https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

El kirchnerismo busca mantener centralidad: la autonomía porteña se convirtió en el nuevo frente de batalla con la oposición

 Cristina Kirchner sigue marcando la agenda política y el ritmo de las disputas entre el oficialismo y la oposición. Durante una reunión con legisladores del Frente de Todos (FdT) en el Congreso Nacional, la Vicepresidenta consideró que, tras los disturbios del fin de semana en Recoleta, era necesario «replantear» la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires.

«De repente, una policía política (la de la Ciudad de Buenos Aires) se ha apoderado de la seguridad de las calles. Esto debe ser replanteado. Primero porque la Constitución no habla de autonomía, habla de que se dicte un estatuto y además porque creo que esta ciudad es de todos los argentinos», sostuvo la Vicepresidenta.

Lo cierto es que el oficialismo no tiene ni cerca el peso necesario en el Congreso para avanzar con una reforma de la Constitución -que permitiría discutir la autonomía porteña- ni modificar la norma que reguló el artículo constitucional que equipara a la Ciudad de Buenos Aires con el resto de las provincias nacionales. Pero el discurso le sirvió a la Vicepresidenta para unificar al oficialismo en un enemigo común, sobre todo a los gobernadores del Frente de Todos.

Y los mandatarios empezaron a aprovechar. El de La Rioja, Ricardo Quintela, consideró que «es urgente replantear la autonomía de la ciudad frente a los marcados desequilibrios del jefe de Gobierno porteño (Horacio Rodríguez Larreta)». En los últimos meses, la Liga de los gobernadores peronistas hizo de la Ciudad uno de sus principales blancos.

También hubo apoyos en el Gabinete, como el del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, y funcionarios nacionales como el interventor de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Agustín Rossi, que afirmó hoy que la Policía de la Ciudad está «claramente politizada en el antiperonismo» y sostuvo que «hay que revisar los niveles de autonomía» del territorio porteño.

Pese a que en la oposición consideran que Cristina Kirchner busca generar una «cortina de humo» en medio de la crisis económica y el ajuste, los principales referentes de Juntos por el Cambio salieron al cruce de las declaraciones de la Vicepresidenta.

«Para empezar, Cristina se sacó la careta con lo de la autonomía de Buenos Aires. Dijo lo que ya venía insinuando y es que ella quisiera controlar y manejar la ciudad de Buenos Aires», señaló Rodríguez Larreta.

«Yo le digo a los porteños que nos vamos a defender y que no hay manera de que Cristina Fernández de Kirchner se quede con el manejo de la Ciudad», agregó.

Por su parte, la diputada nacional y exgobernadora bonaerense María Eugenia Vidal expresó: «¿Saben qué le molesta al kirchnerismo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires? Les molesta que no los vota, que abre escuelas cuando ellos las cierran, que la vacunación es justa, que no hay privilegios».