https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

¿El indicador de Buffett dice que los mercados van a colapsar?

 El Indicador Buffett es una medida de valoración que compara la capitalización del mercado de valores con el Producto Interior Bruto. Uno de los favoritos de Warren Buffett, el indicador se encuentra por debajo de 2,44 veces la capitalización de mercado del PIB.

Ese número no significa mucho por sí solo, pero es sorprendente cuando se coloca en un contexto histórico. Incluso después de la reciente caída de los mercados, la proporción sigue siendo una de las más altas registradas, por encima del nivel de 2,11 registrado durante la burbuja de las puntocom de 2000, y considerablemente elevada en comparación con el promedio desde 1950.

Desde 2009, las repetidas intervenciones monetarias y las políticas de tipos de interés cero han llevado a muchos inversores a descartar cualquier medida de "valoración". El razonamiento es que, dado que no hubo una correlación inmediata, el indicador está equivocado.

El problema es que los modelos de valoración no son, y nunca tuvieron la intención de ser, "indicadores de sincronización del mercado". La gran mayoría de los analistas asume que si una medida de valoración alcanza algún nivel específico, significa que:

1. El mercado está a punto de colapsar y;

2. Los inversores deben estar 100% en efectivo.

Tal cosa es incorrecta. Las medidas de valoración son solo eso: una medida de la valoración actual. Más importante aún, cuando las valoraciones son excesivas, es una mejor medida de la "psicología del inversor" y la manifestación de la "teoría del mayor tonto".

Lo que sí proporcionan las valoraciones es una estimación razonable de los rendimientos de las inversiones a largo plazo. Es lógico que si paga de más por una corriente de flujos de efectivo futuros hoy, su rendimiento futuro será bajo.

- Por qué el indicador Buffett es valioso

Si bien a menudo se pasa por alto, el Indicador Buffett nos dice mucho, ya que mide la "Capitalización de mercado" al "PIB". Para entender la importancia relativa de la medida, debemos entender el ciclo económico.

La premisa es que en una economía impulsada aproximadamente en un 70% por el consumo, las personas deben producir para tener un cheque para consumir. Ese consumo es de donde las corporaciones obtienen sus ingresos y, en última instancia, sus ganancias. Si ocurre algo que conduce a una menor producción, todo el ciclo se invierte y conduce a una contracción económica.

El ejemplo es simplista, ya que muchos factores afectan la economía y los mercados a corto plazo. Sin embargo, el crecimiento económico y las ganancias corporativas tienen una correlación histórica a largo plazo. Por lo tanto, si bien es posible que las ganancias crezcan más rápido que la economía en ocasiones, es decir, después de la recesión, no pueden superar la economía indefinidamente.

Desde 1947, las ganancias por acción han crecido un 7,72% anual, mientras que la economía se ha expandido un 6,35% anual. Una vez más, la estrecha relación entre las tasas de crecimiento debería ser lógica. Tal es particularmente el caso dado el papel significativo que tiene el gasto en la ecuación del PIB.

Por lo tanto, el Indicador Buffett nos dice que la sobrevaloración no es sostenible cuando la capitalización de mercado de las acciones crece más rápido de lo que el crecimiento económico puede soportar. Por lo tanto, un índice de capitalización de mercado (el precio que los inversores están dispuestos a pagar multiplicado por el número total de acciones en circulación) superior a 1,0 está sobrevalorado y por debajo de 1,0 está infravalorado. Hoy, los inversores están pagando casi 2,5 veces lo que la economía puede generar en ingresos y ganancias.

¿Ese exceso de valoración significa que el mercado de valores va a colapsar? No.

Sin embargo, existen implicaciones significativas que los inversores deberían considerar.

- Valoraciones y rentabilidades futuras

Como siempre es el caso, mientras que las valoraciones son un terrible indicador de "momento del mercado", son un excelente predictor de rendimientos futuros. Anteriormente cité a Cliff Asness sobre este tema en particular:

“Los rendimientos promedio futuros a diez años caen casi monótonamente al comenzar el aumento de PER Shiller. Además, a medida que aumentan los PER iniciales de Shiller, los peores casos empeoran y los mejores casos se debilitan.

Si el PER de Shiller de hoy es 22.2, y su plan a largo plazo exige un rendimiento nominal del 10% (o con la inflación actual de alrededor del 7-8% real) en el mercado de valores, básicamente está apoyando el mejor caso absoluto de la historia.

Podemos demostrarlo si observamos los rendimientos totales futuros a 10 años frente a varios niveles de ratios PER históricamente.

El siguiente gráfico utiliza la capitalización de mercado de Willshire 5000 frente al PIB y se calcula sobre datos trimestrales.

No es sorprendente que, como cualquier otra medida de valoración, las expectativas de rendimiento a futuro sean sustancialmente más bajas durante los próximos diez años que en el pasado.

- Los fundamentos no importan hasta que lo hacen

En el “calor del momento”, los fundamentos no importan. Como se dijo, son malos indicadores del momento en el que invertir.

En un mercado donde el momentum impulsa a los participantes debido al "miedo a perderse algo (FOMO)", los fundamentos se ven desplazados por sesgos emocionales. Tal es la naturaleza de los ciclos del mercado y uno de los principales ingredientes necesarios para crear el entorno adecuado para una eventual reversión.

Fíjense, dije eventualmente.

Como dijo una vez David Einhorn:

“Los alcistas explican que las métricas de valoración tradicionales ya no se aplican a ciertas acciones. Los largos confían en que todos los demás que tienen estas acciones entienden la dinámica y tampoco venderán. Con los poseedores de acciones reacios a vender, las acciones solo pueden subir, aparentemente, hasta el infinito y más allá. Hemos visto esto antes.

No hubo ningún catalizador que sepamos que hiciera estallar la burbuja de las puntocom en marzo de 2000, y no tenemos un catalizador en particular en mente ahora. Dicho esto, el techo será el techo y es difícil predecir cuándo sucederá”.

Además, como dijo anteriormente, James Montier:

“Los argumentos actuales sobre por qué esta vez es diferente están envueltos en la economía del estancamiento secular y los caballos de batalla de las finanzas estándar como el modelo de prima de riesgo de acciones. Si bien esto puede dar una apariencia de respetabilidad a esas palabras peligrosas, tomar los argumentos al pie de la letra sin considerar la evidencia me parece, al menos, ser un vínculo común con las burbujas anteriores”.

Las acciones están lejos de estar baratas. Según el modelo de valoración preferido de Buffett y los datos históricos, es probable que las expectativas de rendimiento para los próximos diez años sean negativas como lo fueron para los diez años posteriores a finales de los 90.

Los inversores harían bien en recordar las palabras del entonces presidente de la SEC, Arthur Levitt. En un discurso de 1998 titulado “El juego de los números”, afirmó:

“Si bien las tentaciones son grandes y las presiones fuertes, las ilusiones en números son solo eso: efímeras y, en última instancia, autodestructivas”.

De todos modos, hay una verdad sencilla.

“La bolsa de valores NO es la economía. Pero la economía es un reflejo de lo que respalda los precios más altos de los activos: los beneficios de las empresas”.

No, el Indicador Buffett no significa que los mercados definitivamente colapsarán. Sin embargo, existe una expectativa más que razonable de decepción en los rendimientos futuros del mercado.



capitalbolsa