https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La pauta estacional de septiembre

 


● Desde 2015 no se veía un cierre tan negativo de agosto en la bolsa. Y ahora llega septiembre, con malas noticias desde un punto de vista estacional.

Octubre es el mes que tiene más mala fama, pero el peor para la renta variable es septiembre.

Se puede observar en la tabla resumen con la rentabilidad media de cada mes del S&P 500 desde 1950 hasta 2021.

El único mes tanto con rentabilidad negativa como en porcentaje de cierres positivos, que se sitúa por debajo del 50 por ciento, es septiembre.

La rentabilidad promedio del mes se sitúa en el -0,53 por ciento. El porcentaje de meses alcistas en el periodo se queda en un 45,83 por ciento.

De los peores meses de septiembre, en el periodo, tenemos la caída de 2002, que fue del -11 por ciento para poner final a la crisis de las puntocom.

Antes, en 2001,  septiembre también había sido demoledor, con un retroceso del -8,17 por ciento.

Más caídas

En fechas más próximas y también comprometidas en periodos de crisis, aparece la de 2008, tras la quiebra de Lehman, cuando se dejó un -9 por ciento.

 En 1974, con la crisis del petróleo, retrocedía un -11,93 por ciento.

El panorama, por tanto, no pinta bien. Además, en septiembre es cuando más falla la pauta del primer día de mes, como se ha visto hoy en los cierres europeos.

El comportamiento a lo largo del mes se suele dividir en dos fases: una primera levemente positiva que se extiende hasta la jornada 11 o 12 del mes.

Y una segunda en la que se acentúan de forma significativa las correcciones. A finales de mes nos encontramos con los mercados en mínimos.

Esta tendencia a veces continúa durante las primeras semanas de octubre.

No hay que olvidar que las pautas estacionales son sólo meras estadísticas y nos sirven para tener referencias y poder ajustar operativas y tácticas.

Pero que no deben imponerse a nuestro criterio estratégico de inversión.


Josep Codina