https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Una Justicia "veloz" confirma lo que ya sabíamos todos: encontraron el ADN del agresor de CFK en el arma

 Cuatro amigos de Fernando Sabag Montiel, el detenido por intentar matar a la vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, declararon hoy como testigos en la causa judicial y la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo le secuestraron sus teléfonos celulares para ser peritados. Mientras tanto, las pruebas que llegan al juzgado siguen comprometiendo a Sabag Montiel, más allá de que esté claro que fue detenido “in fraganti”. Una pericia de ADN confirmó que tuvo contacto con la Bersa 32 que le apuntó en la cara a la vicepresidenta. Sus rastros aparecen en el cargador, la empuñadura y el gatillo.

Brenda Uliarte será indagada mañana luego de su detención ayer a la noche cuando se comprobó que el jueves pasado a la noche estuvo con Sabag Montiel en la esquina de Juncal y Uruguay, donde vive la ex Presidenta. Los cuatro amigos se presentaron este mediodía en una dependencia policial y de allí fueron llevados a Comodoro Py. Los investigadores decidieron que declaren como testigos. Lo hicieron pero no trascendieron sus dichos por el secreto de sumario del expediente, aunque sí se supo que le secuestraron los teléfonos celulares para ser analizados.

Los cuatro y Brenda dieron el viernes pasado un reportaje al canal Telefé. “Estamos con mucho miedo porque nos quitan la posibilidad de trabajar y nosotros no tuvimos nada que ver”, dijo en la nota Uliarte que se hizo llamar Ámbar. Allí contó que hacía dos días que no veía a Sabag Montiel pero luego de determinó que el día anterior había estado con él en la esquina del edificio de la vicepresidenta.

“Nos amenazan por redes sociales, nos dicen que nos quieren matar. Es una situación horrible. Esto nos va a joder y nosotros somos laburantes”, expresó en la nota Nicolás, uno de los amigos que se dedican a la venta de algodón de azúcar.

El contenido de la declaración de los amigos quedará bajo análisis de los investigadores para determinar qué puede resultar útil para nuevas medidas de prueba o eventuales imputaciones. Pero también será de utilidad para reconstruir los diálogos e información que puedan tener en sus teléfonos y hagan al vínculo con los dos detenidos.

Por otra parte, Uliarte será indagada mañana. La mujer de 23 años fue detenida ayer a la noche en la estación “Palermo” de trenes cuando era seguida por la Justicia. Tenía su celular intervenido pero de allí no habló sobre el ataque a la vicepresidenta. La Justicia determinó con las cámaras de seguridad que estuvo con Sabag Montiel el jueves a la noche en Recoleta. Habrá que ver mañana cuando se le lea la imputación si la Justicia tiene más pruebas que su presencia.

Uliarte está detenida en la sede policial de la calle General Madariaga, en el barrio porteño de Villa Lugano. Pidió ser asistida por un defensor oficial. Por turno le corresponde Juan Martín Hermida, el mismo que tiene Sabag Montiel. Por ese motivo tiene que definirse si puede representar a los dos o existen intereses contrapuestos.

El celular de la mujer será peritado por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), la misma fuerza que intentó hacer el procedimiento con el de Sabag Montiel. Al celular del principal acusado todavía no se pudo acceder, lo que generó polémica y suspicacia por el accionar del juzgado. También esa repartición se encargará del análisis de los teléfonos de los cuatro amigos, y del conocido que declaró el domingo, Mario Borgarelli, el joven que apareció dando una entrevista televisiva diciendo que a Sabag Montiel lo creía capaz de cualquier cosa.

La fiscalía solicitó realizar una “pericia de la pericia”, es decir establecer qué irregularidades pudieron haber surgido en el procedimiento de intento de extracción de información. De todas maneras, los investigadores confían en poder recuperar la información en las próximas horas. De hecho, ya hay una causa en Chaco en donde un fiscal pudo recuperar el material de un celular similar al del detenido.



agencianova