https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

La recaudación se aceleró en julio: creció 87% y volvió a superar a la inflación

 

Hubo grandes crecimientos en Ganancias y Bienes Personales, por efecto de los planes de pago. El Impuesto PAIS creció más de 300%. Acumulan 23 meses seguidos de mejora los ingresos del fisco.


El Ministerio de Economía informó que la recaudación de impuestos de julio ascendió a $1,74 billones, lo cual representó un incremento nominal del 87% y uno real, descontado el efecto de la inflación, del orden del 17%. De esa manera, los ingresos del fisco registraron datos positivos en términos reales por 23 meses seguidos.

Los datos de la recaudación fiscal constituyen el mejor elemento con el que contará el nuevo titular de la cartea económica, Sergio Massa, para analizar con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) una potencial modificación de metas trimestrales para apuntar a cumplir el 2,5% de déficit primario en diciembre.

Según informó el Palacio de Hacienda, el mes pasado el Impuesto a las Ganancias registró una suba del 118% hasta los $396.759 millones. De ese modo, ese tributo registró un incremento real del 48%. Por otra parte, el otro pilar de la recaudación, el Impuesto al Valor Agregado (IVA) tuvo ingresos por $490.806 millones, con una suba del 82,1% nominal y 12 puntos más que la inflación acumulada. “De esta forma la sucesión de meses con guarismos positivos de este impuesto suma diecinueve casos, con la excepción de octubre del 2021”, destaca en un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

El Palacio de Hacienda explicó que la recaudación de impuestos de julio fue impulsada principalmente por el desempeño del IVA, el Impuesto a las Ganancias, los tributos asociados a la Seguridad Social y el Impuesto sobre los Bienes Personales. En el caso de la Seguridad Social, los Aportes Personales registraron entradas por $175.042 millones, con un incremento nominal de 78,6% y del 8,6% en términos reales. Por su lado las Contribuciones Patronales, tuvieron ingresos por $254.108 millones, con una suba de 81% nominal y el 11% real.

Por otro lado, los impuestos vinculados al comercio exterior empezaron a mostrar el efecto estacional. Las retenciones a las exportaciones tuvieron un crecimiento del 44,2% nominal lo que implicó una baja del real del 25,8%, con un producido de $110.414 millones. En cambio, los aranceles y tasa de estadística que gravan a las importaciones generaron unos $54.330 millones, con una suba real del 7,3%. En tanto, el Impuesto a los Bienes Personales registró una fuerte suba del 300% nominal, hasta los $31.774 millones, mientras que el Impuesto PAIS, vinculado a la compra de dólares para atesoramiento creció 318,5% nominal hasta los $41.795 millones.

Economía indicó que “los impuestos que otorgan progresividad al sistema registraron, en conjunto, un incremento de 126,4%”. “Dicho incremento fue, por un lado, producto del ingreso de la segunda cuota del plan de facilidades de pago por el saldo del ejercicio 2021 y del segundo anticipo por el ejercicio 2022 de las Sociedades con cierre de balance en diciembre, correspondiente al Impuesto a las Ganancias”, señala el reporte oficial.

También impactó el ingreso de la primera cuota del plan de facilidades de pago para Personas Humanas, sumado al remanente de declaraciones juradas no ingresadas en el mes de junio. Ese factor también influyó en el crecimiento de Bienes Personales.

Julio resultó un mes particular, debido a que durante el período hubo una ministra de Economía, Silvina Batakis, que estuvo 24 días en el cargo, que llegó con la impronta fiscalista de mantener el gasto a raya. Esa situación, a la vez, convivió con una creciente inestabilidad financiera y cambiaria. Frente a ello, los ingresos de la AFIP parecen no haberse inmutado.

La economía se movió con una alta tasa de inflación. De acuerdo con estimaciones de diferentes consultoras, los precios crecieron al menos un 7% respecto de junio y acumularon en los últimos doce meses un avance del 70%. También la crisis cambiaria y el incremento de la venta de dólares oficiales por atesoramiento o por consumos con tarjetas de crédito quedó reflejado en el salto de los ingresos del impuesto del 35% a la compra de billetes.



ambito