https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Un hospital cubano lanzó un proyecto para atención al autismo y recibe el premio Eureka

 Hace algunas semanas el proyecto para la atención temprana e integral a niños con trastornos del espectro autista (TEA) recibirá un premio mundial. La idea fue desarrollada en Cuba, por el equipo nacional de atención integral del Hospital Pediátrico Universitario Borrás-Marfán, que busca mejorar la calidad de vida de las personas con autismo.

El Premio Mundial de la Ciencia Eureka 2022 será entregado en el marco del Día de la Infancia, por Orlando Terré Camacho, el presidente del Consejo Mundial de Académico e Investigadores Universitarios (COMAU).

El proyecto promete brindar nuevas herramientas para la implementación de una atención integral al niño con autismo y su familia con un equipo interdisciplinario, que evalúa y diagnostica con el fin de intervenir con diferentes terapias. En concreto, se implementará la realización de una consulta especializada, un programa de intervención y la integración de recursos humanos, materiales y tiempo, que harán el proceso más económico y efectivo.

Yoysy Rondón, una de las encargadas de llevar a cabo el proyecto, anunció que desde el hospital han logrado una digitalización completa de las historias clínicas. Actualmente, también trabajan para crear redes profesionales que beneficien y mejoren la atención integral de forma interdisciplinaria, además de buscar una mayor concientización social.

Por otro lado, detalló que intentan incorporar a profesionales de la pedagogía para poder brindar más y mejores herramientas que agilicen el diagnóstico temprano y puedan apoyar a los niños a lo largo de su vida, en cada una de las etapas.

autismo

Otra de las investigadoras del Hospital Pediátrico Universitario Borrás-Marfán destacó la importancia que tiene el premio Eureka para la institución médica y para el trabajo que hay detrás de cada estudio e investigación. También aseguró que esto los motiva para que el proyecto sea sostenible en el tiempo, además de poder implementar mejoras y llevar un paso más adelante la detección temprana de autismo en los niños cubanos y de todo todo el mundo.

Así mismo, los investigadores comentaron que la idea se puso en práctica en medio de la crisis sanitaria por la pandemia del COVID-19. Los resultados fueron contundentes y lograron demostrar el impacto que este periodo de cuarentena y restricciones tuvo sobre los niños, como consecuencia de una menor posibilidad de desarrollo de su personalidad.



borderperiodismo