https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La ONU le sugiere a Nigeria que controle a su población

 Traducido de Breitbart.com por TierraPura.org

Este martes, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) publicó un informe a bombo y platillo que estima que la población mundial alcanza los 8.000 millones de habitantes, y que la mayor parte del crecimiento se produce en regiones de bajos ingresos, como el África subsahariana.

La ONU aconseja específicamente a Nigeria que controle su explosivo crecimiento demográfico, argumentando que su economía y sus servicios sanitarios no pueden sostener una población tan numerosa.

La capital nigeriana, Abuja, acogió la conferencia del UNFPA en la que se presentó el último informe sobre población. Los oradores de la conferencia señalaron el descenso de las tasas de natalidad en muchos aspectos demográficos, pero afirmaron que los avances en medicina están reduciendo drásticamente las tasas de mortalidad, lo que ha permitido que la población mundial pase de 7.000 a 8.000 millones de personas en sólo 11 años.

Según las estimaciones del UNFPA, el África subsahariana representará más de la mitad del crecimiento demográfico mundial en 2050. Nigeria es la nación más poblada de África y la sexta del mundo. En 2050, ocupará el tercer lugar a nivel mundial.

El UNFPA observó que las tasas de fertilidad nigerianas disminuyeron en la última década, pero siguen siendo de las más altas del mundo, con 5,25 nacimientos por mujer. Los países subsaharianos tienen tasas muy elevadas de embarazos en la adolescencia y de matrimonios infantiles, ya que en algunas regiones se casa al 40% de las niñas antes de cumplir los 18 años, según estimaciones de la ONU.

La media mundial en 2020 era de 2,39 nacimientos por mujer. La tasa más alta del mundo es actualmente la de Níger, con una tasa de 6,8 nacimientos. Las diez tasas de natalidad más altas del mundo se encuentran todas en países africanos.

La ONU recomendó destinar más dinero a la anticoncepción y la planificación familiar en Nigeria, aumentando el gasto hasta al menos 35 millones de dólares al año.

El Premium Times de Nigeria señaló la semana pasada que el acceso a los anticonceptivos mejoró en los últimos años, pero las mujeres aún pueden ser acosadas e incluso detenidas por comprar anticonceptivos de emergencia sin receta.

“Cuando un hombre entra en una farmacia para comprar un preservativo, todo el mundo le mira como un niño grande. Pero si una mujer lo intenta, es una prostituta”, dijo la especialista en salud reproductiva Dare Olagoke-Adaramoye.

El Premium Times relató la experiencia de Princess-Ekwi Ajide, directora ejecutiva de una fundación que ayuda a las mujeres maltratadas, que ayudó a denunciar un caso de violación a una agente de policía que asumió que la propia Ajide era la víctima.

“Mira lo que llevas para denunciar un caso. ¿Por qué no te iban a violar?”, dijo la agente, a pesar de que Ajide iba vestida con modestia.

“Una de las cosas que nos preocupan como ONU es que estos avances no se reciben por igual en todos los países. Hay algunos ciudadanos dentro de los países a los que se les niega el acceso a la asistencia sanitaria básica, a la educación, toda la calidad de vida en general se ve afectada negativamente. Vemos esto como una oportunidad para que la comunidad mundial se una para que 8.000 millones de personas tengan una vida de calidad”, dijo Erika Goldson, representante adjunta de Nigeria ante el UNFPA.

El Banco Mundial proyectó en marzo que Nigeria tendría 95,1 millones de ciudadanos viviendo en la pobreza a finales de 2022, frente a una población total de 216 millones. Al menos cinco millones más superaron el umbral de la pobreza debido a los efectos persistentes de la pandemia de coronavirus, lo que pone en entredicho las afirmaciones del presidente Muhammadu Buhari de haber sacado a más de 10 millones de nigerianos de la pobreza en los últimos dos años.

El Banco Mundial criticó la economía nigeriana por ser demasiado dependiente del petróleo, un producto muy volátil que no crea un gran número de puestos de trabajo para los nigerianos.

“Cualquier crecimiento debido a la producción de petróleo no se repartiría necesariamente entre los trabajadores y los hogares: menos del 1% de los nigerianos que trabajan están empleados en la minería y las industrias extractivas, y la proporción es aún menor entre los que proceden de hogares pobres”, observó el Banco Mundial.