https://mail.google.com/mail/u/0/?ui=2&ik=3ab76eea9c&view=att&th=1648a6d4d6c2fa40&attid=0.1&disp=safe&zw

LA ARGENTINA QUE AFRONTAMOS

 Comenzamos a transitar caminos que solo pueden asegurarnos días muy difíciles, porque finalizados sus alegatos los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola en la causa Vialidad, sostienen que ha quedado demostrado que la persona que se revela como jefe de la asociación ilícita es Cristina Fernández, conformando una asociación ilícita que organizó el fraude dentro de la administración pública para la obra pública, esta asociación ilícita era “Una banda criminal que el objetivo era sustraer fondos públicos millonarios mediante la aparente licitación de la obra publica en Santa Cruz y después darle apariencia legal a esos fondos en las causas conocidas como “Los Sauces-Hotesur”, Luciani pidió una pena de 12 años de prisión para la vicepresidenta por ser jefa de la asociación ilícita.


La valentía, coraje y profesionalidad de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola solo es comparable con la del Fiscal Julio Strassera cuando se juzgaba a las Juntas Militares, lo destacable y heroico en esta circunstancia es el hecho que hoy se esta juzgando a la vicepresidenta de la Nación en ejercicio del poder efectivo de la República, en cambio en ese entonces se hacia con la cobertura del gobierno democrático del Presidente Raúl Alfonsín, por otra parte en esa oportunidad no existían antecedentes en la historia del asesinato de un fiscal en momentos que procedía a acusar al presidente de la Nación por delitos contra el Estado.


¡Ahora bien!, reitero no dudemos nos aguardan tiempos agitados ¿Porque sostenemos estos? porque los hechos que pasaremos a sintetizar nos indican que lo hasta el día de ayer eran diferencias de tono verbales ahora se convirtieron en llamados a la acción que ponen en peligro la integridad de uno de los Poderes del Estado y la paz social.


Esto se manifiesta de forma explicita en los dichos del presidente Alberto Fernández cuando por TV expresa” “Realmente, alentar la idea de que le puede pasar al fiscal Luciani lo que le pasó a Nisman…. que hasta acá lo que le pasó fue que se suicidó, no se probó otra cosa. Yo espero que no haga algo así el fiscal Luciani”, estos dichos son una amenaza mafiosa que solo puede ser entendible en un cínico y/o alienado. El presidente en su errático, falaz y caótico proceder sumado a estos dichos ha destruido la paz social y es el ataque más certero al orden público y democrático.


Es necesario recordar que expresaba el mismo Alberto Fernández el 16 de marzo de 2015 en su nota para el Diario La Nación sobre Nisman e Irán: “Ahora se trata de tapar tan solo una muerte: la de un fiscal que denuncio el objetivo final del inexplicable pacto firmado entre el gobierno argentino y el iraní. …Esta vez lo hace un gobierno que aunque propicia el castigo de esos genocidas acaba repitiendo una de sus más infames prácticas, que consiste en enterrar la memoria del muerto en el mar de los infames y dejar impune a sus perversos asesinos. Así procede el Gobierno. Por algo será.”


La legión de obsecuentes y socios en la corrupción que se suman a esta alteración del orden jurídico, ético y moral es lastimosa y patética solo expondremos algunos emblemáticos como es el caso del dirigente piquetero Luís D'Elía quien llamó a “cortar las rutas por tiempo indeterminado para defender a Cristina”… “les pido que se preparen para la batalla contra la oligarquía, el Imperio y la Corte”… “que caiga la Corte Suprema el Poder Judicial Macrista del Lawfare”, y sostiene que deben instaurarse tribunales del pueblo en todas las provincias, es decir soviets como lo fue en la Rusia comunista, Hebe de Bonafini “pide una pueblada.” y para completar este sainete burdo y trágico, días pasados cuando el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, le tomó juramento de rigor como ministro de Trabajo al ex diputado nacional, Walter Correa este lo hizo “por Eva y Juan Perón, por Néstor y Cristina Kirchner, los 30.000 desaparecidos, los mártires del movimiento obrero”, para el Dios, la Constitución y la Ley están en segundo lugar, creo que esto nos exime de cualquier comentario.


Paralelamente desde el exterior el Wall Street Journal en un despiadado editorial titulado “El largo camino de la Argentina hacia la ruina” sostiene “Es difícil superar a la Argentina cuando se trata de malas prácticas económicas" y luego afirma “El gobierno del presidente Alberto Fernández, siguiendo la vieja tradición, ha ido profundizando el endeudamiento del país para financiar su gasto deficitario". 


El ministro de Economía, Sergio Massa necesariamente viajará el 6 de septiembre a Estados Unidos con el propósito mantener reuniones con funcionarios de la administración Biden, el FMI y directivos de empresas, principalmente petroleras. El eje central de la gira estará puesto en buscar inversiones en sectores de la economía real y préstamos que provean divisas para fortalecer el equilibrio fiscal y las reservas.


Los propósitos son correctos pero el momento desgraciadamente el menos oportuno porque se contraponen con la realidad que exhibe el país de colapso, desorden y caos social con un presidente sin poder sometido a los dictados de su vicepresidenta juzgada por corrupción. Lo cierto es que como decía Hipólito Irigoyen necesitamos “efectividades conducentes” que no se producen.


Podemos afirmar que la corrupción es el común denominador que reguló gran parte del comportamiento de los gobiernos argentinos de las últimas décadas, es Cristina Fernández quien mejor los exterioriza y expone en su mensaje desde el Senado de la Nación, cuando sostiene “Fue durante toda la gestión de Néstor, y cuando él estaba por terminar la gestión, le firmó la fusión de Cablevisión con Multicanal; el negocio más importante junto con Telefónica y mucho más importante que cualquier obra pública. No sé si algún fiscal tomará nota para investigar si hubo algún acuerdo entre Néstor y Magnetto para firmar la fusión de Cablevisión y demás”.


Evidentemente que Cristina Fernández al hacer referencia a la relación que su marido, el fallecido expresidente Néstor Kirchner, mantuvo con el CEO del Grupo Clarín: Héctor Magneto no descarta un acuerdo espurio, igual al que existió con el empresario Enrique Eskenazi a quien menciona, también involucra a Eduardo Gutiérrez”, del Grupo Farallón, En esa exposición la vicepresidenta respondiendo a los fiscales que la acusaron de corrupción en la obra publica expone el caso Oderbrecht, relaciona el caso de los bolsos de José López Secretario de Obras Publicas de la Nación con el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento en la que participaba la empresa de Ángelo Calcaterra primo del ex presidente Macri y por extensión involucra al empresario Nicky Caputo en la trama mafiosa de la corrupción de la obra publica durante su gobierno.


No dudemos asistimos a la agonía final del kirchnerismo populista, esto se evidenció en el proceder y expresiones de la vicepresidenta, sus actos de corrupción los justifica y entiende merecen impunidad porque también los hubo en otras administraciones, su razonamiento es tan patético que nos motiva a la siguiente reflexión.

¿Como podemos aceptar tanta decadencia e indignidad? ¿Tan vencidos estamos que no reaccionamos? Con firmeza, seguridad y confianza decimos terminantemente NO esto hoy se esta revirtiendo y evidenciando con fiscales y jueces que interpretan y aplican la ley tal como la Constitución y los Códigos lo indican, sus decisiones la fundamentan de forma precisa y equitativa, sustentando las mismas de manera objetiva, con sabiduría y rectitud moral. No dudemos estos jueces y fiscales hoy honran y dignifican a la Justicia.

Los tiempos de tibieza y condescendencia se terminaron, la realidad impone firmeza y valentía para exponer la verdad de lo que acontece, esta situación dejo de ser dialéctica, pasó a ser ya una cuestión de principios y supervivencia.

De continuar soplando estos bienaventurados vientos de higiene moral y ética no dudemos que estamos asistiendo al último acto de esta larga tragedia populista que nos condujo al atraso, la decadencia e indignidad que ensombrecieron a la República.

Diego Lo Tártaro Presidente de IADER