https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Con dólares propios. No habrá impedimento para quienes importen con sus propios dólares

 No regirán las trabas para aquellas empresas que paguen con sus propios dólares; lo anuncian hoy desde el Ministerio de Economía.

En Economía confían en que la medida destrabe muchas operaciones de importación en curso

El Gobierno anunciará hoy que aquellas empresas que hayan elegido la opción de usar sus propios dólares para pagar sus pedidos de importación cargados en el Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA) –que reemplazó al Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI)– tendrán autorizada la operación, con lo cual no se demoraría el ingreso de esos productos.

“Desde mañana [por hoy] los que paguen con sus dólares tienen vía libre para importar”, dijeron a la nacion fuentes del Ministerio de Economía, y agregaron que, una vez que se apruebe el blanqueo para el pago de importaciones contenido en el Presupuesto, también podrán importar libremente los que paguen con sus dólares sin importar el origen.

En el SIRA ya estaba la posibilidad de poner la opción “sin giro de divisas” o “giro con tenencia propia”, pero la novedad es que los pedidos que se fueron cargando en estos días de vigencia desde ahora van a figurar en estado de salida.

Este era un reclamo de muchas empresas que, ante la imposibilidad de acceder a dólares oficiales para importar, pedían pagar con sus propias divisas.

Otra devaluación encubierta

Sin embargo, el inconveniente es que, con este esquema, se estaría validando una suerte de devaluación encubierta, según los economistas, porque los costos de esas empresas van a quedar equiparados al tipo de cambio MEP, lo que podría producir un aumento de precios.

“Lo primero que hay que aclarar es que las empresas usan dólares propios que si los vendieran a la cotización MEP les pagarían casi $300, pero no es que van a ir a comprar dólares a ese valor y con eso ir a pagar las importaciones, sino que son dólares que ya tienen en sus cuentas”, explicó el economista y socio de FMyA, Fernando Marull.

Más allá de esto, Marull dijo que habrá un impacto en precios, sobre todo si se empieza a hacer más frecuente entre las compañías porque quizá no era un mecanismo muy publicitado.

“Esta posibilidad estaba en la comunicación A 7622 [del Banco Central], pero si lo empiezan a usar más empresas y las importaciones van a ir por esta vía, lo van a incorporar a los costos”, agregó.

Ver para creer

En tanto, una fuente del sector importador dijo que lo que dice el Ministerio de Economía acerca de que los permisos tendrán salida es algo que “hay que ver para creer”, y que es injusto que alguien que tiene dinero en cuenta o pueda blanquear dólares acceda. “Siguen incentivando a cometer ilícitos, total cada tanto se perdona. Esta semana seguramente se pedirán las primeras SIRA bajo esta condición e iremos viendo si salen rápido o no. Mi intuición me dice que si alguien de un sector protegido, como un textilero, un juguetero o alguien del calzado, pide pagar con sus dólares propios no se la van a dar tan fácil, porque si no se les vienen encima todos los industriales. Ellos también lo necesitan y tienen más dinero para declarar porque tienen actividad propia dentro del país que pueden manejarla sin declarar. Ahora yo no creo que les den tan rápido las importaciones. Creo que el Gobierno está ganando tiempo”, opinó.

En este sentido, el empresario importador insistió en que que salga a hablar el ministro de Economía, Sergio Massa, es para calmar las aguas, porque hay muchos problemas con las importaciones que no están saliendo. “Esto obedece a un tema de comunicación. No a una realidad”, agregó.

Por otro lado, coincidió con la opinión de los economistas acerca de que es una especie de devaluación.

“Son reglas de juego muy diferentes para todos. El importador que tiene que pagar con sus propios dólares está en extrema desventaja respecto del que puede acceder al tipo de cambio oficial y comercializa un producto similar. Esto genera un montón de desvíos de comercio, un montón de distorsiones. Va a ser muy complejo que la gente pueda competir, que el consumidor se pueda ver beneficiado. Y es una devaluación encubierta. Te están conduciendo a una decisión que no quieren tomar, pero que sería gran parte de la solución porque hoy ya el costo lo tenés implícito: tenés todos los precios desvirtuados, un montón de disparidad de tipos de cambio. Si devaluaran y llevaran todo a cierto orden cambiario se facilita todo: las reglas de juego, la competencia”, enumeró.

Por último, dijo que convalidar el tipo de cambio paralelo es complicado y, además, el importador tiene mucho control impositivo en toda su cadena de valor. “No suele manejar dólares no declarados en una cuenta. En cambio, quizás otra gente, con otro tipo de actividad, pueda tener dólares no declarados porque venden en negro”, cerró.

Fuente: La Nación