https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

ARGENTINA HOY

Como el cine italiano de la pos guerra de la segunda guerra mundial a partir de 1945 con el movimiento narrativo del neorrealismo mostró y reflejó con crudeza las condiciones y transformaciones sociales que vivía Italia, hoy la Argentina exhibe al mundo algo peor y más dramático aún: la destrucción autoinfligida que alcanza a todas las estructuras que conforma el Estado que le dan sustento como Nación.


¿Qué motivó que llegáramos a estas circunstancias? Una de las singularidades que dio identidad a la Argentina fue la existencia de una desarrollada y fuerte clase media que dio sustentabilidad, estabilidad y seguridad económica al país. Durante la década del 70 la misma comenzó a ser sofocada mediante políticas de ataques a la democracia y en particular a la libertad de mercado, estas circunstancias generaron como consecuencia el comienzo de la destrucción de la equidad social que se consuma y evidencia en los actuales índices de pobreza 36,5% que representa a 10.643.749 de personas e indigencia 8,8% que representa a 2.568.671 de personas (datos del INDEC primer semestre 2022)


Esto en el contexto económico, político y social en el que vivimos es motivo de descomposición y disolución social, de incertidumbre, de desorden, de elevados índices de inflación pobreza e indigencia, de confusión e indignación y violencia que soliviantan los ánimos alcanzando niveles que nos colocan en los umbrales de la anarquía, que preanuncian tiempos aciagos a vivir y padecer.


Si analizamos el presente que nos rodea, oprime y domina advertiremos que son realidades sustentadas en mentiras, incapacidad, bajezas, dolo, maldad, egoísmo y corrupción. Este proceso tan particular se manifiesta y evidencia con más intensidad y patetismo entre otras cosas en:


* El déficit fiscal que esta fuera de control y que solo se financia con: endeudamiento interno + emisión = inflación.

* El stock de pasivos monetarios que incluye a las Leliq y Lebac que se ubican en $7,7 billones, más intereses por $5,8 billones según las últimas estimaciones, valores alucinantes en una economía tan cerrada y quebrada como la que tenemos.

* El Banco Central que continúa su descontrolada emisión monetaria incrementando así más la inflación que alcanza niveles sumamente preocupantes, como elemental consecuencia más miseria, marginalidad, atraso, exclusión y emigración, pero el hecho más relevante es que ataca a la medula de la familia y esto nos lleva a la desintegración social.

* Las paritarias laborales todas ya proyectan aumentos del 100% anual.

* La Seguridad que dejo de ser función del Estado para dejar que las mafias y el narcotráfico dominen ciudades y existan zonas liberadas para delinquir.

* La Educación dejo de ser el medio de formar ciudadanos libres pensantes y preparados para afrontar la vida y el futuro, hoy solo es el lugar de adoctrinamiento de niños y jóvenes y el campo de batalla para que dirigentes gremiales corruptos mediante metodologías mafiosas busquen prebendas, negocios y posicionamientos políticos.

* Organizaciones gremiales controladas por dirigentes sindicales vitalicios que con procederes mafiosos y gansteriles extorsionan tanto al gobierno, a empresarios y a sus representados con el solo propósito de acrecentar sus fortunas y posicionamiento político.

* Empresarios que el actual statu quo los beneficia en razón de ello son dóciles, permisivos y condescendientes.

* Una casta política permanente y estable que solo enrocan cargos.

* Una Justicia que según las circunstancias o conveniencia pasa de ser ciega a tuerta.

* Grupos que dicen representar a pueblos originarios como los falsos mapuches son en realidad organizaciones terroristas dirigidas por quienes en la década del 70 pretendieron ser un Estado dentro del Estado y nos llevaron a una guerra fraticida.


En el mientras tanto Sergio Massa el siempre oportunista político ahora como Ministro de Economía mediante unas pocas medidas marginales trata de dar solución a un problema estructural de magnitud, su propósito es solo ganar tiempo en una competencia que gane o pierda siempre resultará perdedor, porque solo en la actual estructura de poder se admite un solo ganador Cristina Fernández


Lo arriba expuesto nos enfrenta con un gobierno inoperante y fracasado, una clase dirigente indolente comportándose como espectadora cuando su rol es jugar y a fondo, pero la vida continúa y la situación día a día se agrava, ¿Cuanto tiempo creemos que podemos permanecer en esta anomia? El mundo no se detiene y nosotros vamos dejando en el camino oportunidades, dilapidando riqueza material y humana, expulsando a los innovadores y creativos y así destruyendo sueños y esperanzas.

No llegamos a comprender que la gran batalla a dar en estos inicios del siglo XXI es la educación con la revolución del conocimiento y la tecnología, insisto no comprender esto es automarginarse del progreso, convertirnos en obsoletos y renunciar al futuro.


Es dramático observar que nuestra clase dirigente atrapada en su propia codiciosa y egoísta ambición no advierte que la realidad los está superando y devorando, que los hechos desnudan sus miserias y que la única realidad es afrontar la situación en toda su magnitud y profundad.


Ahora los jóvenes tienen la oportunidad y el deber de hacer un giro de 180° y encausar a la Argentina en la senda aggiornada a los tiempos, es decir emular a lo que fue la generación del ochenta para su época. Ellos tienen la palabra, en ellos está la responsabilidad de accionar, corregir y modificar este presente, resumiendo este es el desafío histórico que les permitirá tener un futuro de libertad, bienestar, tranquilidad y la satisfacción del goce de la vida.


Diego Lo Tártaro Presidente de IADER