https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El silencio (no) es salud: los trabajadores deberán pagar un plus para tener una cobertura médica

 Merced a su mayoría en la Comisión de Presupuesto, los diputados del Frente de Todos suscribieron el dictamen del presupuesto 2023, el cual llevarán el martes próximo al recinto de la Cámara baja. El interbloque de Juntos por el Cambio se abstuvo de firmarlo tras la catarata de modificaciones que, a último momento, incorporó el oficialismo en el texto. Además, el Frente de Todos rechazó cambios en el artículo que otorga facultades al Poder Ejecutivo para modificar las alícuotas de las retenciones al campo, lo que cerró filas en la oposición para no firmar el dictamen. Y se incorporó una propuesta polémica que castiga con un pago extra a los trabajadores que quieran aportar a un plan adicional de salud.

Con el apoyo de bloques aliados y del interbloque Federal –que firmó en disidencia-, el Frente de Todos logró un dictamen de mayoría aunque Carlos Heller, presidente de la comisión, no descartó que se introduzcan nuevos cambios de aquí hacia el debate en el recinto. Por de pronto, el jefe de la bancada, Germán Martínez, logró cerrar filas dentro de la bancada y, tras reforzar varias partidas sociales que habían sufrido recortes en el texto original enviado por Sergio Massa, confirmó el apoyo de aquellos legisladores que revisten en el kirchnerismo y en los movimientos sociales.

“Hemos tratado de alcanzar principios de acuerdo con el propósito de recibir el apoyo mayoritario de los bloques”, enfatizó Heller tras detallar las modificaciones al texto. Uno de los cambios más relevantes que fueron introducidos responde a un reclamo de Juntos por el Cambio: una cláusula que restringe al Poder Ejecutivo la asignación de ingresos extrapresupuestarios de manera discrecional si la inflación supera el 60 por ciento, pauta proyectada en el proyecto.

“Si al 31 de agosto de 2023 la tasa de inflación acumulada superara en un 10 por ciento la meta anual establecida en la presente ley, o si los ingresos del sector público nacional superaran en un 10 por ciento lo previsto para el período acumulado, el Poder Ejecutivo enviará una ley complementaria al Congreso para determinar un nuevo cálculo de recursos y créditos de la administración pública nacional y el plan de gastos para el cuarto trimestre”, reza el artículo incorporado.

Además, el artículo indica que “el proyecto deberá enviarse durante el mes de septiembre de 2023 y tratarse en un lapso de 30 días, no pudiendo el Poder Ejecutivo ampliar el Presupuesto por Decreto de Necesidad y Urgencia en ese lapso”.

“Hoy tenemos un dictamen mejor que el proyecto enviado por Poder Ejecutivo. Es superador”, enfatizó Martínez, quien reprochó la actitud de Juntos por el Cambio de no firmar el dictamen. “Hicimos un enorme ejercicio de incorporar los aportes provenientes de todos los bloques. Tratemos de acompañar y hagamos lo imposible para que la votación en el recinto sea lo más amplia posible”.

Sin embargo, la principal bancada opositora decidió no firmar el dictamen a la espera de obtener más concesiones del Gobierno de aquí al debate en el recinto. “Agradecemos la voluntad de haber incorporado muchas de las cuestiones que fueron planteadas durante estos días de discusión, pero debemos revisar los artículos impositivos que fueron incorporados para poder avanzar”, enfatizó Danya Tavella, de Evolución Radical.

De todas maneras, salvo la Coalición Cívica y el republicano Ricardo López Murphy –que anticiparon que no acompañarán la iniciativa-, tanto Pro como la UCR y Evolución Radical se muestran por ahora dispuestos a avalar en general el proyecto enviado por Massa. En Juntos por el Cambio impera el ánimo general de no dejar al Gobierno sin presupuesto el año próximo.



agencianova