https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El Presidente buscó oxígeno con el triunfo de Lula, pero ahora Massa se sumó a las presiones por las PASO

 Alberto Fernández viajó a Brasil sin demoras para saludar a Lula da Silva por su triunfo del domingo en el balotaje brasileño. El encuentro con el presidente electo le permitió ocupar un papel destacado frente a la movida kirchnerista por el cambio de signo político en el principal país de la región. Sin embargo, quedó a la vista que la interna del oficialismo no se detiene. Casi al mismo tiempo en que embarcaba rumbo a San Pablo, Sergio Massa se encargó de sumar presión a favor de la eliminación de las PASO.

El resultado de la elección de Brasil era un dato esperado por el oficialismo en general para alimentar sus expectativas con vistas al 2023. El triunfo de Lula sobre Jair Bolsonaro fue por algo menos de dos puntos y representa un desafío porque el espacio del presidente derrotado tendrá mayoría en el Congreso.

El kirchnerismo especula con que el resultado de la elección brasileña le dé impulso al proyecto de Cristina Fernández de Kirchner, más allá de consideraciones acerca del tipo de alianzas que desplegó Lula da Silva y de su discurso más moderado, sobre todo en el decisivo tramo de la campaña posterior a la primera vuelta.

También Alberto Fernández buscó explotar su relación con el líder brasileño. Fue el único punto compartido con el kirchnerismo, que lo sigue presionando, ahora para que el oficialismo defina una posición unificada sobre la eliminación de las elecciones primarias.

El dato novedoso lo produjo Massa. Coincidió con Cristina Fernández de Kirchner en el cuestionamiento al autorizado aumento de la medicina prepaga. Y en cuanto al tema electoral, sostuvo que el Presidente debería convocar rápidamente a la mesa nacional del Frente de Todos para decidir, sin ventilar posiciones, si avanza o no en Diputados con el proyecto de derogación de las PASO.

El único proyecto formal fue presentado en la Cámara baja por cuatro diputados de fuerzas provinciales aliadas del FdeT. Según las posiciones sostenidas hasta ahora, siete legisladores del oficialismo, la mayoría integrantes de los movimientos sociales aliados del Gobierno, rechazan la movida alentada por gobernadores e intendentes del peronismo.

Juntos por el Cambio ya se pronunció en contra. Y en ese clima de tensión, causó sorpresa la idea de eliminar las elecciones legislativas de medio término expuesta por el ministro Eduardo “Wado” de Pedro. Desde el círculo más cercano al Presidente buscaron tomar distancia. Y la oposición lo criticó con dureza.