https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Las 4 claves del alegato de Cristina Kirchner: a dónde apunta la estrategia de la vicepresidenta

 La vicepresidenta quiere impulsar una investigación sobre los fiscales que la acusan. ¿Puede desactivar uno de los cargos que le imputan?


En su alegato en la causa "Vialidad", la vicepresidenta Cristina Kirchner dejó 4 definiciones clave de su estrategia de defensa, que entre argumentos jurídicos y evaluaciones políticas, intenta desarmar la acusación de "asociación ilícita" contra su gobierno, accionar legalmente contra los fiscales y desacreditar a nivel social todo el proceso judicial, al que relacionó con el atentado en su contra.

Desde su despacho del Senado, la vicepresidenta presentó durante más de una hora su defensa en calidad de abogada. Mientras que Carlos Beraldi, el letrado que la patrocina, apuntó contra la cuestión procesal y probatoria de la causa, Cristina Kirchner combinó consideraciones políticas y legales y afirmó: "Me siento en estado de indefensión".

El eje de ambos fue el mismo: desacreditar a los fiscales Diego Luciani Sergio Mola y sus argumentos para pedir una condena de 12 años de prisión e inhabilitación de por vida para cargos públicos contra la vicepresidenta por el presunto direccionamiento de la obra pública de Santa Cruz para beneficiar al empresario Lázaro Báez.

No obstante, el alegato de Cristina Kirchner fue un paso más allá. La vicepresidenta pidió investigar por "prevaricato" a los dos fiscales, a quienes acusó de haber desarrollado "increíbles mentiras" al tiempo que le recordó a Luciani que si su gobierno fue una "asociación ilícita", como plantea la acusación, él "no podría ser fiscal en esta causa" porque fue nombrado durante su gestión.

¿Cuáles son las 4 claves del alegato de Cristina Kirchner?

Las críticas de la vicepresidenta contra los jueces del Tribunal Oral Federal 2 (TOF) y especialmente los fiscales Luciani y Mola, sobre quienes volvió a remarcar que "jugaban al fútbol y al paddle en la quinta de (el ex presidente Mauricio) Macri", fue el primero de los ejes de su alegato.

Cristina Kirchner pidió al tribunal que "se extraiga testimonio de todos y cada una de las mentiras de los fiscales contrastadas con la prueba documental, pericial y testimonial que tuvo este juicio", para confrontar "lo que decía el fiscal con los hechos y la prueba obrante en el expediente".

La vicepresidenta lanza una estrategia vía redes sociales para desacreditar la causa 

Para ello citó "tres ejemplos" de lo que consideró "mentiras": la declaración de una testigo que contradijo un documento usado como prueba; la inexistencia según sus abogados del "plan limpien todo" y la omisión de las conversaciones entre el ex secretario de Obras Públicas José López y el empresario Nicolás Caputo, amigo de Macri.

"Estos tres ejemplos demuestran las mentiras en las que incurrió (la Fiscalía) y creo que estamos ante un claro caso de prevaricato, porque no solo los jueces tienen la misión de buscar la verdad sino también los fiscales", subrayó Cristina Kirchner, al tiempo que calificó mordazmente el alegato de Luciani como "artístico", "grandilocuente" e "histriónico".

La segunda clave que da forma a la estrategia de defensa de la vicepresidenta fue el anticipó de que usará toda la documentación que pidió para tratar de desacreditar todo el proceso judicial no en los tribunales, sino ante el público. "Todo esto lo voy a subir a mis redes para que no solo la Argentina sino el mundo pueda observar lo que fue este juicio", advirtió y repitió varias veces.

De esta manera, Cristina Kirchner dio una nueva demostración de que su defensa en la causa no es solo legal, sino también -y eminentemente- política. En ese sentido, en su alegato llegó a cuestionar que los jueces y fiscales sean "mucho más" que la dirigencia política porque a los segundos los elige el pueblo mediante el voto, mientras que a los primeros no. Para la vicepresidenta, esto se contradice con los principios de la democracia, según dio a entender.

Contra la "asociación ilícita": la chicana de Cristina a Luciani

La tercera clave de la extensa ponencia de la vicepresidenta fue el intento por desarmar uno de los cargos que se le imputan: el de "asociación ilícita". A pesar de su convencimiento de que la sentencia en su contra "ya está escrita", Cristina Kirchner sabe que tiene chances de desactivar esa acusación en el tribunal de primera instancia.

Y es que el sistema político en general coincide (aunque no todos lo digan) en que no puede calificarse legalmente como "asociación ilítica" a toda una administración de gobierno surgida de elecciones. Semanas atrás, el dirigente de Juntos por el Cambio Miguel Pichetto se animó a sostener públicamente esta tésis, y le valió algún cuestionamiento interno.

En su alegato, afirmó que si su gobierno fue una "asociación ilícita", Luciani no podría ser fiscal

Con el fin de desactivar ese cargo, la vicepresidenta destacó que el kirchnerismo tuvo tres gobiernos: el de Néstor Kirchner y los dos de ella y señalo que "Luciani y Mola, el Ministerio Público Fiscal, dicen que fueron tres asociaciones ilícitas" pergeñadas "para hacer 51 contratos viales en la provincia de Santa Cruz".

"O sea, Néstor Kirchner, que fue intendente en 1987, gobernador electo en 1991, reelecto en el 1995 y en 1999 hizo todo eso pensando que iba a llegar a la Presidencia de la Nación par hacer 51 obras viales en Santa Cruz a través de la provincia de la que había sido gobernador. Esta sola enunciación bastaría para que nadie pudiera tomar en serio una acusación como esta", disparó.

Y tras calificar como "ilógica" y "absurda" la argumentación de los fiscales, Cristina Kirchner agregó: "¿Por qué debería esperar una cosa aleatoria como es legar a la Presidencia? Y yo diría que, más que aleatoria, (Néstor Kirchner) llegó a presidente de chiripa, en una crisis monumental de la Argentina y donde hasta una semana antes no se sabía si entraba en la segunda vuelta".

En esta línea, la vicepresidenta subrayó que si los tres gobiernos kirchneristas fueron "asociaciones ilícitas", entonces "todo lo actuado en esos 15 años, todos los actos de esa asociación ilícita son ilegítimos" y, en una chicana político-jurídica, lanzó: "Es más, el fiscal Luciani no sería fiscal en esta causa porque (el nombramiento) se lo firmé yo, la ‘jefa de la asociación ilícita’".

¿Qué dijo Cristina Kirchner sobre el atentado?

El alegato formal de Cristina Kirchner se dio en un contexto muy distinto al de la exposición que realizó vía streaming (no en el marco del juicio porque no se le permitió) en agosto para contradecir el pedido de condena que había realizado Luciani un día antes, porque en el medio ocurrió el intento de atentado del 1 de septiembre.

Ese hecho fue la cuarta clave de la estrategia de la vicepresidenta: la vinculación entre la causa "Vialidad", el alegato de Luciani y el ataque perpetrado esa noche por Fernando Sabag Montiel, por el cual están detenidos él, su novia Brenda Uliarte y otros dos sospechosos.

Cristina Kirchner afirmó que la causa creó el "clima" en el que se dio el intento de asesinato por parte de Sabag Montiel   

"Hasta el 1 de septiembre de este año yo pensaba que esto era para estigmatizarme a mí y al peronismo (…) que la intención era proscribirme, denigrarme, calumniarme, pero a partir del 1 de septiembre me di cuenta de que puede haber otra cosa más", afirmó Cristina Kirchner. y agregó: "Porque de repente es como que desde el ámbito judicial se da licencia social para que cualquier pueda pensar y hacer cualquier cosa".

En ese sentido, la vicepresidenta hizo una lista de acusaciones en su contra, criticó el rol de distintos medios de comunicación y recordó varios episodios como el ataque a pedradas contra su despacho del Senado donde ella se encontraba "sin que ninguna fuerza de seguridad, ni las locales ni las nacionales" intervinieran para impedirlo.

Cristina Kirchner mencionó el intercambio de mensajes entre "los dos jóvenes" imputados en la causa por el intento de asesinato posterior al "alegato de Luciani" y remarcó que allí dijeron "ahora se les acabó la joda". Tras ello, afirmó: "Esto es crear un clima".

"Así vamos mal. La Argentina no sale con este Poder Judicial. Y terminen con eso de la impunidad. ¿Qué impunidad? Tengo 5 causas de asociación ilícita", sostuvo la vicepresidenta.

En esa relación que estableció entre el juicio y el

Te puede interesar atentado, la ex mandataria dejó un párrafo para los medios de comunicación por haber mostrado, durante el alegato de Luciani, la puerta de su casa. "La única puerta de casa que se conoce es la de Juncal y Uruguay, la de nadie más. Ahí mismito (sic) donde me quisieron pegar el tiro", agregó.



iprofesional