https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¡Disfruten de lo que queda de 2022 en los mercados, porque en 2023 se sabrá si el rey va desnudo o no!

 Jornada muy condicionada por la festividad en Wall Street por el Día de Acción de Gracias. Bajo volumen de negociación en las bolsas europeas, y escasa volatilidad. Entre el máximo y el mínimo intradía ha habido muy poco margen, muestra clara de que hoy los inversores han preferido mantenerse al margen, y el lunes ya veremos.

La sesión en las bolsas europeas abría totalmente plana. Los analistas de Link Securities comentaban asía la apertura: “las bolsas europeas abren ligeramente al alza, pero sin gran convicción, en un ambiente de muy reducida actividad al no contar los inversores con la referencia de Wall Street, mercado que, como hemos señalado, permanecerá cerrado. No obstante, la agenda macroeconómica del día trae dos interesantes citas:

i) la publicación en Alemania de los índices de clima empresarial, que elabora el instituto IFO, que se espera hayan mejorado ligeramente en noviembre y

ii) la publicación de las actas del último Consejo de Gobierno del BCE”


Tras la primera hora de negociación, con las bolsas europeas cotizando con alzas de una décima porcentual, conocíamos el índice IFO de confianza empresarial en Alemania. Subió en noviembre a 86,3 frente 85,0 esperado y 84,3 anterior. Especialmente positivo el subíndice de expectativas empresariales en noviembre, que subió a 80 frente 77 esperado y 75,9 anterior.

Buen dato, que se une a una serie de referencias macro que parecen apuntalar la idea de que el pesimismo económico, tanto empresarial como del consumidor, habría tocado fondo.

Las bolsas europeas aumentaron ligeramente las alzas tras esa referencia, aunque debido al poco volumen de negociación por el cierre de Wall Street, la presión compradora era moderada. A media sesión el Eurostoxx 50 subía tres décimas porcentuales, con una diferencia entre máximo y mínimo intradía de apenas 30 puntos.

  • A media tarde conocíamos las actas de la última reunión del BCE. Esto es lo más destacado:
  • Elevado consenso entre los miembros del BCE de que las perspectivas de inflación seguían empeorando.
  • El BCE debe mostrar la misma determinación cuando la inflación estaba por encima del objetivo, contrarrestar una inflación demasiado alta y evitar que se arraigue.
  • Esto es independientemente de una perspectiva de deterioro.
  • El BCE debería continuar normalizando y endureciendo la política monetaria.
  • Podría hacer una pausa si hubiera una recesión profunda y prolongada.
  • Algunos miembros expresaron su preferencia por aumentar las tasas clave en 50 pb.

Básicamente el BCE nos dice que siguen dando prioridad a controlar una inflación desatada y sin perspectiva de que mejore de forma relevante en el corto plazo, pero que podría detener o aminorar la subida de tipos si la zona euro entra en una recesión profunda. Esperar y ver.

Tras las actas del BCE se produjeron declaraciones de varios miembros del Banco Central en la línea de lo que mostraban esas actas. Destacar las de Isabel Schnagel que sin medias tintas lo dejó muy claro: “Tendremos que aumentar aún más las tasas de interés, probablemente en territorio restrictivo”

De ahí al final de la sesión de las bolsas europeas nada destacable. Se mantenían las ligeras alzas, el poco volumen negociado, y la sensación de que, por ahora, y a menos que la situación empeore mucho, se intentará no presionar excesivamente a la renta variable a nivel global para intentar tener un buen final de año.

De cara al 2023 nuestra opinión es que la micro priorizará. Si 2022 fue año eminentemente macroeconómico, donde la evolución de la inflación y del crecimiento, ha marcado los discursos y la evolución de las bolsas, en 2023 será un año de las empresas. Aquellas que consigan sobreponerse a un escenario económico adverso tendrán un buen desempeño, y aquellas en peor forma, más endeudadas, con menores ventajas competitivas que protejan sus ingresos, verán fuertes caídas en sus acciones.

El próximo año se sabrá si el rey va desnudo o no. Si las empresas tienen la capacidad suficiente para sobrevivir a una crisis económica de magnitud, o si son éxitos de un día, como se conoce en los mercados. Pero eso ya lo veremos en unos meses. Por ahora, analicemos como va a ser este final de año tan especial. Aunque para serles sinceros, ¿qué año no ha sido especial de los últimos?




capitalbolsa