https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En medio de la tensión por las PASO, Alberto Fernández prorrogó las sesiones ordinarias y evitó la confrontación

 Minutos antes de partir rumbo a París, Alberto Fernández firmó el decreto para prorrogar las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación hasta el próximo 30 de diciembre.

El presidente decidió finalmente no llamar a extraordinarias, lo que lo hubiera obligado a excluir el proyecto para eliminar las PASO del temario propuesto por el Ejecutivo, que de todos modos casi no tiene chances de avanzar aunque el mandatario no lo bloquee. Así, el mandatario evitó una nueva confrontación interna con el kirchnerismo y el sector que responde a los gobernadores.

De esta forma, una vez que finalice el período de sesiones ordinarias el próximo 30 de noviembre, por decisión del Ejecutivo los senadores y diputados podrán seguir con la actividad hasta fin de año.

Si bien el Gobierno tiene los proyectos de Renta inesperada, Agroindustria y Compre Argentino como prioridad, el hecho de haber extendido las ordinarias habilita a que los legisladores puedan incluir otros temas a discutir durante diciembre.  

En el caso de que hubiera sido una convocatoria a sesiones extraordinarias, solo podían tratarse los proyectos dispuestos por el Poder Ejecutivo. «Prorróguense las Sesiones Ordinarias del Honorable Congreso de la Nación hasta el 30 de diciembre de 2022», afirma el decreto que será publicado mañana en el Boletín Oficial y que lleva las firmas de Fernández y del jefe de Gabinete, Juan Manzur.

El proyecto de Renta Inesperada fue presentado a principios de junio pasado por Alberto Fernández y el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán, pero no logró avanzar en el Congreso. El texto propone gravar la renta inesperada supuestamente generada por el shock de la guerra en Ucrania.

Se trata de una sobre alícuota del Impuesto a las Ganancias de Sociedades de Capital para el ejercicio fiscal 2022, que se aplicará a empresas que cumplan las condiciones en balances finalizados luego de la sanción de la ley y durante un año a partir de esa fecha. El proyecto también tiene pocas chances de prosperar, pese a los deseos del Ejecutivo. Fue rechazado por Juntos por el Cambio y los bloques intermedios que el oficialismo necesita para aprobar la mayoría de los proyectos.

La Ley de Compre Argentino, en tanto, apunta a que en las compras del Estado nacional siempre haya preferencia para que se adquieran productos de fabricación nacional.

La ley de Agroindustria también es buscada por el Gobierno, con el objetivo de lograr una mayor industrialización en la actividad agropecuaria para exportar con valor agregado, a través de la incorporación de inversiones y de mayor tecnología.