financiar vencimientos y el déficit fiscal primario, atento a que el ministro de Economía Sergio Massa dispuso que no va a usar más a lo largo del año la asistencia del Banco Central.

Para la consultora Equilibra, Finanzas deberá diseñar mecanismos para postergar los vencimientos y ofrecer instrumentos que resulten atractivos al sector privado para «abultar» el financiamiento neto. «Hay que tener en cuenta que, tras el superávit de septiembre por el «dólar soja», el déficit primario del último bimestre será elevado y rondará los $750.00 millones, al tiempo que vencen $1,6 billones», detalló la consultora.

Canje similar a agosto

En el mercado se anticipa un escenario de canje similar al de agosto por parte de Finanzas, debido a que el Banco Central viene comprando deuda oficial en el mercado secundario antes de su vencimiento. Como la autoridad monetaria no puede ingresar en las licitaciones por nuevas letras, se descontaba este escenario que ahora es descartado por los funcionarios del equipo económico.

Pero las mayores dudas están puestas para el 2023 en donde los vencimientos de los primeros 9 meses suman $12,6 billones, lo que representa el 7,5% del PBI. De hecho, el FMI realizó una advertencia al respecto en su última revisión, en donde señaló que el mercado de deuda local es cada vez más dependiente del BCRA y que el Gobierno necesita «mitigar los riesgos de rollover».

El organismo considera que, para asegurar el financiamiento, «hay que expandir el universo de inversores, implementar un plan anual bien coordinado y una estrategia de deuda de mediano plazo». También pidieron una implementación más sólida de la consolidación fiscal, monetaria y cambiaria.