https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Tu saldo de Trabajo.

 

"Los dos días más importantes de tu vida son el día que naces y el día en que descubres para qué". Mark Twain.

-Te queda bien el vestido, el color te da personalidad. Vas a impactar en el cocktail de la empresa.

-Gracias, murmuré.

"En mi trabajo, lo insoportable no es la rutina, es el problema nuevo, el pedido sorpresivo de ese directorio fantasmal que se esconde detrás de actas, disposiciones y aguinaldos". Benedetti, M. "La Tregua".

Las horas trascurren monótonas, la luz de tubo fluorescente me apunta desde el cielo raso y me ayuda junto al café a mantenerme "despierta",

¿Para qué?

Qué más puedo aportar a la empresa que me ayudó cuando no tenía un peso, me gustaría contribuir con algo de mejoras; pero si cada vez que sugiero un cambio se empecinan en mantener su postura conservadora y no hay forma de que quieran innovar. Me cuestiono...

¿Podría armar un nuevo excel?, en forma de Macro, así el departamento contable tiene mayor transparencia a la hora de controlar los gastos de la Gerencia, siempre hay un vivo que quiere sacar ventaja de la confianza y carga nafta en su auto particular con dinero de la tarjeta corporativa, pero permanezco inerte sin hacer nada, pienso que me puedo revelar, irme, tomarme vacaciones. Y no lo hago.

Estoy cómoda pensando en qué vestido o trailleur usar para las reuniones por zoom, o en el último celular con cámara integrada y ese tipo de pavadas que ocupan espacio en el cerebro reptiliano.

Voy a inscribirme en un curso de astrología on line, así mato el tiempo. Creo que la seguridad que me da poder jubilarme en esta actividad alcanza a compensar mi saldo de trabajo, me digo que en este contexto no vale la pena arriesgarse a nada. Mejor me quedo aquí.

Si observo a Claudio por ejemplo, el asistente que me elogió el vestido ( tiene un ojo para el glamour y los detalles además; tiene hambre, ambición, quiere crecer por eso lo contraté. Tiene todo para ganar, en cambio yo:

Estoy contando los días que faltan para las vacaciones, motivada por el aroma a mar que es la vitamina necesaria para contra arrestar el agobio de estar sobreexcitada de cafeína.

Quisiera encontrar algo que me apasione para calmar la ansiedad, la lluvia matinal me sedó y puso mi mente a divagar, me abstraigo releyendo el discurso para esta tarde. Me van a dar una medalla por los 25 años en la Empresa. Un reconocimiento por el tiempo, y mis aportes. Hice un bollo con el papel escrito. Las personas que van al cocktail en su mayoría me aprecian, pero la mitad quisiera sacarme los ojos, me observan cuidadosamente a ver cuando me equivoco porque mi error es su victoria.

A Claudio lo estoy mentoreando, algo que está de moda como la Responsabilidad Social Corporativa. Lo hago con gusto, ojalá él lo pueda aprovechar, cuando tenía su edad no tenía un peso, un día así de lluvia tomaba el subte y apenas tenía tiempo de secarme los zapatos y empezar rápidamente mis tareas.

Mejor que disfrute, como vienen los tiempos ¿cuánto le puede durar?, a menos que sigan contratando Coaches para que estimulen al equipo.

¿Vendí mi alma por dinero?

Esta mañana sin ir más lejos, me fumé el silencio de sepultura del tercer piso. La madrugada nos regaló ese diluvio que te invitaba a quedarte en la cama invernando, y la única que no puso excusas para faltar fui yo claro, que tengo descendencia a Sarmiento y debo dar el ejemplo. Además aún hoy con 49 años escucho a mi madre diciéndome: "Quien del trabajo huye, su porvenir destruye."

En toda relación hay que saber cuándo irse.