https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

162 Científicos que trabajaban para una base de investigación nuclear de alto nivel de EE.UU. ahora trabajan para el Partido Comunista chino

 Traducido de NaturalNews.com por TierraPura.org

(Natural News) Un informe de una empresa de inteligencia reveló que 162 investigadores de una importante instalación nuclear estadounidense han sido contratados por el Partido Comunista Chino (PCCh) para realizar investigaciones. Gran parte de la investigación que están realizando es tecnología militar china avanzada, lo que constituye una grave amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

El informe fue publicado recientemente por Strider Technologies, una empresa de inteligencia estratégica con sede en Salt Lake City. La empresa informó del esfuerzo sistemático del gobierno chino para colocar a científicos chinos en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, donde Estados Unidos desarrolló por primera vez las armas nucleares. Muchos de los científicos fueron atraídos posteriormente a China para ayudar a realizar avances en tecnologías como puntas de guerra de penetración profunda en la tierra, misiles hipersónicos, submarinos silenciosos y aviones no tripulados.

El laboratorio de Los Álamos es una de las mayores instituciones científicas y tecnológicas del mundo. Sus científicos realizan una gran cantidad de investigaciones para el ejército y otros aspectos de la seguridad nacional estadounidense. Estos científicos también investigan mucho sobre la exploración espacial, la fusión nuclear, la nanotecnología y la supercomputación. 

Según Strider, los 162 científicos fueron contratados por el PCCh durante los últimos 35 años y muchos de ellos pasaron a realizar investigaciones militares de alto nivel. Al menos uno de los científicos que ahora trabaja para Beijing tenía previamente una autorización de seguridad Top Secret para el Departamento de Energía.

Los científicos recibieron hasta un millón de dólares por su participación en “programas de talento” organizados por el PCCh. Estos programas estaban diseñados para reclutar a científicos chinos que trabajaban en el extranjero para que regresaran a China.

Greg Levesque, cofundador de Strider y principal autor del informe, señaló que el programa de transferencia de talento “supone una amenaza directa para la seguridad nacional de Estados Unidos”.

“China está jugando un juego para el que no estamos preparados, y tenemos que empezar a movilizarnos de verdad”, añadió.

La tecnología china avanza a una velocidad récord gracias a los científicos formados en Estados Unidos

Strider es sólo la última empresa que ha dado la voz de alarma sobre los peligros de estos programas de fuga de cerebros. Funcionarios actuales y antiguos de los servicios de inteligencia de EE.UU. dijeron que el informe de Strider muestra cómo el gobierno chino ha estado utilizando los programas de transferencia de talento para adquirir tecnología crucial para ayudar a construir sus capacidades militares.

De los 113 investigadores postdoctorales y miembros del personal permanente de Los Álamos que ahora trabajan para el PCCh, más del 79 por ciento de ellos fueron seleccionados para participar en programas de talento. Estos investigadores contribuyen ahora directamente al avance de las tecnologías armamentísticas del PCCh, incluyendo el desarrollo de motores a reacción, cabezas nucleares, vehículos no tripulados, submarinos furtivos y el programa hipersónico del PCCh.

Uno de esos investigadores es Chen Shiyi, actual presidente de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Guangdong (China). Chen fue investigador postdoctoral en Los Álamos de 1987 a 1990 y volvió a trabajar para el gobierno chino en 2005.

A través de Chen y de la red de investigadores que pudo establecer, al menos otras 25 personas han pasado a trabajar en el desarrollo de la tecnología militar china. Entre ellos se encuentra Zhao Yusheng, que trabajó en la investigación de cabezas nucleares de penetración profunda en la tierra en el gobierno de Estados Unidos con una subvención de 19,8 millones de dólares financiada por los contribuyentes. Zhao está ahora afiliado a la Academia China de Ingeniería Física, que es la principal organización del PCCh para realizar investigaciones sobre armas nucleares y de otro tipo.

“Nadie puede decir que esto no es un asunto de seguridad nacional”, remarcó Bill Evanina, que trabajó como alto funcionario de contrainteligencia para el gobierno federal desde 2014 hasta 2021. “Porque desde la hipersónica hasta las capacidades acústicas y las cabezas nucleares, estamos perpetrando la capacidad de que los adversarios utilicen armas contra nosotros. Y eso es difícil de digerir para cualquier estadounidense”.