https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La Fundación Rockefeller gasta millones en investigaciones de psicología del comportamiento para "animar" a más personas a vacunarse contra COVID

 La Fundación Rockefeller, la Fundación Nacional de la Ciencia y otras organizaciones sin ánimo de lucro están invirtiendo millones de dólares en una iniciativa de investigación “para aumentar la aceptación de las vacunas COVID-19 y otras medidas de salud pública recomendadas, contrarrestando la desinformación”.

Traducido de LifeSiteNews.com por TierraPura.org

La Fundación Rockefeller, la Fundación Nacional de la Ciencia (una agencia “independiente” del gobierno de los Estados Unidos) y otras organizaciones sin ánimo de lucro están destinando millones de dólares a una iniciativa de investigación “para aumentar la aceptación de las vacunas COVID-19 y otras medidas de salud pública recomendadas contrarrestando la desinformación”.

Junto con el Consejo de Investigación de Ciencias Sociales (SSRC), la Fundación Rockefeller anunció el mes pasado 7,2 millones de dólares en fondos para el Proyecto Mercurio, lanzado inicialmente en noviembre de 2021, bajo el lema “Juntos, podemos construir un entorno de información más saludable”.

Los fondos apoyarán a 12 equipos de investigadores en 17 países que llevarán a cabo estudios sobre “ciencia social y conductual ambiciosa y aplicada para combatir la creciente amenaza mundial que suponen las bajas tasas de vacunación contra el COVID-19 y la desinformación en materia de salud pública”, dijo la Fundación Rockefeller.

La Fundación Rockefeller y el SSRC afirman que el objetivo del Proyecto Mercurio, cuyo nombre deriva del antiguo dios romano de los mensajes y la comunicación, es reforzar la salud y la seguridad públicas.

Sin embargo, algunos críticos describen el proyecto como uno basado en la “propaganda”, cuyo objetivo es “empujar” a los no vacunados a vacunarse.

Crear un “cambio de comportamiento” dirigiéndose a los escolares y a grupos socioeconómicos específicos

El cambio de comportamiento es el núcleo del Proyecto Mercurio, que concederá becas de investigación de tres años para estimar “las repercusiones causales de la desinformación y la información errónea en los resultados en línea y fuera de línea en el contexto de la pandemia de COVID-19”, incluyendo “los impactos diferenciales entre los grupos sociodemográficos”.

La investigación incluirá “intervenciones dirigidas a los productores o a los consumidores de desinformación, o que aumenten la confianza en la información fiable”.

Algunas de las “intervenciones” ofrecidas por la Fundación Rockefeller incluyen “formación en alfabetización para estudiantes de secundaria” para “ayudar a los estudiantes a identificar la desinformación sobre la vacuna COVID-19”, “equipar a los mensajeros de confianza con estrategias de comunicación para aumentar la demanda de vacunación contra la COVID-19” y “utilizar las redes sociales para compartir mensajes adaptados y desarrollados por la comunidad para aumentar la demanda de vacunación contra COVID-19”.

Esta información, según la Fundación Rockefeller, “proporcionará pruebas sobre lo que funciona -y lo que no- en lugares específicos y para grupos específicos para aumentar la aceptación de la vacunación contra la COVID-19”.

Pero según ZeroHedge, los grupos de investigación financiados por el Proyecto Mercurio “están operando con la intención de adaptar las narrativas de la vacunación para que se ajusten a los diferentes orígenes étnicos y políticos, buscando la llave de las puertas de cada reino cultural y convenciéndolos de que se vacunen”.

El proyecto utiliza “un lenguaje ambiguo y declaraciones de misión” para ocultar, al menos parcialmente, el propósito principal del proyecto de “utilizar elementos de psicología del comportamiento y psicología de masas para entender la resistencia global a los recientes esfuerzos de cumplimiento de la COVID”, informó ZeroHedge.

La “fabricación de propaganda COVID eficaz” es un “tren del dinero” para los investigadores del comportamiento y los psicólogos

En noviembre de 2021, el Proyecto Mercurio recibió una financiación inicial de 7,5 millones de dólares de entidades como la Fundación Rockefeller, la Fundación Robert Wood Johnson, Craig Newmark Philanthropies y la Fundación Alfred P. Sloan para aplicar “los principios de la ciencia a gran escala y en equipo al problema de la demanda de vacunación” durante un período de tres años.

Hasta agosto de 2022, estas entidades han financiado el Proyecto Mercurio con 10,25 millones de dólares.

En junio, el proyecto recibió 20 millones de dólares de la Fundación Nacional de la Ciencia para estudiar “intervenciones para aumentar la demanda de vacunación contra el COVID-19 y otros comportamientos sanitarios positivos”.

La última convocatoria de propuestas del SSRC, bajo los auspicios del Proyecto Mercurio, recibió casi 200 propuestas.

Las propuestas aceptadas proceden de investigadores de países como Estados Unidos, Canadá, Costa de Marfil, Inglaterra, Francia, Ghana, Haití, Kenia, India, Malawi, México, Sierra Leona, España, Ruanda y Tanzania.

Los investigadores estadounidenses representan a instituciones como Carnegie Mellon, Columbia, Duke, Harvard, MIT, Universidad de Nueva York, Rutgers, Universidad de San Agustín, Stanford, UC Berkeley, Universidad del Sur de California, Universidad de Chicago, Universidad de Pensilvania, Universidad de Michigan, Vanderbilt y Yale.

Los títulos de algunos de los proyectos financiados recientemente por el Proyecto Mercurio incluyen:

  • Una decisión difícil: Impactos de la tecnología móvil en la (mala) información de Covid-19 y en la toma de decisiones sobre el comportamiento de protección.
  • Impulsar los refuerzos a escala: Un megaestudio para aumentar la vacunación a escala.
  • Construir un mejor conjunto de herramientas (para combatir la desinformación): Gran proyecto de colaboración para comparar las intervenciones contra la desinformación.
  • Aprovechamiento de las personas influyentes para contrarrestar la desinformación: Soluciones escalables en el Sur Global.
  • Centrarse en las redes de desinformación sanitaria: Intervenciones que transforman las redes para reducir la difusión de la desinformación sanitaria en línea.

Argumentando a favor de la importancia de la investigación del proyecto, Anna Harvey, presidenta del SSRC, declaró:

Con la prevalencia y la rápida evolución de la COVID-19 en todas partes, existe una necesidad apremiante de identificar intervenciones con el potencial de aumentar la aceptación de la vacunación.

Las vacunas sólo son eficaces si se convierten en vacunas; las vacunas son una maravilla científica, pero su potencial no se aprovecha si se dejan en la estantería.

Al describir a los beneficiarios del Proyecto Mercurio, el Dr. Bruce Gellin, jefe de estrategia de salud pública mundial de la Fundación Rockefeller, dijo:

Las ideas de este primer grupo son un ejemplo de la creatividad y la visión del Proyecto Mercurio. Van mucho más allá de las soluciones rápidas, con el objetivo de identificar soluciones sólidas, rentables y significativas que puedan ser ampliamente adoptadas y ampliadas.

Esperamos que un conocimiento mayor, mejor y con base científica sobre lo que tenemos que hacer conduzca a una mayor aceptación de la información fiable, y sirva de poderoso contrapeso a los efectos de la desinformación y la desinformación sobre la demanda de vacunas.

Heather Lanthorn, directora del programa del Proyecto Mercurio, destacó la importancia de aprovechar la comunicación para lograr los objetivos de salud pública:

Los entornos virales, de vacunas y de información están evolucionando rápidamente, pero eso no significa que sea imposible avanzar hacia respuestas más eficaces y equitativas.

Al financiar proyectos sobre el terreno en todo el mundo, este trabajo nos ayudará a entender qué funciona dónde y por qué, y a identificar nuevas formas de aprovechar el poder de la conexión y la comunicación para avanzar en los objetivos de salud pública.

ZeroHedge, sin embargo, rebatió que detrás de toda la retórica, el enfoque del Proyecto Mercurio, es “propaganda, propaganda y propaganda”, y “la base misma de la existencia del Proyecto Mercurio presupone que no se puede confiar en que los individuos decidan por sí mismos sobre la información a la que están expuestos”.

La expectativa es que los individuos “deben ser moldeados para aceptar la narrativa de la corriente principal”, dijo ZeroHedge, mientras se presupone que “la información de la corriente principal o del establecimiento es siempre confiable e imparcial”.

“La fabricación de propaganda COVID efectiva se está convirtiendo en un tren de dinero para los pequeños grupos de investigadores del comportamiento y psicólogos que se suben a bordo”, añadió ZeroHedge.

GAVI: 200 “unidades nudge” mundiales especializadas en aplicar la ciencia del comportamiento a la vida cotidiana

El campo de la ciencia del comportamiento -y un concepto conocido como “nudging”- ocupó un lugar destacado durante los años de la pandemia de COVID-19 y fue muy utilizado por los gobiernos y funcionarios de salud pública de todo el mundo para justificar restricciones y contramedidas a menudo estrictas.

El “Nudging” se definió en un libro superventas de 2008 del economista Richard H. Thaler y el jurista Cass R. Sunstein: “Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth, and Happiness” – como algo que “altera el comportamiento de las personas de forma predecible sin prohibir ninguna opción ni cambiar significativamente sus incentivos económicos”.

Thaler y Sunstein presentaron el nudging como una solución tecnocrática para cuestiones políticas complicadas en las que se percibe la necesidad de fomentar, de forma “voluntaria”, políticas o medidas que de otro modo serían impopulares.

Su trabajo se basó en un documento de 1974 de dos psicólogos israelíes, Daniel Kahneman y Amos Tversky, que, como explica un artículo publicado por GAVI-The Vaccine Alliance, “fue pionero en el estudio de los atajos mentales en los que se basan los seres humanos para tomar decisiones, conocidos como heurística”.

Como ya informó The Defender, la Fundación Rockefeller también es socia y miembro del consejo de administración y donante de GAVI, junto con el FEM, la Fundación Bill y Melinda Gates y la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, que organizó el Evento 201, que simuló la propagación de un coronavirus justo antes de la pandemia real de COVID-19.

En 2010, el gobierno del Reino Unido creó el Behavioural Insights Team, inicialmente dentro del Gabinete del Gobierno, antes de que se escindiera como empresa privada en 2014. Un año más tarde, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitió una orden ejecutiva para promover la utilización de la ciencia del comportamiento en la formulación de políticas federales.

Según GAVI, “a nivel mundial, ahora hay más de 200 equipos, o unidades de nudge, que se especializan en la aplicación de la ciencia del comportamiento a la vida cotidiana”.

COVID-19, y la respuesta a la misma, no fue una excepción. Tony Jiang, de HRW Healthcare, describió los nudges como “un conjunto de herramientas políticas que utilizan conocimientos psicológicos para intentar motivar a las personas a adoptar ciertas acciones/comportamientos deseados, sin tener que aplicar leyes estrictas, prohibiciones o castigos”, y como un medio para “motivar a las personas a tomar decisiones responsables, preservando la libertad individual”.

Según Jiang, “al principio de la pandemia, para fomentar comportamientos seguros frente al COVID, los codazos conductuales eran la política preferida por los gobiernos del Reino Unido, Estados Unidos y Australia”.

Según Jay Van Bavel, profesor asociado de psicología de la Universidad de Nueva York, “cuando las infecciones por COVID-19 crecieron exponencialmente en 2020, los científicos del comportamiento quisieron ayudar. Los empujones presentaban una posible vía para controlar el virus, sobre todo en ausencia de vacunas y tratamientos basados en la evidencia”.

Van Bavel, junto con Sunstein y otros 40 investigadores, publicaron en 2020 un artículo en Nature en el que presentaban formas en las que la ciencia del comportamiento y el nudging podrían contribuir a los esfuerzos para combatir el COVID-19, entre otras cosas, fomentando una mayor confianza en el gobierno y luchando contra las “teorías de la conspiración”.

Como explica GAVI, “a medida que los científicos aprendían más sobre cómo se propagaba el coronavirus… los gobiernos sabían lo que querían que hicieran sus ciudadanos, pero todavía tenían que pensar cuidadosamente en cómo animar a la gente a cambiar su comportamiento. Ahí es donde los nudges podrían ayudar”.

Esto se evidenció, por ejemplo, en un documento del gobierno del Reino Unido del 14 de marzo de 2020, publicado aproximadamente dos semanas antes de que el gobierno del Reino Unido impusiera un bloqueo a nivel nacional.

El documento presentaba el papel que desempeñaría el Grupo Asesor Científico para Emergencias en el asesoramiento de la respuesta del gobierno del Reino Unido.

El documento hacía referencia a la pandemia de gripe porcina de 2009-10 y al asesoramiento que el grupo asesor recibió en su momento de un subgrupo conocido como Grupo Científico de la Gripe Pandémica sobre Comportamiento y Comunicaciones. Este grupo se volvió a convocar el 13 de febrero de 2020, centrándose exclusivamente en la psicología del comportamiento.

Según el documento, al grupo “se le pidió que proporcione asesoramiento para anticiparse y ayudar a la gente a adherirse a las intervenciones recomendadas por los expertos médicos o epidemiológicos”, concluyendo que el gobierno del Reino Unido debería “proporcionar razones claras y transparentes para las diferentes estrategias que podrían adoptarse”.

El grupo aconsejó al gobierno del Reino Unido que “para aumentar la confianza en las intervenciones y la adherencia a las mismas, debería proporcionar razones claras y transparentes sobre las estrategias que se han seleccionado y las que no… y llevar a cabo una investigación rápida sobre la mejor manera de ayudar a las personas a adherirse a las recomendaciones”, al tiempo que sugería “comportamientos que reduzcan el riesgo”.

Otros estudios realizados en el periodo 2020-2021 también destacaron el papel potencial que podrían desempeñar el nudging y la psicología del comportamiento en relación con la COVID-19.

Por ejemplo, un estudio de 2021 demostró que el envío de mensajes de texto a los pacientes antes de las visitas programadas de atención primaria aumentaba las vacunaciones contra la gripe en un 5%, mientras que otro estudio de 2021 descubrió que la misma estrategia impulsaba las citas de vacunación contra la COVID-19 en un 6% y las vacunaciones reales en un 3,6%.

Otro estudio de 2021, también publicado en Nature, descubrió que “los empujones conductuales aumentan las vacunaciones de COVID-19”, argumentando que “superar las dudas sobre las vacunas… requiere estrategias de comunicación efectivas” y descubriendo que “inducir sentimientos de propiedad sobre las vacunas” puede ayudar a aumentar la aceptación de las mismas.

La Fundación Nacional de la Ciencia ofreció subvenciones de 200.000 dólares para la investigación en este campo, mientras que el SSRC también lanzó una convocatoria de propuestas, recibiendo 1.300 solicitudes aunque sólo tenía fondos suficientes para 62.

Sin embargo, a medida que la pandemia avanzaba y que las cifras de vacunación acababan por estancarse, la estrategia de los empujones empezó a cuestionarse.

Dena Gromet, directora ejecutiva de la Behavior Change for Good Initiative de la Universidad de Pensilvania, dijo que el nudging sólo es eficaz si los individuos ya están inclinados a realizar la acción que se les recuerda o se les anima a realizar.

El nudging, por tanto, fue suplantado por los mandatos de vacunación.

De hecho, esas “medidas más estrictas” fueron defendidas por Richard Thaler, uno de los creadores del concepto de nudging. En un artículo de opinión publicado en agosto de 2021 en el New York Times, Thaler pedía medidas más estrictas para los no vacunados, como pasaportes de vacunación y aislamiento, medidas que describió como “empujones” en lugar de codazos.

Dos estudios realizados por investigadores del King’s College de Londres también ponen en duda la eficacia de los empujones para cambiar comportamientos y actitudes en relación con la COVID-19.

En particular, la página dedicada a COVID-19 en el sitio web del Behavioral Insights Team, que había desempeñado un papel clave en el asesoramiento al gobierno del Reino Unido sobre sus contramedidas relacionadas con COVID-19 al principio de la pandemia, no ha presentado una nueva publicación desde el 28 de abril de 2021.

Sin embargo, algunos creen que aún queda un papel para el asesoramiento a medida que el mundo entra en una “nueva fase” de la pandemia de COVID-19. Tony Jiang sostiene que “a medida que se relajan los mandatos, se requiere una mayor confianza en el cumplimiento individual si queremos prevenir brotes masivos en el futuro”.

“Esto hace que el papel de los nudges y la ciencia del comportamiento sea cada vez más crucial”, dijo, sugiriendo que en el futuro los nudges pueden utilizarse para fomentar el uso de mascarillas, la vacunación y los refuerzos.

Jiang propuso sugerencias como las mascarillas personalizadas que “pueden estar más de moda” y, en el caso de las vacunas, el papel potencial de los “incumplimientos”, en los que “la gente se inscribe automáticamente para recibir un refuerzo y debe cancelar deliberadamente la cita programada si no desea recibirlo”.