https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

Se les acabó la joda a los ñoquis: el Gobierno oficializó el congelamiento de ingresos en puestos del Estado

 Mientras Cristina Fernández de Kirchner chilla, patalea y se desgañita gritando contra las acusaciones de la Justicia en su contra, el ministro de Economía, Sergio Massa, intenta poner un poco de orden dentro del pandemónium de las cuentas del Estado, a fin de poder buscar soliviar el terrible déficit que enfrentan las arcas nacionales debido al desfalco kirchnerista.

Este martes, a través de una resolución en el Boletín Oficial, se estableció que todas las áreas del Estado deberán elevar reportes de manera mensual en los que informarán qué cantidad de empleados públicos tienen en su nómina.

De acuerdo a un decreto firmado por el jefe de Gabinete Juan Manzur y el ministro de Economía Sergio Massa, el Gobierno puso en marcha el mecanismo por el cual buscará tener un seguimiento mensual de la cantidad de empleados públicos, trasel congelamiento de entradas de nuevos trabajadores a la dotación de personal estatal que decidió el “Superministro” al asumir como jefe del Palacio de Hacienda.

La medida forma parte de esa serie de decisiones que informó el Ministerio de Economía parallevar adelante un “ordenamiento fiscal”, y que incluye además un corte en el financiamiento desde el Banco Central al Tesoro, una poda de recursos presupuestarios de distintas áreas del Estado, y otras como anticipos de impuestos a las Ganancias para un grupo de empresas.

De acuerdo a la resolución, el congelamiento y la exigencia de informes mensuales incluirá a “lasEmpresas del Estado, las Sociedades del Estado, las Sociedades Anónimas con Participación Estatal Mayoritaria, las Sociedades de Economía Mixta y todas aquellas otras organizaciones empresariales donde el Estado nacional tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones societarias, así como a los Fondos Fiduciariosintegrados total o mayoritariamente con bienes y/o fondos del Estado nacional”, explicó el decreto.

También estarán contempladas “contrataciones bajo el régimen de locación de servicios en forma individual”; y “la contratación de empresas dedicadas a la prestación de servicios eventuales, de acuerdo a lo establecido en la Ley de Contrato de Trabajo”.

“No estarán alcanzadas por dicha prohibición las contrataciones de personal por circunstancias de estacionalidad o requerimiento de producción debidamente acreditado, de acuerdo a las particularidades de cada empresa o sociedad”, concluyó el decreto.

Entre los considerandos en los que justifica la medida, el Poder Ejecutivo aseguró que “resulta necesario adoptar medidas con miras a garantizar el ejercicio eficiente y responsable de los recursos del Estado Nacional, en lo que hace a la contratación de personal, particularmente en lo que refiere a los regímenes de contratación de aquel que presta servicios en el ámbito del Sector Público Nacional”.

Desde su desembarco en el Ministerio de Economía, Massa mencionó que tendrá como una de sus prioridades un ordenamiento fiscal, ya que los equipos técnicos detectaron que la velocidad del gasto público derivaría, de continuar, enun desvío de 0,7 puntos del Producto Bruto Interno (PBI) de la meta fiscal acordada con el Fondo Monetario Internacional.

Serían, entonces, unos 500.000 millones de pesos que el Estado nacional buscaría ahorrar o conseguir mediante ingresos extrapara cumplir con el objetivo de reducción de déficit primario, equivalente a 2,5 por ciento del Producto. El Gobierno buscará a través de distintas vías llegar a esa meta, en un plan que será conversado en las próximas semanas con el Fondo Monetario.

Resta ver, por un lado, si las medidas adoptadas por el tigrense podrán llegar a buen puerto y no se verán bloqueada por los sectores que se han dedicado a parasitar al Estado y que son avalados por parte de la dirigencia del Frente de Todos; y por el otro, también existe la duda de que los fondos recuperados puedan ser utilizados de una manera transparente que permita beneficiar al común de la gente, y no terminen en los bolsillos de algún funcionario amigo de lo ajeno, cosa que ha sucedido más de una vez bajo la gestión kirchnerista.



agencia nova