https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Top criptonoticias de la semana: Binance suspenderá los depósitos y retiros de ETH y tokens ERC-20, Economistas hablan de cripto en Madrid, Ripple responde a acusaciones y más

 By Gustavo Godoy

Son tiempos de una elevada incertidumbre debido a las complejidades de una situación macroeconómica sumamente atípica. Lo que significa que los activos de riesgo están teniendo problemas encontrando su camino por la falta de claridad. ¿La inflación o la recesión? ¿O acaso estanflación? Esta no es una crisis como la crisis inflacionaria de los años 70s. Tampoco es una crisis como el colapso Puntocom de los 2000s. Ni es una crisis como la crisis financiera del 2007-2008. La falta de precedentes crea una dificultad bastante honda a la hora de hacer pronósticos. Porque todos los modelos están emitiendo señales falsas. ¿Por qué? Porque las probabilidades no sirven de mucho en tiempos tan excepciones.

El rally de verano se formó sobre una falsa expectativa. Los inversores asumieron que la política monetaria daría un giro, más pronto que tarde, debido a los avances en torno a la inflación. O sea, se malinterpretó la situación sobreestimando las pequeñas victorias obtenidas. Las últimas declaraciones de Jerome Powell, director de la Reserva Federal de los Estados Unidos, fueron claras y directas. Todavía hay mucho trabajo por hacer. Y, según él, la Reserva no dará un giro antes de alcanzar el objetivo. De hecho, es bastante posible que las medidas necesarias causen algo de “dolor”. Sin embargo, ese “dolor”, al parecer, no habrá titubear a la Reserva. Es decir, las tasas se mantendrán altas, por mucho más tiempo, con o sin recesión.

Bitcoin está teniendo problemas manteniéndose por encima de los $20K. El pesimismo ha vuelto a invadir el mercado después del rally de verano. La desilusión revivió los viejos miedos. Ethereum, por otro lado, está recibiendo mucha atención debido al Merge. El evento ha despertado un optimismo relativo de manera independiente para Ethereum. Pero el resto del mercado no se ha beneficiado de la misma manera. Septiembre promete ser un mes de mucha volatilidad e incertidumbre.

Ahora bien, hablemos, con ojo crítico, de las noticias más importantes de la semana, según Cointelegraph en Español.

Con el tiempo, los reguladores irán reduciendo la ambigüedad regulatoria. Lo que es bastante positivo para los inversores y para el ecosistema en general. Porque eso quiere decir que tendremos más claridad. Con unas reglas de juego claras, el inversor se siente más confiado a la hora de invertir debido al factor predictibilidad. O sea, el riesgo regulatorio disminuye.  

Claro que la regulación no siempre es bienvenida en una comunidad con fuertes inclinaciones hacia el fundamentalismo de libre mercado. Los libertarios de corte más radical seguramente se opondrán a toda medida regulatoria proveniente de un ente gubernamental. Sin embargo, la regulación viene, nos guste o no. De hecho, los usuarios son los primeros en pedir esa claridad tan necesaria. Me temo que el tema regulatorio no es opcional.

Binance suspenderá los depósitos y retiros de ETH y tokens ERC-20 durante The Merge

The Merge seguramente será todo un éxito gracias al nivel de centralización de todo el ecosistema cripto (Bitcoin, incluido). Lo que es bastante irónico. Coinbase y Binance ya han hecho anuncios al respecto. Los demás exchanges, probablemente, harán sus anuncios muy pronto con medidas similares.

Las ballenas son relativamente pocas. Los exchanges son pocos. Los actores son pocos. Muchos hablan de descentralización. Pero, en el fondo, es una descentralización controlada por unos pocos. Para el inversor, esto no es un problema en realidad. De hecho, es una gran tranquilidad. Porque la centralización reduce el caos. Sin embargo, para los defensores de la descentralización absoluta, sí representa un problema a nivel ideológico. Por supuesto que siempre hay maneras de cerrar los ojos en el caso de incongruencias. O sea, siempre se le puede dar la vuelta a la tortilla con excusas y trucos semánticos. En este espacio, lo centralizado se puede volver un paraíso de la descentralización en cuestión de segundos con la narrativa correcta.

Todos los economistas tienen sus propios sesgos. Eso es normal. En especial, esto aplica para las ciencias suaves como la economía que ofrece mucho espacio para la subjetividad. Sin embargo, cuando se dicen cosas como estas: “Toda advertencia con respecto al riesgo y trabajar sobre canales regulados es importante”. Como esto: “Muchos expertos no puede haber si los activos tienen pocos años de antigüedad”. Y como esto: “Es importante formar e informarse”.  Esas declaraciones nos indican que el nivel de seriedad y profesionalismo de los panelistas se ubica por encima del promedio. Aquí hay más objetividad que propaganda. Algo bastante excepcional en este espacio. Sin embargo, algo totalmente necesario.

Cuando una fuente habla de un “pacto secreto” para atacar a la competencia, toda negación por parte del acusado genera una gran duda. Este tipo de acusación (falsa o cierta) siempre despierta sospecha. De hecho, cuando el acusado se muestra sumamente molesto, esa indignación lo hace parecer más culpable ante los ojos del público. Un “pacto secreto” es muy difícil de probar. El problema para Ripple es que un “acto secreto” también es muy difícil de desmentir. Una vez que se despierta la duda, siempre pareces culpable. Y la reputación, nos guste o no, se ve perjudicada.

Ahora bien, ¿cuál es la credibilidad de Crypto Leaks como fuente? Por otro lado, tenemos las posibles implicaciones legales. ¿Hay algo ilegal en las supuestas acciones de Ripple? De todos modos, Ripple es la parte que tiene más que perder en este escándalo. En el imaginario colectivo, la manera de responder a una acusación es tan importante como tu inocencia o culpabilidad. O sea, la reacción de Ripple también será juzgada.

Interesante que una provincia acepte un pago de impuestos y tasas en otra moneda que no sea la moneda de curso legal de su jurisdicción. Una medida de este tipo, obviamente, genera preguntas. Porque uno podría asumir que pagar impuestos en criptomonedas tiene sus implicaciones. Se podría asumir que ya existe una legalidad. Pero esto no está muy claro.

En mayo de este año, por ejemplo, el Banco Central de la República Argentina prohibió a las entidades financieras del país realizar o facilitar a sus clientes operaciones con activos digitales. Sin embargo, ahora se puede pagar los impuestos en criptomonedas en la provincia de Mendoza. Por otro lado, ¿por qué querer pagar impuestos con criptomonedas en un país con controles cambiarios? En lo personal, voy a indagar más sobre el caso argentino, porque no entiendo estas aparentes contradicciones. Me confieso confundido.



cointelegraph