https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Prevalecen las consecuencias de la pandemia en educación y trabajo juvenil en la región

Con el objetivo de generar conocimiento y compartir prácticas que permitan impulsar políticas públicas en favor de las Juventudes y la Transformación Social con foco en Tecnologías, Educación, Deporte para el Desarrollo y Géneros y Disidencias, se desarrolló en la ciudad de Medellín, Colombia, un encuentro para debatir la situación que atraviesan las juventudes de  sectores vulnerables. El evento fue organizado por  la Liga Iberoamericana de organizaciones de la sociedad civil y el Programa Sportic, éste último es una iniciativa del BID Lab del Banco Interamericano de Desarrollo y el Comité Olímpico Internacional, la organización ejecutora es Fundación SES y los aliados locales,  Fundación Esquel de Ecuador y Microempresas de Colombia.

En las jornadas, a las que asistieron jóvenes, docentes y directivos de instituciones educativas vinculados al Programa Sportic en Colombia, autoridades gubernamentales y referentes de la cooperación internacional, de organizaciones sociales y de empresas, fueron transmitidas vía streaming para toda la región, se brindaron conferencias por especialistas en las temáticas, expusieron experiencias de casos aleccionadores e  intercambiaron diálogos que contribuyeron a la construcción de propuestas para políticas públicas. Estas propuestas se plasmaron en un documento, Manifiesto, al cual las personas invitadas presentes se comprometieron a difundir y dar seguimiento en sus ámbitos de actuación. Este manifiesto está disponible en el sitio del evento: www.sportic.org/encuentroregional2022/

Alejandra Solla, Directora de La Liga Iberoamericana y Presidenta de Fundación SES, reflexionó sobre la necesidad de construir un mundo distinto, donde las y los jóvenes tengan voz en la construcción de políticas públicas, y aseguró que: “nos debatimos ante los grandes desafíos del sistema educativo, en sociedades de continuo cambio, que van modificándose día a día. En un contexto de profunda crisis social, política y económica a nivel mundial donde es necesario generar nuevos pactos”. Asimismo, agregó que la crisis socioeconómica a nivel global, producto de la pandemia del COVID-19 y la posterior guerra en Europa, son algunos de los factores que nos lleva a caracterizar este momento histórico como una época de transición, en la que Nuevos Pactos Sociales, Políticos y Económicos deberán desarrollarse para evitar la profundización de las desigualdades y sus consecuencias en la pérdida de los derechos que, en Latinoamérica y el Caribe afectan principalmente a las adolescencias y juventudes.

Por su parte, Barbara Schweizer, referente de Olympism 365 del Comité Olímpico Internacional, sostuvo que tanto el deporte como la tecnología “son las lenguas que hablan los jóvenes”, y es muy importante que se desarrollen en entornos seguros, así como la tecnología debe brindar protección, los atletas deben poder desarrollarse en espacios libres de abusos “cambiar eso en el futuro para todos”, expresó. Asimismo, remarcó que se está trabajando por superar las brechas en materia de género: “el deporte es una materia muy exclusiva y el problema comienza con el acceso, el 80% de las chicas son excluidas de practicar deporte en el mundo entero”. En este sentido, Schweizer afirmó que “para aumentar la participación de las mujeres en las diversas áreas es necesario aumentar la participación en lo social, no vas a ser líder del deporte cuando nunca lo practican, esto sucede también en la tecnología. Tenemos que aumentar el acceso de las mujeres, para aumentar la representación y liderazgo, como atletas, árbitros y como futuros presidentes del Comité Olímpico o Secretarias, o al menos como miembros en el Comité Ejecutivo”.

Victoria Flores, Jefa Interina de División y Movilización de Recursos del Banco Interamericano de Desarrollo, expresó: “Es un orgullo poder ver el impacto que este proyecto tiene en toda Colombia. El Banco dentro de la visión 2025 tiene dos componentes, una es la transformación digital y la inclusión de género y diversidad, componentes claves para pensar el deporte, tecnologia, inclusión, para que mujeres, comunidades indígenas y otros colectivos, que  puedan acceder a estos programas, y que puedan tener impacto y sostenibilidad”

Carlos Fritzen, coordinador general de la Federación Internacional de Fe y Alegría, destacó en su conferencia que “florecen y se renuevan los deseos de justicia, de relaciones más armónicas entre los seres humanos y entre los seres humanos y la naturaleza. Ese interés de justicia, de construir mundos mejores, es justo el interés de la educación que se compromete con las personas, pero también con el mundo. Esta educación busca construir equilibrios entre cuerpo y mente, entre personas y naturaleza. Enseñar y educar, buscando encontrar esos equilibrios es una acción pedagógica realmente auténtica y transformadora. También planteó la necesidad de “continuar construyendo junto a los Estados, al sector privado y, sobre todo, junto a la sociedad civil una educación integral. Una educación que debe permitir a las y los jóvenes no sólo el desarrollo de su razón, sino de sus emociones y de su cuerpo. Una educación que los debe llevar a actuar, a cuidar de sí, a cuidar de las otras y personas a cuidar de la naturaleza. A construir un mundo más justo”. En cuanto a la tecnología sostuvo que “es algo que los seres humanos hemos creado para buscar un bien mayor. Por eso, si somos capaces de descubrir nuevas formas de relacionar la educación integral con la tecnología, estaremos haciendo un gran aporte en la transformación de nuestras sociedades. Acá, específicamente tenemos el desafío a futuro de pensar en nuevas formas de educación que aprovechen lo mejor de la tecnología y lo mejor del contacto físico presencial, que permitan que nuestros esfuerzos educativos sean cada vez más universales, incluyentes y efectivos”.

Por su parte, Laura Chinchilla, ex presidenta de la República de Costa Rica, resaltó la deuda de equidad y cohesión social en América Latina y el Caribe con cifras alarmantes de pobreza, desvinculación de la educación, homicidios, violencia ejercida por la pareja y migración forzada que experimentan niñas, niños y adolescentes. Estos colectivos y las Mujeres fueron los más afectados por la crisis de la pandemia Covid 19. Ante este panorama planteó que el Deporte, la niñez   y la cohesión social es una fórmula ganadora. En efecto, posibilita prevenir la violencia y adicciones, sembrar valores y autoestima, fortalecer la cohesión social y estrategias colaborativas. Afirmó que “el talento joven de nuestra región debe ser la gran fuerza que impulse el progreso en los años por venir. La próxima generación no debe estar destinada a la exclusión, el desempleo, la violencia o la migración forzada que hoy sufren millones de habitantes de la región. Cumplir con los sueños de bienestar y desarrollo de esas generaciones dependerá de las oportunidades que les podamos ofrecer, y ese es el mejor legado que a través del deporte les podemos dejar”. 

Cristina Prego Tramuja, directora de la Asociación civil El Paso de Uruguay, feminista y activista social, explicó que la categoría social Género, establecida para clasificar a las personas, para ordenarlas en grupos, no respeta las necesidades de las personas, no busca su bienestar y no reconoce las diversidades. Produce discriminación, sufrimiento, desvalorización, daña y restringe posibilidades de desarrollo personal y social. Para las mujeres y las identidades disidentes la vida tiene mayores obstáculos. Recordó la agenda global común con relación al objetivo N° 5 de Objetivos de desarrollo sostenible que establece la necesidad de empoderar a las mujeres y niñas para disminuir la desigualdad de género.

Más información en: https://www.sportic.org/encuentroregional2022/