https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Alberto Fernández busca recuperar protagonismo político con su visita a Nueva York: FMI y Naciones Unidas

 Alberto Fernández hablará este martes ante la asamblea general de las Naciones Unidas. La visita a Nueva York comenzó ayer: se concretó el encuentro con Kristalina Georgieva, luego de que el FMI informara que en las próximas horas será formalizada la aprobación de la segunda revisión del acuerdo. Ese es considerado un dato central luego de las reuniones que mantuvo hace apenas una semana el ministro Sergio Massa.

El Presidente calificó como “constructiva” la reunión que mantuvo con la directora gerente del FMI, para ratificar los compromisos firmados por el Gobierno. Dijo además que le pidió nuevamente a Georgieva una solución al «problema de los sobrecargos» financieros, una distribución «más justa» de los DEG y la creación de un Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad.

«Mantuve una constructiva reunión de trabajo con la directora del FMI, @KGeorgieva, en el Consulado Argentino en Nueva York», escribió Alberto Fernández en su cuenta de Twitter. Y sostuvo que Georgieva «se mostró optimista y elogió el avance del programa» económico del Gobierno.

El Presidente encabezó luego una actividad en el Consulado argentino en Nueva York. Allí fue inaugurada la muestra fotográfica «ESMA Memoria Argentina para el Mundo», que busca que la Unesco declare a ese museo como «Patrimonio Cultural de la Humanidad».

«Vivimos un tiempo singular donde, una vez más, se renuevan las posiciones más extremas y los violentos, y el peor fascismo», planteó el mandatario al hacer referencia al atentado sufrido por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner el 1° de septiembre frente a su casa, en Recoleta.

Mientras tanto, el foco político fue colocado por la ex presidente en la causa Vialidad. Cristina Kirchner destacó el primer tramo del alegato de su defensa y volvió a cargar contra los fiscales, que pidieron doce años de condena por el manejo de la obra pública adjudicada a Lázaro Báez.

El kirchnerismo sigue de cerca el impacto del caso y analiza movilizarse el viernes, para el cierre del alegato, que podría estar a cargo de la propia ex presidene.