https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

En medio de un conflicto por los subsidios al transporte, Diputados avanza con dictamen del Presupuesto 2023

 Cuando, pese a las tensiones razonables entre la oposición y el oficialismo, Diputados se encaminaba a avanzar sin grandes problemas este jueves con un dictamen para el proyecto de Presupuesto 2023, un conflicto en torno a los subsidios al transporte del interior recalentó el debate en la Cámara Baja.

Diputados de Juntos por el Cambio y el Interbloque Federal se reunieron este miércoles y le enviaron una nota a Carlos Heller exigiéndole que este jueves, en la reunión de la Comisión de Presupuesto, se trate primero el proyecto de Emergencia que ya tiene dictamen de la Comisión de Transporte. La iniciativa establece elevar de $46.000 a $59.500 millones el monto de subsidios de 2022 previsto para el transporte del interior, mientras la UTA amenaza con un paro de tres días para la semana que viene.

Durante el debate en comisión, diputados de la oposición y del propio Frente de Todos que responden a los gobernadores reclamaron además que se aumenten también los fondos previstos en el Presupuesto 2023. El proyecto de Sergio Massa prevé una partida de $66.000 millones para el Fondo de Compensación al transporte y el reclamo fue que ascienda a $113.000 millones .En Santiago del Estero, el ministro de Economía acordó con mandatarios del Norte Grande elevarlo a $85.000 millones

Pese a las tensiones, el oficialismo podría avanzar con la firma del dictamen este mismo jueves en la comisión de Presupuesto y Hacienda tal cual lo tenía marcado en su hoja de ruta. La sesión en el recinto se celebrará entre el 25 y 26 de octubre.

Desde el Frente de Todos informaron que hay voluntad de llegar a un acuerdo con la oposición siempre que se mantengan las variables económicas que estiman un crecimiento de la economía del 2%, una pauta inflacionaria del 60% y un descenso del déficit fiscal del 2,5% al 1,9%, que se busca con reducción de gastos y de subsidios. Para la bancada del FDT que conduce Germán Martínez, es clave poder enhebrar acuerdos con los bloques opositores ya que tiene 118 legisladores -117 en condiciones de votar- con lo cual necesita al menos unos quince para tener una mayoría más holgada que supere los 129 votos.

De parte del Poder Ejecutivo ya habría visto bueno para modificar el artículo 90 que hace recaer en las provincias el pago de las deudas que las empresas proveedoras de energía mantienen con CAMMESA para evitar los cortes de servicio.

Además de los subsidios al transporte automotor existían demandas desde Juntos por el Cambio para cambiar los artículos que permiten al Gobierno aumentar las retenciones agropecuarias, otro sobre el blanqueo de capitales destinado a la compra y construcción de viviendas, y la inclusión de una cláusula gatillo para que si sube la recaudación por la inflación subestimada, el Poder Ejecutivo envíe una corrección del Presupuesto al Congreso Nacional.

Si bien existen muchos pedidos de cambio, el Presupuesto ya tienen más del 65% de los fondos destinados a gastos sociales, incluidos los pagos de los diferentes planes de asistencia, así como las jubilaciones y pensiones. Sin demasiado margen para ampliaciones, en medio del ajuste que promueve Economía.

El proyecto tiene como guía el acuerdo alcanzado con el FMI y ratificado por Sergio Massa en Washington, que criticó con dureza el kirchnerismo duro. En el Frente de Todos aseguran que no habrá grandes fisuras a la hora de la votación, pero La Cámpora ha dado sorpresas en el pasado.