https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Un centro nuclear en Bolivia, uno de los mayores proyectos de la estatal rusa Rosatom en América Latina, estará totalmente operativo para 2025

 Recientemente Rosatom ya ha puesto en marcha la operación de prueba de las primeras instalaciones industriales del centro.


La corporación estatal rusa Rosatom puso en marcha el 5 de agosto en Bolivia la operación de prueba de las primeras instalaciones industriales del Centro de Investigación y Desarrollo de Tecnología Nuclear (CIDTN), en la ciudad de El Alto. Según las evaluaciones, el funcionamiento pleno de este proyecto, uno de los mayores de Rosatom en América Latina, comenzará en 2025. 

La primera instalación es el Complejo Ciclotrón-Radiofarmacia y Preclínica (CCRP), que proporcionará a los centros de medicina nuclear bolivianos radiofármacos para ensayos clínicos, lo que permitirá que más de 5.000 pacientes al año se sometan a exámenes médicos con medicamentos avanzados. 

"Ya hoy, en el Complejo del Ciclotrón, los estudiantes bolivianos que han superado el ciclo completo de formación reciben fluorodesoxiglucosa, un radiofármaco muy importante para el diagnóstico de enfermedades oncológicas", declaró Yevgueni Pakermanov, presidente de Rusatom Overseas, compañía que realiza el proyecto.

Añadió que "por primera vez en la historia de Bolivia" se logró obtener tecnecio, un elemento que por dificultades tecnológicas se puede producir solo en unos pocos países del mundo. Según Pakermanov, tras la terminación de todas las pruebas y la obtención de las licencias necesarias del regulador nuclear, el complejo empezará a suministrar radiofármacos a los centros médicos.

Por su parte, otra instalación, el Centro de Irradiación Polivalente (MIRC), equipado con una unidad de rayos gamma industrial, es capaz de tratar más de 70 toneladas de productos agrícolas al día, lo que permite prolongar su vida útil. Además, puede utilizarse para esterilizar artículos médicos.

El CIDTN, que incluye un reactor nuclear ubicado a una altura de unos 4.000 metros sobre el nivel del mar, es un proyecto conjunto de la empresa rusa de tecnología nuclear Rosatom y la Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN). Hasta la fecha, se han completado las primeras dos etapas de construcción, mientras que se continúan los trabajos en la tercera y la cuarta etapa, que incluyen el complejo de reactores y los edificios de laboratorios. Se espera que todos los trabajos estén terminados en tres años.





RT