https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

"La resaca de Jackson Hole rompe el mercado. Esta semana la reunión del BCE será la referencia clave"

 La semana pasada cerró con un saldo acumulado de recortes en la renta variable tanto de Europa como de EEUU (S&P-500: -3,3%; ES-50: -1,6% e IBEX-35: -1,6%). Tras el tono claramente más hawkish/duro adoptado no sólo por la Fed sino también por el BCE en la reunión de Jackson Hole, el mercado descuenta un escenario de tipos de interés más elevados y de forma más prolongada para combatir la inflación (Fed Funds en torno al 4% durante todo 2023) y esto lógicamente afectó a las valoraciones tanto de acciones como de bonos.

Además, en el frente macro, algunas cifras mejores de lo esperado en EEUU como la confianza del consumidor, el ISM o el empleo, sirvieron para que el mercado ahondara aún más en las caídas. Y es que, en la situación actual, se cumple la máxima de “cuanto mejor, peor” y si los indicadores muestran fortaleza de consumo o empleo, esto solo sirve para que el mercado descuente mayor probabilidad de subidas de tipos agresivas por parte de la Fed y del BCE. Por el lado de la Renta Fija, la semana se cierra con subidas de TIRes: T-Note 3,19% (+15 p.b. en la semana) y Bund 1,52% (+13 p.b. en la semana). El diferencial de la curva 2-10 años americana se sitúa en -20 p.b.

:: La alta volatilidad seguirá siendo la nota dominante. A corto plazo las claves son el BCE este jueves, inflación americana la semana próxima (13/9) y la reunión de la Fed la siguiente (21/9).-

La semana comienza hoy con una sesión festiva en EEUU (día del trabajo), y donde por tanto todas las miradas se centrarán en Europa y especialmente en el anuncio por parte de los Tories del nuevo primer ministro británico que sucederá a Boris Johnson al frente del gobierno. A partir de aquí, todo el protagonismo se lo llevará la reunión del BCE (jueves, 14:15h) donde, después las palabras de Schnabel en Jackson Hole y tras conocerse un IPC de la UEM peor de lo esperado (+9,1% vs 9,0% esp. y 8,9% ant.), el mercado asigna ya una probabilidad del 70% a una subida de +75p.b (vs 18% antes de Jackson Hole) y espera otros +100 p.b. adicionales de aquí a final de año.

En el resto de la semana no habrá macro especialmente relevante y sólo destaca la comparecencia de Powell el jueves en un panel sobre política monetaria en Washington donde estaremos atentos a posibles matices sobre los mensajes lanzados hasta ahora. Estaremos también atentos a las materias primas. Rusia corta el suministro de gas a Europa indefinidamente alegando una avería en la única turbina operativa. El anuncio se produce tras conocerse el acuerdo del G7 para topar el precio del petróleo ruso.

Tras una semana de mercado “roto” como la que hemos vivido, no descartamos que las bolsas puedan intentar rebotar en algún momento. Pero en todo caso, debemos ser conscientes de que las próximas semanas van a ser claves y que hasta que tengamos una imagen más clara de las posturas y mensajes del BCE y la Fed, la volatilidad y la incertidumbre van a seguir siendo la nota dominante. En este entorno de crecimiento presionado a la baja, elevada inflación y tipos al alza, creemos que los mercados entran en modo "esperar y ver" e irán más que nunca evolucionando en función de los datos macro que se publiquen -data dependant- (especialmente de inflación, pero también de crecimiento, empleo e índices de confianza). Jackson Hole lo ha cambiado todo y a pesar de las caídas acumuladas creemos que a corto plazo lo más adecuado es mantener un enfoque defensivo mientras los mercados se asientan y digieren este nuevo escenario.




capitalbolsa