https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

“Aunque de manera un poco ecléctica, Argentina se encuentra a la vanguardia de la regulación en lo que respecta a medios de pago, al igual que Brasil”

El panel dedicado a Fintech será uno de los principales atractivos del Marval Legal Forecast, evento que tendrá lugar el próximo 17/11. En ese sentido, Juan Diehl, Head del departamento de Fintech de Marval O´ Farrell Mairal, deja sus impresiones respecto a  la situación del sector en Argentina y el resto de LATAM, así como también analiza las proyecciones/tendencias de cara al 2023.  

 

En los últimos años las Fintech revolucionaron la industria financiera y la banca tradicional, ¿cuáles crees que fueron los puntos centrales de esta disrupción?

 

El gran impacto vino por la ininterrupción e inmediatez de los servicios Fintech. Los usuarios Fintech no acuden presencialmente a un local para evacuar sus consultas o resolver sus reclamos, esperan que la empresa los contacte y que se resuelva cualquier inconveniente de forma rápida y remota. En esta línea, y también debido a regulaciones del BCRA, la industria está virando hacia servicios financieros disponibles 24 hs. por 7 días de la semana: el horario bancario está en vías de extinción.

 

¿Cómo se encuentra el desarrollo de las empresas Fintech en la región?

 

Sumamente activo, proliferando día a día. Una señal de la fortaleza del sector es el hecho de que, luego del recorte de inversiones ocurrido durante fines del año pasado y principios de este, sigan fundándose nuevas Fintech, que apuntan a mercados inexplorados o, incluso, a eficientizar mercados tradicionales. Sin ir muy lejos, estamos viendo un gran desarrollo en todo lo que es la inversión en agro vía la tokenización de activos agropecuarios.

 

La industria no para de generar oportunidades laborales y crecimiento.

 

Pensando en dinamizar la industria y garantizar el desarrollo del ecosistema, ¿cuáles serían los puntos principales a la hora de analizar un marco regulatorio?

 

Como mencioné anteriormente, los jugadores de esta industria requieren, como primera medida, que se los deje de mirar como los malos de la película. En el Reino Unido se implementó el open banking, que parecía un modelo demasiado ambicioso y poco practicable, y, a poco de su implementación, ya se observan los resultados positivos: se han abierto nuevas oportunidades de negocios, como el scoring crediticio basado en hábitos de consumo, y, además, los usuarios cuentan con mejores servicios, a un mejor precio.

 

Toda regulación debe tender a lograr el equilibrio entre fomentar la inversión e innovación en un determinado sector y a su vez regular y establecer exigencias y requerimientos en función de los riesgos de la industria que se pretende regular. Para ello, es sumamente necesario que los legisladores y reguladores conozcan la industria y sus productos y servicios, generando un espacio de diálogo y de elaboración participativa de normas.

 

¿Qué países se encuentran más avanzados a nivel regulatorio en Latinoamérica?

 

Dependerá del vertical al que nos referimos. Diría que, aunque de manera un poco ecléctica, Argentina se encuentra a la vanguardia de la regulación en lo que respecta a medios de pago, al igual que Brasil. Debe pensarse que, por ejemplo, Chile recientemente aprobó su Ley Fintech, aunque, a corto plazo, probablemente no tenga el mismo impacto que podría tener una regulación similar en Argentina, principalmente porque Chile cuenta con un alto índice de bancarización de su población, a diferencia de lo que ocurre en nuestro país.

 

Después diría que la región avanza al unísono: los cambios que dan resultado en un país se miran desde otro y así se continúa avanzando. Además, la mayoría de las empresas tiene operación a nivel regional, lo que va llevando poco a poco las regulaciones de un país a otro. Una especie de polinización Fintech.

 

Por último, el trabajo de las cámaras que agrupan al sector es muy importante. En nuestro país, la Cámara Argentina de Fintech es una parada obligatoria para cualquier desarrollo y discusión de posibles normativas para el mercado. Esto mismo se ve en Brasil, Colombia y demás países de Latinoamérica.

 

Las Fintech han cambiado las bases de la competencia de los servicios financieros, ¿cómo pensás que será en los próximos años la interacción entre la banca tradicional y la banca digital?

 

Las pruebas están a la vista: las Fintech son una realidad y son el futuro de los servicios financieros. De hecho, en nuestro país ya contamos con ejemplos de interacción entre estos dos mundos, solo separados en apariencia. Ejemplos de esto son los bancos enteramente digitales, con licencia bancaria aunque sin sucursales físicas, o bien, una aplicación móvil de pagos, que nuclea a las principales entidades bancarias del país. El desarrollo y el alcance que tenga el open banking (incentivado por la regulación) tendrá un alto impacto en esta interacción.

 

¿Cuáles son los principales desafíos para el sector privado?

 

Como en todo sector en nuestro país, lograr convivir con actores públicos que nuclean gran parte de la demanda. En el sector bancario se ve como los bancos estatales congregan a muchos usuarios. Así, con el advenimiento de las aplicaciones móviles de estos bancos, las Fintech y el sector privado se ven obligados a innovar y competir más ferozmente ya que, de lo contrario, no contarán con la masa crítica necesaria para desarrollar su negocio. En las Fintech, los negocios son en masa o no son.

 

De cara al 2023, ¿cuáles serán las tendencias para la industria Fintech?

 

Vamos a ver cómo, poco a poco, los criptoactivos se consolidan en nuestras vidas. Los comercios empezarán a aceptarlos como medio de pago, no ya mediante tarjetas prepagas que son fondeadas con cripto, pero con transferencias cripto del consumidor al comerciante. Sin dudas va a ser un año muy entretenido, con iniciativas vinculadas a la tokenización de activos, finanzas descentralizadas, etc.

 

También, hay que esperar el dictado de regulación, principalmente en lo referente a lavado de activos, que ya hicieron una primera aproximación durante este año. Espero que cualquier normativa que se dicte tenga en cuenta lo que conversábamos más arriba, que las criptomonedas y las empresas que las utilizan no son adversarios, sino participantes de un mercado que pide tecnificarse día a día. La CNV también ha anticipado un sistema de sandbox y regulación en materia de publicidad de criptoactivos.